Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
11 Heshvan 5779 | sábado octubre 20, 2018
donativo

¿Qué es un “Refugiado”? Los judíos de Marruecos contra los palestinos de Israel


Los judíos que llegaron a Israel desde Marruecos hace muchos años ya no son refugiados. Tampoco son los palestinos. Foto: Wikimedia Commons.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

  • El éxodo árabe de Israel en 1948 fue el resultado directo de una guerra genocida declarada contra el recién establecido estado judío por todos sus vecinos árabes, incluidos los árabes de Israel … aproximadamente 700,000 árabes locales fueron desplazados.

 

  • Aproximadamente el mismo número de judíos fue desplazado de sus tierras árabes durante este período. Casi todos ellos pudieron rastrear su herencia durante miles de años, mucho antes que los musulmanes y los árabes se convirtieran en la población dominante. … La diferencia más significativa es la forma en que Israel lidió con los judíos que fueron desplazados y cómo la palabra árabe y musulmana trató con los palestinos que habían sido desplazados por una guerra que comenzaron. Israel integró a sus hermanos y hermanas del mundo árabe y musulmán. El mundo árabe colocó a sus hermanos y hermanas palestinos en los campos de refugiados, tratándolos como peones políticos y úlceras supurantes en su guerra persistente contra el estado judío.

           

  • Ha llegado el momento, de hecho hace mucho tiempo, que el mundo deje de tratar a estos palestinos como refugiados. Ese estado terminó hace décadas. Los judíos que llegaron a Israel desde Marruecos hace muchos años ya no son refugiados. Tampoco lo son los familiares de los palestinos que han vivido fuera de Israel durante casi tres cuartos de siglo.

 

*********

Una visita a Marruecos muestra que la reivindicación de los palestinos de un “derecho de retorno” tiene poca base histórica, moral o jurídica.

Los judíos vivieron en Marruecos durante siglos antes  que el Islam llegara a Casablanca, Fez y Marrakesh. Los judíos, junto con los bereberes, fueron la columna vertebral de la economía y la cultura. Ahora su presencia histórica se puede ver principalmente en los cientos de cementerios judíos y sinagogas abandonadas que están omnipresentes en ciudades y pueblos de todo el Magreb.

Visité la casa de Maimonides, ahora un restaurante. El gran filósofo y médico judío enseñó en una universidad en Fez. Otros intelectuales judíos ayudaron a dar forma a la cultura del norte de África, desde Marruecos hasta Argelia, pasando por Túnez y Egipto. En estos países, los judíos siempre fueron una minoría, pero su presencia se sintió en todos los ámbitos de la vida.

Ahora son un remanente en Marruecos y se han ido de los otros condados. Algunos se fueron voluntariamente mudándose  a Israel después de 1948. Muchos se vieron obligados a huir por amenazas, pogromos y decretos legales, dejando atrás miles de millones de dólares en propiedades y las tumbas de sus antepasados.

Hoy en día, la población judía de Marruecos es de menos de 5.000, en contraste con 250.000 en su apogeo. Para su crédito, el rey Mohammad VI se ha esforzado por preservar la herencia judía de Marruecos, especialmente sus cementerios. Él tiene mejores relaciones con Israel que otros países musulmanes, pero todavía no reconoce a Israel  ni tiene relaciones diplomáticas con el estado nación del pueblo judío. Es un trabajo en proceso. Su relación con su pequeña comunidad judía, la mayoría de los cuales son ávidos sionistas, es excelente. Muchos marroquíes se dan cuenta  que perdieron mucho cuando los judíos de Marruecos se marcharon. Algunos israelíes de origen marroquí mantienen estrechas relaciones con su herencia marroquí.

¿Cómo se relaciona todo esto con el reclamo palestino de un derecho a regresar a sus hogares en lo que ahora es Israel? Muy directamente. El éxodo árabe de Israel en 1948 fue el resultado directo de una guerra genocida declarada contra el recién establecido estado judío por todos sus vecinos árabes, incluidos los árabes de Israel. Si hubieran aceptado el plan de paz de la ONU, dos estados para dos pueblos, no habría refugiados palestinos. En el curso de la feroz batalla de Israel por su supervivencia, una batalla en la que perdió el uno por ciento de su población, incluidos muchos sobrevivientes del Holocausto y civiles, aproximadamente 700,000 árabes locales fueron desplazados. Muchos se fueron voluntariamente, después de haberles prometido un glorioso regreso luego de la inevitable victoria árabe. Otros fueron expulsados. Algunos de estos árabes podrían rastrear sus hogares de cientos de años atrás en el actual Israel .

Aproximadamente el mismo número de judíos fue desplazado de sus tierras árabes durante este período. Casi todos ellos pudieron rastrear su herencia durante miles de años, mucho antes que los musulmanes y los árabes se convirtieran en la población dominante. Al igual que los árabes palestinos, algunos se fueron voluntariamente, pero muchos no tuvieron una elección realista. Las similitudes son sorprendentes, pero también lo son las diferencias.

La diferencia más significativa es la forma en que Israel lidió con los judíos que fueron desplazados y cómo la palabra árabe y musulmana trató con los palestinos que habían sido desplazados por una guerra que comenzaron.

Israel integró a sus hermanos y hermanas del mundo árabe-musulmán. El mundo árabe colocó a sus hermanos y hermanas palestinos en los campos de refugiados, tratándolos como peones políticos y úlceras supurantes en su guerra persistente contra el estado judío.

Han pasado 70 años desde que ocurrió este intercambio de poblaciones. Es hora de poner fin a la farsa mortal de llamar a los palestinos desplazados “refugiados”. Casi ninguno de los cinco millones de árabes que ahora buscan reclamar el manto de “refugiado palestino” estuvo realmente en Israel. Son los descendientes, algunos bastante distantes, de aquellos que en realidad fueron desplazados en 1948. El número de árabes sobrevivientes que fueron personalmente expulsados ​​de Israel por la guerra iniciada por sus hermanos probablemente sea de unos pocos miles, probablemente menos. Tal vez deberían ser compensados, pero no por Israel. La compensación debería provenir de los países árabes que se apoderaron ilegalmente de los activos de sus antiguos residentes judíos a los que obligaron a abandonar. Estos pocos miles de palestinos no tienen mayor moral,

En la vida como en la ley, existen estatutos de limitaciones que reconocen que la historia cambia el status quo. Ha llegado el momento, de hecho hace mucho tiempo, que el mundo deje de tratar a estos palestinos como refugiados. Ese estado terminó hace décadas. Los judíos que llegaron a Israel desde Marruecos hace muchos años ya no son refugiados. Tampoco lo son los familiares de los palestinos que han vivido fuera de Israel durante casi tres cuartos de siglo.

Alan M. Dershowitz es el Profesor de Derecho Félix Frankfurter de la Facultad de Derecho de Harvard y autor de The Case Against BDS

https://www.gatestoneinstitute.org/12014/refugee-jews-morocco-palestinians-israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.