Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Av 5778 | domingo julio 22, 2018
donativo

¿Vale La Pena Luchar Por Israel En La ONU?


La embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, se dirige a AIPAC, en marzo de 2018. (foto: AFP )
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Una exhibición actual en las Naciones Unidas presentada por la misión israelí incluye un sello del Primer Templo de 2.700 años recién hallado en hebreo antiguo, un descubrimiento importante. Otro tesoro en exhibición es el sello del rey israelí Ezequías desde alrededor de 700 a.c  En lugar de celebrar el orgulloso legado de una nación miembro, como ocurre con cualquier otra nación, la ONU publicó algo extraño: ¡Una advertencia  que los contenidos no representan los puntos de vista de las Naciones Unidas!

La idea aquí es que los artículos arqueológicos, que demuestran el hecho concreto de la presencia de judíos en estas áreas en aquellos tiempos, podrían desafiar a los creadores narrativos palestinos (que últimamente rastrean su linaje, sin ninguna evidencia, a los antiguos cananeos) y a sus partidarios de la ONU.

Entonces, ¿Vale la pena el esfuerzo para luchar contra el sesgo anti-Israel y antijudío de la organización mundial? ¿Hace alguna diferencia? Porque si no ayuda, ¿Por qué deberíamos hacerlo? Es agotador.

A pesar del desvergonzado antisemitismo de muchos diplomáticos en la ONU, hay señales de movimientos positivos hacia Israel mucho más allá de los corredores de Turtle Bay. La India dio la bienvenida al Primer Ministro Benjamín Netanyahu con las manos abiertas este año, mientras los guatemaltecos trasladan su embajada a Jerusalén y otras 10 naciones están considerando hacer lo mismo, incluidos Paraguay y Honduras. Israel es respetado entre las naciones como el tigre del Lejano Oriente, e incluso hay destellos de esperanza en el mundo árabe sunita.

La semana pasada según The Jerusalem Post, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein, dijo que Israel está cometiendo crímenes de guerra al construir en Jerusalén y ha perpetrado  una “violación grave del artículo 147 del Cuarto Convenio de Ginebra” al trasladar su población al territorio ocupado.

Disculpe, pero ¿Está hablando de Irán y de la limpieza étnica masiva de cientos de miles de sunitas de Siria e Irak, con la transferencia ilegal de cientos de miles de chiítas a territorios anteriormente sunitas para solidificar el expansionismo iraní? De ninguna manera. En la ONU, unos cientos de viviendas propuestas -pero aún no construidas- en Jerusalén tienen prioridad sobre el genocidio y las expulsiones a gran escala de las minorías.

¿Hussein llamó a la masiva y permanente transferencia de población turca en el norte ocupado de Chipre un crimen de guerra? Por supuesto que no. ¿Qué hay de la transferencia masiva de población de ciudadanos chinos al Tíbet a lo largo de muchas décadas? En todos estos casos, la transferencia de poblaciones violó verdaderamente el derecho internacional. No es así en el caso de Israel, donde el territorio es legalmente ambiguo y disputado con reclamos legítimos por ambas partes, que la ONU ignora convenientemente.

Estamos en la temporada de caza de Israel en la ONU. Es como tirar peces en un barril. Israel  juega limpio, el único país del mundo sujeto a la deslegitimación simplemente por existir como una patria judía, sometida a una versión perversa, políticamente correcta, de la ley internacional aplicada solo a Israel.

Mucha gente diría por qué molestarse, esta es una lucha cuesta arriba que nunca se ganará ni se luchará en términos justos. Se debe recordar que este ejercicio de refutación es principalmente para un público estadounidense. Esos bocados de la embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, resuenan más entre los estadounidenses que aún simpatizan con Israel.

El año pasado, según The Times of Israel , cada senador estadounidense firmó una carta al secretario general de la ONU exigiendo el fin del sesgo anti-Israel y una reforma de los “comités permanentes”, que con demasiada frecuencia no tienen otro objetivo que atacar a Israel e inspirar el movimiento anti boicot, sanciones y desinversión (BDS) contra Israel “.

La hipocresía de Europa occidental con respecto a Israel linda con el delirio, especialmente en lo que respecta a Israel e Irán. Como dijo Emily Landau, del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, la brecha “entre los valores liberales que los europeos pretenden valorar y su disposición a abrazar el régimen iraní, aparentemente a cualquier costo, es motivo de preocupación … Europa, cada vez más,  valora sus intereses económicos más que su compromiso expreso con  los derechos humanos.  Federica Mogherini [Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad] tiende a retirar la tarjeta de valores liberales solo cuando se trata de… dar una conferencia y regañar a Israel. ” 

Entonces, revisemos el estándar desproporcionado al que Israel ha estado sometido en los últimos años en las Naciones Unidas de la Hipocresía.

En 2017 hubo 20 Resoluciones de la Asamblea General de la ONU contra Israel contra seis resoluciones para el resto del mundo. Corea del Norte, un país que están muriendo de hambre sus ciudadanos y amenaza al mundo con la aniquilación termonuclear, recibió una resolución, al igual que Irán, el principal patrocinador estatal del terrorismo.

Israel lidera el mundo en algo en la Asamblea General de la ONU, a pesar de su pequeño tamaño, ha acumulado más resoluciones de la Asamblea General en su contra que cualquier otra nación en la historia de la ONU. Esa es la definición misma de sesgo.

En caso de que no le llame la atención, ¿Sabía usted que Israel es el principal abusador de mujeres en el mundo, según el UNHRC? Los miembros del Consejo: Corea del Norte, Siria, Irán y Sudán lo dicen.

Para no quedarse atrás, la Organización Mundial de la Salud dijo que Israel es el único país del mundo que viola los derechos de salud. Y el UNICEF, que se siente bien, no es tan sensible con Israel, ya que declaró a Israel un grave violador de los derechos del niño.

La UNESCO revisó la historia y afirmó que el segundo sitio más sagrado del judaísmo, la Tumba de los Patriarcas, es un sitio del patrimonio mundial palestino.

Se supone que UNRWA es un cuerpo humanitario, pero fomenta el antisemitismo entre los niños palestinos a través de la incitación en sus libros escolares, y trabaja codo a codo con Hamas, una organización terrorista designada por los EE. UU.

Y sí, Israel es el único estado miembro de la ONU que fue blanco de aniquilación por otro miembro, Irán.

Recuerda que cuando designes desproporcionadamente a Israel, ciertamente comparado con cualquier otra nación, en realidad eres antisemita, según el Departamento de Estado de EE. UU. La multitud de equivalencia moral arroja algunos huesos en defensa de su postura abrumadoramente anti-Israel al reconocer que la Autoridad Palestina y Hamas cometen algunas violaciones de los derechos humanos, pero eso no sirve.

No hay nada que inocular a la Autoridad Palestina y Hamas de su profunda misoginia, homofobia, asesinatos extrajudiciales, incitación contra los judíos, uso de escudos humanos, ataques indiscriminados contra civiles y cleptocracia.

Entonces, al final, ¿Vale la pena luchar por Israel en la ONU? Sí.

Israel no ganará ningún voto de la AGNU en el corto plazo, y es probable que siga perdiendo votos en el Consejo de Seguridad 14-1. Y sí, la ONU podría usar una profunda reforma, convirtiéndose en un cuerpo puramente humanitario, dejando los asuntos de seguridad a las coaliciones de democracias dispuestas dirigidas por los Estados Unidos.

Si Israel no estaba participando en la ONU, o si sus partidarios no respondían a los difamadores, no tendría la oportunidad de refutar las mentiras. La ONU está en la capital de los medios del mundo, con una cobertura de prensa más equilibrada para Israel que en el resto del mundo. El foco de atención en Israel le permite luchar contra la buena batalla, al menos para un público estadounidense que puede distinguir entre un aliado democrático abusado y un Consejo de Derechos Humanos de la ONU que representa a países que obviamente son violadores de los derechos humanos. Israel y sus seguidores realmente mejoran su imagen pública al estar presentes y pasar a la ofensiva.

Así que sigue luchando la buena batalla en la ONU. Todavía lo vale.

El escritor es director de MEPIN ™, la Red política y de información de Medio Oriente ™. Regularmente informa a los miembros del Congreso sobre Medio Oriente y es colaborador habitual de The Jerusalem Post.

 

http://www.jpost.com/Opinion/Is-fighting-for-Israel-at-the-UN-worth-the-effort-545422

 
Comentarios

Que espera Israel para retirarse de la ONU? Esa entidad antisemita nunca cambiará. En que se perjudicará Israel si deja a los nazis de la ONU sin su peor enemigo? Basta !!!! Israel debe pegar un portazo a la Organización Nazis Unidos.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.