Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Av 5778 | domingo julio 22, 2018
donativo

El futuro de las relaciones greco-israelíes


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

En julio de 2010, el Primer Ministro griego, George Papandreou, visitó Jerusalén y se reunió con su homólogo israelí, Benjamin Netanyahu. Unas semanas más tarde, Netanyahu viajó a Atenas y sostuvo conversaciones con Papandreou. La importancia a largo plazo de esas visitas no pudo ser reconocida en ese momento. Pero casi ocho años después, ahora está claro que esas conversaciones fueron un catalizador para el acercamiento que se ha producido entre dos países que han tenido una relación difícil durante décadas. Grecia e Israel están cada vez más cerca al establecer una asociación estratégica y explorar formas de profundizar aún más.

El deterioro de las relaciones entre Israel y Turquía, que comenzó a fines de 2008, llevó a los líderes israelíes a buscar alianzas alternativas en el Mediterráneo oriental. Un acercamiento con Grecia, tradicionalmente en desacuerdo con Turquía, tenía un sentido teórico pero era prácticamente difícil debido a la simpatía griega con los árabes y la causa palestina. Se requería una diplomacia cuidadosa.

Mientras que algunas discusiones sobre el asunto comenzaron en Atenas en la primavera de 2009 , el punto de inflexión ocurrió en 2010. Los primeros ministros George Papandreou y Benjamin Netanyahu abrieron un nuevo capítulo en la relación bilateral al reunirse en Moscú en febrero de ese año. Dos visitas importantes pronto siguieron: una por Papandreou a Jerusalén en julio y una por Netanyahu a Atenas en agosto.

Como cuestión de principio, Papandreou estaba a favor de una política exterior griega multidimensional, y estaba interesado en la seguridad y los beneficios económicos que podrían derivarse de un acercamiento con Israel. Más importante aún, Grecia contó con el apoyo de Israel durante un período particularmente difícil e impredecible para su economía nacional. Este apoyo se jugó en Europa y Estados Unidos en varias ocasiones.

En junio de 2011, por ejemplo, The Jerusalem Post informó que Netanyahu había utilizado su reputación como líder con una buena comprensión de los asuntos económicos para alentar a los amigos de Israel a apoyar los esfuerzos de Grecia. Cuando Papandreou dimitió a fines de octubre de 2011, Netanyahu no cambió su enfoque. Al hospedar al Primer Ministro, Antonis Samaras, dos años después, alentó a los inversores y empresarios israelíes a que invirtieran en Grecia .

La cooperación militar también ha sido notable desde que se rompió el hielo. Entre 2010 y 2012, se llevaron a cabo no menos de 13 ejercicios militares conjuntos greco-israelíes . Según un documento publicado por el Hudson Institute , la cooperación bilateral en la zona entre Israel y Creta (una distancia de unos 1.400 km) ha permitido a los pilotos israelíes participar en bombardeos y el reabastecimiento aéreo necesario para cubrir una distancia igual a la que separa el país de la instalación de enriquecimiento nuclear de Natanz de Irán. Además de esto, Reuters nos informa que Israel se ha entrenado en Grecia contra el sistema antiaéreo ruso S-300.

Las relaciones entre Grecia e Israel han mejorado aún más durante la administración del partido izquierdista SYRIZA. A pesar de la postura de su líder y actual Primer Ministro Alexis Tsipras mientras estuvo en la oposición, ha demostrado ser un verdadero amigo de Israel. El embajador Arye Mekel lo llama “impresionante y sorprendente” . El primer ministro griego no solo está interesado en cooperar estrechamente con Israel, sino que a veces apoya las posiciones israelíes en la UE. En noviembre de 2016, Grecia desafió una orden de la UE sobre el etiquetado de productos de liquidación. Tsipras también muestra sensibilidad en la lucha contra el antisemitismo, que sigue siendo un problema en Grecia.

Ocho años después del acercamiento inicial entre Grecia e Israel, la asociación bilateral es más fuerte que nunca. Las empresas israelíes están interesadas en participar en el programa de privatización griego, y los ejercicios militares, también bajo la égida de la OTAN , se multiplican. La visita en enero de 2018 del presidente israelí Reuven Rivlin a Atenas y Salónica fue otra indicación del excelente estado de la relación bilateral.

La principal oposición griega, el partido conservador Nueva Democracia, está a la cabeza en todas las encuestas de opinión, y ciertamente continuará el camino pro-israelí de gobiernos anteriores si gana las próximas elecciones. George Koumoutsakos, jefe del departamento de asuntos internacionales de Nueva Democracia, realizó una visita oficial a Israel a mediados de marzo de 2018 y dijo que las relaciones greco-israelíes “podrían adquirir una profundidad estratégica a favor del progreso económico, la estabilidad y la paz en la región oriental Mediterráneo. El jefe del departamento de asuntos de defensa del partido, Vassilis Kikilias, también visitó Israel unos días después de Koumoutsakos en otra señal de continuidad.

Los desarrollos energéticos en el Mediterráneo oriental solo están ayudando a la asociación bilateral. Las empresas son las primeras en beneficiarse tangiblemente. En diciembre de 2017, por ejemplo, Israel Chemicals (ICL Group) firmó un contrato con la empresa griega Energean para que este último suministre hasta 13 BCM de gas natural a la primera con un total de $ 1.9 mil millones en un período de 15 años. Por su parte, los gobiernos de Grecia, Israel y Chipre frecuentemente convocan cumbres trilaterales con el fin de encontrar áreas de colaboración en torno a descubrimientos de gas natural previos y futuros en el Mediterráneo oriental. A pesar del alto costo, la construcción del oleoducto EastMed para transferir recursos energéticos de la cuenca levantina a Europa sigue siendo la única solución viable que puede mejorar la seguridad regional en un vecindario turbulento.

El acercamiento entre Grecia e Israel suscitó inicialmente cierto escepticismo en cuanto a su posible duración en vista de la naturaleza sin precedentes de la iniciativa, los estereotipos del pasado y la posible contra maniobra de Ankara. En 2018, el paisaje es mucho más claro. Las sospechas mutuas están desapareciendo y Grecia se está convirtiendo en un aliado confiable de Israel , mientras que Turquía está manifestando sus aspiraciones islamistas y neo-otomanas en todos los frentes. La creación de un bloque geopolítico entre Grecia, Israel y Chipre ya no es una utopía y cuenta con el apoyo de los EE . UU . El cielo podría ser el límite para Grecia e Israel, como recientemente argumentó el presidente Rivlin . La generación más joven de griegos e israelíes está preparada para aceptar e incluso servir a este objetivo.

***El Dr. George N. Tzogopoulos es investigador asociado de BESA , profesor de la Universidad de Demócrito de Tracia y profesor visitante en el Instituto Europeo de Niza.

 

Encuentro tripartito Grecia, Chipre e Israel

https://besacenter.org/perspectives-papers/greece-israel-relations/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.