Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Kislev 5779 | martes noviembre 13, 2018
donativo

EMOR 5778


La sección Emor (“Diles”) comienza con las leyes especiales de los Cohaním (“sacerdotes”), del Cohen Gadol (“Sumo Sacerdote”), y del servicio en el Templo: un Cohen no puede volverse ritualmente impuro a través de entrar en contacto con un cadáver, excepto en el caso de la muerte de un familiar cercano. Un Cohen no puede casarse con una mujer divorciada ni con una mujer con un pasado promiscuo; el Cohen Gadol puede casarse solamente con una mujer virgen. Un Cohen con una deformidad física no puede servir en el Santo Templo; tampoco un animal deforme puede ser ofrendado.

Cuando nacen un ternero un cabrito o un carnero deben ser dejados con su madre por siete días; queda prohibido degollar a un animal y sus crías en el mismo día.

La segunda parte de Emor da una lista de las festividades anuales del calendario judío. La ofrenda de Pesaj el 14 de Nisán; la festividad de siete días de Pesaj comenzando el 15 de Nisán; la ofrenda de cebada llamada Omer en el segundo día de Pesaj y el comienzo de la Cuenta del Omer por los próximos 49 días, culminando en el festival de Shavuot en el quincuagésimo día; un “recuerdo del sonido del shofar” el 1 de Tishrei; un solemne día de ayuno el 10 de Tishrei; y el festival de Sucot – durante el cual uno debe vivir en una cabaña por siete días y tomar las “Cuatro Especies” – comenzando el 15 de Tishrei.

Emor concluye con el incidente de un hombre ejecutado por blasfemar, las penas por asesinato y por injuriar al prójimo o destruir su propiedad (compensaciones monetarias).

 

SACRIFICIOS SIN DEFECTOS

La Parashá estipula que los animales para los sacrificios debían ser perfectos, sin ningún defecto.

Ahora que no tenemos el Templo y, por consiguiente no hay sacrificios, el servicio en el Santuario es reemplazado por la plegaria. ¿Cómo cumplimos a través de la plegaria la condición de “perfecto y sin defectos”? Tratando que la plegaria no sea solamente un conjunto de palabras pronunciadas en un orden establecido, sino que brote del corazón, que tenga no sólo forma, sino un contenido pleno de fe, amor, y temor al Todopoderoso.

 

Administración del tiempo

Por Naftali Silberberg

 

A todos nos gustaría tener más tiempo. Cuántos proyectos nos gustaría comenzar, cuántos lugares ver y cuántas cosas hacer, pero tan poco tiempo disponible. Por supuesto que nos encantaría estudiar Torá, pasar tiempo con nuestros seres queridos, y dedicarnos a hobbys y sueños que siempre hemos pospuesto, pero entre las obligaciones del trabajo y las tareas de la casa, no parece haber ni un momento extra para dedicarle a esas cosas importantes.

La Mitzvá que predomina en las siete semanas de la Cuenta del Omer gira en torno al contar el tiempo; o en otras palabras, hacer que el tiempo cuente. Hablemos aquí de la falta de tiempo crónica que parece ser la suerte de muchos de nosotros.

Quizás un vistazo a la historia del tiempo libre nos dé alguna perspectiva muy necesaria en el área de la administración del tiempo. Consideremos qué tipo de tareas ocupaban el tiempo “libre” de la persona promedio que vivía en el siglo XIX:

Preparar comidas era una aventura de todos los días. Si la comida tenía que ser horneada, se tenía que cortar leña. Si la comida se tenía que hervir, se necesitaba también traer agua del pozo del pueblo. El pollo comprado en el mercado tenía que ser desplumado y destripado. Cuando se terminaba de comer, había que lavar la vajilla, y el agua caliente necesaria para esto requería más leña y más agua… Y luego la casa tenía que ser calefaccionada para la noche… había que limpiar y alimentar al caballo…

Adquirir y mantener un vestuario a la moda sigue siendo una tarea que consume tiempo hasta hoy en día, pero en esta área no nos podemos comparar con nuestros ancestros. En tiempos pasados, la moda comenzaba en casa, donde la ropa de la familia era tejida y cosida. Puedo asumir que el blanco no era el color preferido por el ama de casa promedio, considerando el esfuerzo y tiempo que requería lavar las prendas sucias. Se tenía que hervir un calderón de agua, lo cual implicaba más leña que cortar y más agua que traer, se hervía la ropa, se fregaba con barra de jabón, se escurría y se colgaba para secarla.

Piense en todo esto la próxima vez que cargue su lavarropa después de comer una comida kosher pronta calentada en el microondas.

¿Mencioné que las horas de trabajo diarias se han reducido, los días de trabajo en la semana se han acortado a cinco días, y a la persona promedio se le dan 18 días de vacaciones?

Así que ¿qué estamos haciendo con todo ese tiempo extra que nos da la tecnología moderna? Para responder a esta pregunta, muchos de nosotros tan solo necesitamos dirigir nuestras vistas a las otras “conveniencias” y distracciones provistas por estas mismas ciencias.

Una de las principales características de la Era Mesiánica es la promesa de tiempo abundante. Maimónides escribe (Leyes de Reyes, 12:4): “Los sabios y profetas anhelaron la Era Mesiánica… sólo para poder estar libres para estudiar Torá y su sabiduría; sin opresores ni disuasiones.”

A medida que la cita con nuestra redención se acerca cada vez más, estamos experimentando el gusto de esta tremenda posibilidad. A medida que hay más tiempo disponible, el conocimiento también se ha vuelto más accesible a grandes saltos. En tiempos pasados la persona promedio debía caminar a una biblioteca o sinagoga para estudiar textos; ahora está al alcance del consumidor promedio tener una modesta biblioteca personal; y para todos, Internet ofrece muchas oportunidades para ampliar los horizontes, con cientos de miles de páginas de conocimiento de Torá y muchas clases en audio por si fuera poco.

A medida que contemos el tiempo en el período del Omer, resolvamos hacer más con nuestro tiempo. El tiempo está allí, la única pregunta es cómo decidiremos usarlo. (www.es.chabad.org)

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.