Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Kislev 5779 | domingo noviembre 18, 2018
donativo

La Nakba ignorada


En un artículo de la BBC del 15 de mayo titulado “¿Qué es “Nakba”, el día que conmemoran los palestinos tras los enfrentamientos en Gaza?” donde se explica el día de la tragedia de los árabes de la restante Palestina Británica después del establecimiento del Estado de Israel, se estableció de esta manera en mayo de 1998 por el fallecido líder palestino Yasser Arafat cuando los israelíes se disponían a celebrar el 50 aniversario de independencia, en esa primera conmemoración se dieron manifestaciones y enfrentamientos entre palestinos e israelíes cobrándose un saldo de 4 muertos y 71 heridos.

Conforme han pasado los años las manifestaciones correspondientes a la Nakba palestina se han incrementado en violencia, y se ha extendido a otras comunidades de palestinos alrededor del mundo, principalmente en los países vecinos (Líbano, Siria, Jordania), y esto ha tomado mayor determinación después de firmada la ley Nakba en el 2011 donde se prohíbe a lo interno de Israel la conmemoración de dicha fecha, principalmente porque es aprovechada por organizaciones políticas para hacer un llamado al exterminio de Israel.

Una de las consideraciones del medio inglés, es decir que Israel manifiesta la Nakba nunca pasó, ante lo cual habría que enviarle fotos de todas las manifestaciones anuales donde judíos de posiciones críticas al Estado de Israel conmemoran dicho evento de manera directa o solapada, incluyendo organizaciones como “Shalom Ajshav” (Paz ahora) y otros grupos políticos, incluyendo el partido de izquierda Meretz. La BBC ignoró el principio de no generalizar, y da por sentado que todos a lo interno de Israel rechazan la posibilidad de que exista una tragedia palestina.

Por qué se escogió el 15 de mayo como fecha para este evento, directamente porque es el momento en el cual cerca de 700 mil árabes palestinos salen de los territorios del recién establecido Estado de Israel por tres razones principales:

  1. Expulsados por grupos paramilitares judíos que posteriormente serían desmantelados y asociados al ejército formal del Estado de Israel.
  2. Por temor a la escalada que se avecinaba.
  3. Motivados por sus propios hermanos contemplando que expulsarían a los judíos y tomarían todo el territorio como árabe, algo que al final no se dio.

La mayoría son enviados a campos de refugiados en los alrededores, principalmente Gaza, Judea y Samaria, más otros que atraviesan las fronteras y se asientan en otros países de los alrededores. Su verdadera tragedia comenzaría cuando a través de los años pasaron varias guerras y no lograron volver a los lugares de los cuales salieron por la razón que fuera. De hecho que un estudio realizado en 1970 por el Instituto Beirut confirmaba que el 68% de los árabes en Palestina abandonaron sus hogares sin siquiera haber oído un disparo o haber visto un soldado judío. A esto se suma otros testimonios presenciales durante las primeras décadas de conflicto entre árabes y judíos, por ejemplo:

“El éxodo al por mayor se debió en parte a la creencia de los árabes, alentados por la jactancia de una prensa irreal y las declaraciones irresponsables de algunos de los líderes árabes de que podría ser solo cuestión de semanas antes de que los judíos fueran derrotados por los ejércitos de los estados árabes, y los árabes palestinos permitieron volver a entrar y tomar posesión del país” Edward Atiyah (Secretario de la Liga Árabe, Londres, Los árabes, 1955)

Claro que ocurre una tragedia, y las condiciones posteriores vinieron a acrecentar la crisis, por ejemplo el establecimiento de un organismo para los refugiados del conflicto (UNRWA) que termina dominaba por una única agenda y viene a perpetuar el problema de los refugiados multiplicándolos como ningún otro caso de refugiados del mundo ha pasado, comenzando con 700 mil refugiados árabes palestinos, llegando actualmente a poco más de 5 millones de refugiados, lo que significa un incremento de más del 700% de la población original, dejando de lado además las consideraciones sobre los 800 mil judíos refugiados que salieron de los países árabes expulsados y que al menos 600 mil terminaron siendo ciudadanos del nuevo Estado de Israel, habitando inicialmente en tiendas y luego absorbidos plenamente.

También se debe tomar en consideración que un número importante de árabes palestinos se quedaron en sus casas y al final de cuentas quedaron bajo la autoridad del Estado de Israel, algunos como ciudadanos plenos, otros bajo una condición especial, gozando en su mayoría de los beneficios que el resto de la población, incluyendo el acceso a puestos de elección popular, y exentos en ocasiones del ejército para evitarse problemas a lo interno de sus aldeas.

Entre más se analizan los casos de derrota árabes contra Israel, más se descifra el sentido de la Nakba como la conocemos hoy, el que se declare el día siguiente del establecimiento del Estado de Israel no es coincidencia ni tampoco se ha planteado así desde el inicio del problema, la tragedia palestina está supeditada a la existencia misma de Israel, aunque siendo justos con la historia la verdadera Nakba palestina comienza en agosto de 1967 con la Declaración de Jartum, durante la guerra de los 6 días, y la responsabilidad de dicha tragedia tiene un sentido más determinante con los gobiernos árabes al menos hasta los últimos años que viendo otras circunstancias políticas regionales optan por darle fin lo antes posible al conflicto palestino – israelí aunque sea en detrimento de las exigencias iniciales que planteaban.

Nakba y Shoah

¿Se podría hacer alguna especie de comparación entre la tragedia árabe palestina ante el desplazamiento territorial y la vivida por los judíos durante el exterminio en la Segunda Guerra Mundial? La respuesta en definitiva es no, contemplarlo de ese modo acarrea una ligereza de comparar un caso de genocidio contra un desplazamiento poblacional motivado por un conflicto, lo que además se complementa con los elementos destacados por el Instituto de Beirut y los testimonios de quienes estuvieron presentes durante las migraciones masivas de árabes palestinos.

No había una motivación de exterminio contra estas poblaciones inicialmente, su desplazamiento fue fortuito ante una circunstancia de guerra. Por el contrario, las comunidades judías durante la época de los nazis eran abiertamente colocadas en lugares donde su destino final era la muerte, y solo circunstancias especiales (¿milagrosas?) lograron que algunos finalmente sobrevivieran.

Sería falaz querer comparar un exterminio premeditado de cerca a los 6 millones de seres humanos con 700 mil desplazados de un conflicto, difícilmente se encuentre un punto de comparación, más allá que la construcción argumentativa de algún grupo con intereses políticos, por ejemplo aquellos que insisten en decir que antes de 1948 y la partición, el territorio era 100% palestino bajo el concepto de “Estado palestino”, lo cual entraría en una falacia que se nutre de la repetición del error como si reiterando el argumento se transformaría en verdad, al menos no en los hechos, sino en la retórica lo sería, lo cual se hace común en nuestra posmodernidad tan particular.

¿Es la Nakba mediática, con llaves, manifestaciones, violencia y muerte, mayor que la tragedia derivada? ¿Y se preguntarán cuál es esta? Pues en general se trata de la tragedia que ha dejado el abandono de las políticas árabes en pos de su agenda de intereses, manejando el tema palestino como un elemento temporal que distrae la atención de las circunstancias internas de sus Estados.

También la tragedia de tener líderes que se venden al mejor postor arriesgando la vida de ciudadanos en enfrentamientos armados, incluyendo poblaciones vulnerables a cambio de obtener recursos económicos para darse lujos que sus conciudadanos no tendrán, o ampliar su cuota de poder político.

Por último, tener en consideración que el tiempo corre en su contra y que a este ritmo, la tragedia para la población civil de no tener soberanía plena sobre un territorio, sin poder desarrollarse plenamente sino seguir bajo la sombra de la ayuda internacional y la no solución de los conflictos contra Israel, los condena a extender sus carencias compensados con un puño de monedas y la oferta de una mejor vida en un mundo venidero que se podría acortar la espera en el caso que optara por convertirse en un mártir que sanara los daños que la Nakba mediática les ha implantado en sus cabezas enfocando su ira únicamente contra los israelíes y no viendo que hay un gran obstáculo internamente.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.