Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Tammuz 5778 | viernes junio 22, 2018
donativo

ONU atiza conflictos

Mientras se acuse en base a insólitos intereses políticos y no se establezca un diagnóstico real de la situación... no se llegará a una solución justa


Durante días, desde Gaza volvieron a lanzar numerosos cohetes hacia poblados israelíes. La mayoría fueron interceptados por la batería antimisiles Cúpula de Hierro. Otros hicieron daño, por ejemplo, el que afectó el funcionamiento de la planta eléctrica que surte a la Franja. Y, un proyectil cayó al lado de un jardín de infantes, disparando metralla a su alrededor.

Los ataques de Hamas y la Jihad Islámica, cuya instigación y financiamiento vienen de la teocracia iraní, causaron estupor en órganos y países que condenaron las agresiones de las bandas terroristas palestinas, entre ellos Francia. Sin embargo, el viernes pasado, Kuwait propuso al Consejo de Seguridad de la ONU, un tendencioso texto que pedía “protección” para los palestinos en Gaza. De modo vergonzoso, Francia fue uno de los diez países que votaron a favor; otros cuatro países se abstuvieron y EEUU vetó la resolución. Previamente, el Consejo de Seguridad rechazó un borrador de EEUU, en el que se condenaba a Hamas por la violencia; once países se abstuvieron y tres se opusieron, entre ellos Kuwait.

Ante la conducta kuwaití, recordamos que, en 1990, Saddam Hussein invadió Kuwait, dejando una estela de destrucción y muerte. El ejército iraquí perpetró una serie de crímenes: mató y torturó a cientos de kuwaitíes, tomó rehenes y saqueó propiedades. El pequeño reino fue liberado por una coalición dirigida por EEUU. Así, los kuwaitíes tienen la histórica experiencia de haber sido sojuzgados por un tirano y por ello deberían favorecer a la población palestina que sufre la opresión de los extremistas, en vez de convertirse en un obstáculo para su liberación.

No obstante, Kuwait forma parte de una comparsa que muestra indolencia por el destino del pueblo palestino, al punto que, desfachatadamente, omite mencionar a los terroristas e insiste en que Israel no se defienda.

Dos hechos son claros: El primero, mientras se acuse en base a insólitos intereses políticos y no se establezca un diagnóstico real de la situación, el cual tendría que señalar al causante de la violencia, no se llegará a una solución justa que procure la seguridad de los israelíes y el bienestar de los palestinos. El segundo, lo inútil que resulta la ONU y sus agencias para solucionar conflictos, por el contrario, los atiza

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.