Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Kislev 5779 | martes noviembre 13, 2018
donativo

Falsificaciones tendenciosas

La ultra izquierda se viene sumando al radicalismo palestino e islámico para calumniar al Estado de Israel, señalándolo de tener una política de apartheid


La ultra izquierda se viene sumando al radicalismo palestino e islámico para calumniar al Estado de Israel, señalándolo de tener una política de apartheid y llegan al colmo de falsificar la realidad al compararlo con el nazismo. Estas adulteraciones son parte de los sofismas que esgrime el movimiento boicot, desinversión y sanciones, BDS, cuyo claro propósito es deslegitimar al Estado judío. Además, manejan un doble rasero, pues en la misma zona mesoriental, regímenes como los de la Autoridad Palestina, Irán, Siria, Turquía cometen verdaderos crímenes que pasan desapercibidos para los críticos.

Cabe resaltar que vastos sectores sudafricanos desmienten cualquier semejanza con el régimen que ellos sufrieron y destacan que en Israel se vive bajo leyes democráticas; calles, estructuras, cargos son abiertos a sus ciudadanos, sin distingos.

Con esa saña, sectores extremistas hicieron lo que saben: acusaron, chantajearon, amenazaron a la selección argentina hasta que, según propias declaraciones, suspendieron el partido amistoso que debían jugar en Israel. Ese fin de semana los israelíes se quedaron sin fútbol, pero, tuvieron una nutrida marcha del Orgullo Gay en Tel Aviv; se calcula en más de un cuarto de millón de participantes. En Israel, los homosexuales son aceptados, sin tener que ocultar su tendencia.

Mientras que, en Gaza y Cisjordania, la homosexualidad es acechada y encubierta; numerosos palestinos gays han sido eliminados. En Irán, tras la revolución islámica, se aplica una cruel e intransigente legislación contra la comunidad gay. Oficialmente, la homosexualidad es un crimen y la teocracia ha puesto en marcha las “redadas del terror” donde la policía, gracias a la “cooperación ciudadana”, limpia las calles y ciudades “de seres malvados y criminales”, quienes son condenados a la pena capital.

En ese sentido, el régimen de los ayatolas resulta semejante al nazismo. Los nazis instituyeron una especie de “cruzada moral” para eliminar el “vicio” de la homosexualidad; en el Tercer Reich fueron perseguidos y masacrados.

A las pruebas nos remitimos: como en una proyección de sí mismos al promover campañas judeófobas, quienes acusan a Israel perpetran una intolerancia asesina contra los que son diferentes, al igual que lo hicieron los nazis.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.