Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
14 Tishri 5779 | domingo septiembre 23, 2018
donativo

El interés británico detrás de la visita de Israel del Príncipe William


Principe William en Israel
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
Mientras Gran Bretaña busca su lugar en el mundo después de la decisión de abandonar la UE, utiliza herramientas de “poder blando”, como el Príncipe  William y el resto de la familia real, para reforzar sus lazos con países fuera de Europa, con la superpotencia de alta tecnología Israel entre ellos.

La visita del príncipe Guillermo a Israel es elegante y tardíamente real, por varias décadas. Finalmente, el grupo regular de pesimistas en la Oficina de Relaciones Exteriores británica ha sido derrotado, y por cortesía del gobierno de la Primer Ministro Theresa May, Israel está recibiendo una visita oficial de un miembro de la familia más conocida del mundo. Este es un gesto importante, incluso si es tardío, para marcar el 70º Aniversario de la Independencia de Israel.

La familia real en sí no puede decidir a dónde ir en sus visitas internacionales oficiales, por lo que la visita del Duque de Cambridge es en esencia una decisión diplomática tomada por el gobierno británico. Y, sin embargo, la familia real subraya un principio que a menudo desaparece de nuestro discurso público: el poder blando.


El término “poder blando” fue acuñado por el investigador Joseph Nye, y su propósito es, en términos simples, resaltar la influencia de un país que no se logra por la fuerza. No por exigencias económicas, sanciones, amenazas militares o amenazas en general, sino por su poder de persuasión. En términos simples, el poder blando es el poder de ese niño en la escuela con el que todos quieren ser amigos.

El idioma inglés, la familia real británica, la tradición imperialista, la idea del Commonwealth, la música británica como The Beatles, son parte del poder blando que posee Gran Bretaña. El Reino Unido es el segundo después de Francia en el ranking mundial de poder blando, y se esfuerza por nutrirlo aún más.Y no hay nada mejor que ilustre el poder blando  que la monarquía, cuyo propósito es simbólico, aparentemente desprovisto de autoridad, y que trata de evitar cualquier tipo de disputa política

En términos políticos, es cierto: el príncipe Guillermo, como el resto de la familia, es una pieza de ajedrez utilizada para alcanzar los objetivos estratégicos establecidos por el gobierno británico. Más prácticamente, la Casa de Windsor tiene una enorme importancia económica. Gran Bretaña produce miles de millones de libras al año de la marca de la monarquía y el hecho que es una atracción turística. Si los británicos sintieran que sus monarcas no  contribuyen al país, en términos económicos también, se habrían convertido en una república desde hace mucho tiempo.

El Príncipe William en un evento de fútbol con niños judíos y árabes (Foto: EPA)

El Príncipe William en un evento de fútbol con niños judíos y árabes (Foto: EPA)

Pero aquí hay un significado simbólico, en virtud de la continuidad de la monarquía en las Islas Británicas desde la época de Guillermo el Conquistador. Uno de los mayores errores cometidos por las élites occidentales es el desprecio hacia los símbolos que crean significado e identidad. En la era de la globalización, la monarquía británica es, sin embargo, más popular que nunca; tal vez porque las personas necesitan anclajes de tradición en un mundo rápido y cambiante.

El príncipe Guillermo se encuentra con el presidente Rivlin

El príncipe Guillermo se encuentra con el presidente Rivlin

La visita del príncipe Guillermo a Israel también tiene un aspecto completamente práctico: Gran Bretaña necesita todos sus posibles aliados ahora. El público británico, a diferencia de la élite política de izquierda y derecha, ha decidido abandonar la Unión Europea. Esta decisión aumenta la brecha entre los británicos y el continente europeo, una grieta que ha existido durante muchos años.

El Príncipe William visita Yad Vashem (Foto: Palacio de Kensington)

El Príncipe William visita Yad Vashem (Foto: Palacio de Kensington)

El sentimiento británico de aislamiento aumenta aún más porque cuando recurren a su gran socio a través del Océano Atlántico, Estados Unidos, se encuentran con el presidente Donald Trump. La relación del primer ministro británico con Trump es peor, según los rumores, incluso que la relación entre la canciller alemana Merkel y Trump.Gran Bretaña ha abandonado Europa y se enfrenta a un Estados Unidos aislacionista, que está alejado de los principios fundamentales del Reino Unido. En tal situación, Gran Bretaña necesita reforzar sus relaciones con países lejanos. Específicamente en Asia Oriental, el centro de la prosperidad global, pero Israel, con su floreciente industria de alta tecnología, también es parte del nuevo mapa económico global al que Gran Bretaña necesita conectarse desesperadamente.

El Príncipe William en la Embajada Británica (Foto: EPA)

El Príncipe William en la Embajada Británica (Foto: EPA)

Su salida de la Unión Europea está dejando a Gran Bretaña debilitada, desafiada y buscando su lugar en el mundo. De hecho, también está buscando el “unido” en el Reino Unido, ya que Escocia no está muy feliz con el divorcio de la UE, que se ha visto obligado a ello. En tal situación, las misiones diplomáticas de Gran Bretaña son más importantes que nunca, y la familia real es solo otra herramienta en la caja de herramientas bastante reducida que los británicos tienen en 2018.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.