Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
29 Iyyar 5779 | lunes junio 3, 2019
donativo

Obispo Graham Tomlin y la Demonización de Israel


Traduccion para Porisrael.org por Dori Lustro

El obispo anglicano Graham Tomlin, director de la diócesis de Kensington en el Royal Borough of Kensington and Chelsea, que tiene muchas de las propiedades residenciales más caras de Londres , es indudablemente un hombre de inteligencia y buenas obras. [1]

Sin embargo, el 26 de mayo de 2018, publicó en The Times un artículo titulado: «Si esta rica veta de sabiduría desaparece, una parte de nosotros muere». La «rica veta de sabiduría» a la que se refiere es la larga tradición del pensamiento y la experiencia cristiana en la región donde apareció por primera vez la religión, y se transmitió a través de siglos de dominio islámico. En su mayor parte, el artículo es una defensa bien argumentada de los cristianos en el Medio Oriente:

La persecución sistemática de cristianos en el Medio Oriente es una amenaza seria. El número de cristianos en los países de Oriente Medio ha disminuido de alrededor del 20% al 4% en los últimos años y los ataques con bombas regulares contra los cristianos en Egipto se están convirtiendo en parte de un patrón mortal.

Hasta aquí todo bien. El corazón de Tomlin está seguramente en el lugar correcto. Pero inmediatamente después continúa:

Incluso en Jerusalén, las nuevas regulaciones amenazan con dejar sin efecto a las iglesias cristianas, lo que provocó el reciente cierre sin precedentes de la Iglesia del Santo Sepulcro como un acto de protesta. Los edificios de la antigüedad seguirán en pie, pero si los cristianos son expulsados ​​del Medio Oriente, obligados a emigrar por el Islam radical o, en el caso de muchos cristianos palestinos, por la falta de oportunidades para prosperar en Israel, esta rica fuente de sabiduría desaparecerá al igual que las ruinas de Palmyra.

Las «ruinas de Palmira» son, por supuesto, una referencia a la destrucción generalizada del famoso sitio sirio, una de las maravillas del mundo antiguo, por el Estado Islámico en 2015 y nuevamente en 2017 . Refiriéndose a esta profanación, aunque vagamente, implica algún tipo de contigüidad moral entre ISIS e Israel.

Ahora bien, no hay duda que  ISIS está en su apogeo y hasta el día de hoy ha jugado un papel drástico en la persecución de los cristianos en Oriente Medio, especialmente en Iraq , donde una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo está en peligro de extinción. . En Mosul y otros lugares , los combatientes del Estado Islámico pintaron la letra armenia monja (n) en las puertas y paredes de las casas cristianas para indicar que los habitantes eran cristianos ( nasara, nasrani – nazarenos). Dado que tal persecución islámica es abrumadoramente real, uno tiene que preguntarse qué está haciendo el obispo refiriéndose dos veces en este contexto a Israel. ¿Israel realmente persigue a los cristianos, «sistemáticamente» o de cualquier otra manera?

Tomlin es ampliamente correcto al decir que «el número de cristianos en los países de Medio Oriente ha disminuido de aproximadamente un 20 % a un 4 % en los últimos años». Eso es cierto en todos los ámbitos, pero Israel es el único país en el Medio Oriente y más allá donde el número real de cristianos ha aumentado. En 1947, cuando la Asamblea General de la ONU creó a Israel como estado, unos 143,000 cristianos vivían en la región de Palestina al oeste de Transjordania. Eso fue un porcentaje del 7% de la población. Pero de esos 143,000, solo 34,000 permanecieron dentro del estado de Israel, solo el 3%. Desde entonces, el número de cristianos en Israel propiamente dicho ha aumentado a 130,000 (poco más del 2%, dado el crecimiento en el número de judíos y musulmanes), mientras que muchos han estado dejando Gaza y Cisjordania, en gran parte debido a la Persecución islámica .

En Israel, a los cristianos, como a los seguidores de otras religiones, se les concede la plena protección de la ley; sus lugares sagrados, incluidas las iglesias, tienen garantizada la seguridad en virtud de la » Ley de protección de los santos lugares » de 1967 . Esta protección se aplica, no solo a las principales denominaciones (judaísmo, islamismo, cristianismo), sino a numerosos grupos minoritarios. Para los cristianos, se aplica ampliamente a las iglesias oficialmente reconocidas (católicas, ortodoxas, monofisitas y protestantes, que en conjunto conforman alrededor de 20 instituciones muy antiguas (muchas indígenas y que se remontan a los primeros años del cristianismo), con otras 30 denominaciones. Fuera de Israel, los estados musulmanes de todo el Medio Oriente prohíben, restringen o persiguen activamente iglesias indígenas, como los coptos en Egipto o los cristianos en Turquía, donde el pastor Andrew Brunson enfrenta actualmente 35 años de cárcel, aparentemente por predicar el cristianismo. Las iglesias cristianas están prohibidas directamente en países como Arabia Saudita , y la conversión de los musulmanes al cristianismo está prohibida. Los musulmanes que se convierten sufren consecuencias graves como apóstatas, a veces la muerte. Trece países de mayoría musulmana sentencian a muerte a apóstatas . En las Maldivas , simplemente poseer una Biblia se castiga con la muerte. En una lista de los 25 países más peligrosos para los cristianos , se enumeran 18 estados musulmanes.

En 2014, Duane Andrew Miller publicó un largo estudio sobre el estado de los musulmanes que se convierten al cristianismo en la revista católica St. Francis. Al comentar sobre la situación en Cisjordania, Gaza e Israel, describe cómo los conversos en Cisjordania pueden ser desterrados o asesinados por sus familias y ejecutados en Gaza. Más abajo, escribe:

En Israel, la situación es diferente. Los musulmanes en Israel tienen la libertad de convertirse, y los cristianos en Israel tienen la libertad de incorporar abiertamente a los musulmanes convertidos en sus iglesias. Estimo que hay unos 300 CMB (cristianos de origen musulmán) en Israel, y tal vez unos cientos más en Cisjordania. Sin embargo, esto rara vez sucede. En Israel, la persecución no se originará en el estado, pero según un sacerdote católico en Jerusalén (donde, independientemente de la Ocupación, los ciudadanos están bajo la ley israelí) pueden dar la bienvenida a conversos musulmanes, pero a menudo serán perseguidos e incluso asesinados por sus familias .

Cuando tales conversiones son aceptadas por las autoridades de la iglesia, los documentos que certifican este cambio de religión se envían al estado de Israel para que el cambio sea legal.

Si Israel juega un papel en la persecución de los cristianos, debe estar haciendo un trabajo muy malo cuando incluso protege los derechos de los apóstatas musulmanes, algo que bien podría llevar a la fricción con la comunidad musulmana árabe-israelí. En otros países, las turbas musulmanas a veces atacan a las iglesias donde los conversos adoran, como en Egipto . Pero las fuerzas de seguridad israelíes han impedido hasta ahora tales ataques.

Israel protege no solo los derechos de judíos, musulmanes y cristianos, sino los de muchas otras comunidades religiosas, incluidas algunas a las que se oponen amargamente los fundamentalistas musulmanes u otros. Dos se destacan: los musulmanes áhmadis y los miembros de la fe bahá’í.

Ahmadíes son seguidores de un  líder indio (Mirza Ghulam Ahmad), del Siglo XIX, que intentó reformar el Islam, por ejemplo, la abolición de la ley de la yihad  que expresan tolerancia hacia otras religiones. Suman alrededor de 10 millones y son odiados y perseguidos en varios países musulmanes como Bangladesh, Indonesia y, sobre todo, Pakistán, donde suman entre 500.000 a 4 millones . En 1974, bajo la islamización del país del presidente Zia-ul-Haq, los áhmadis fueron declarados no musulmanes y todavía son tratados como la peor gente, peor que los musulmanes chiítas, judíos o cristianos.

Los áhmadis llegaron al Mandato Palestino en la década de 1920 , y muchos se establecieron allí cuando Israel se estableció en 1948. Alrededor de 2.200 se concentran en el distrito de Kababir de Haifa, donde tienen una gran mezquita y otras instituciones. Desempeñan un papel pequeño pero significativo en las relaciones sociales, enfatizando la actividad interreligiosa y las formas de resolución de conflictos. Israel es el único país de la región que otorga a esta comunidad inofensiva aunque despreciada el derecho de adorar, predicar y llevar a cabo su vida cotidiana sin temor a ser molestados.

Justo al final de la calle de Kababir, a lo largo del frente del Monte Carmelo, que sube directamente desde el famoso puerto de Haifa, se encuentra un sitio religioso aún más asombroso: el centro mundial de los bahá’ís. La fe Baha’i es otra religión que surgió (y se separó) del Islam a mediados del siglo XIX, en este caso del Shiismo en Irán. Hoy, sus seguidores, de casi todas las nacionalidades y razas, suman alrededor de 5 millones , con presencia en casi todos los países, literatura en más de 800 idiomas y ocho grandes Casas de Adoración en todo el mundo, la más conocida de las cuales es el asombroso Templo del Loto en Nueva Delhi, que ha sido descrito como el edificio más visitado del mundo, más que el Taj Mahal. Los bahá’ís en la mayoría de los países musulmanes mantienen su adherencia en secreto. Su creencia en dos profetas después de Mahoma, la verdad de todas las principales religiones y una ley religiosa que ha abolido la shari’a islámica hacen que sean universalmente odiados por los musulmanes.

Este odio es particularmente feroz en Irán, donde los bahá’ís son la minoría religiosa más grande, y donde son severamente perseguidos . Muchos han sido ejecutados, otros asesinados por turbas, sus líderes están en prisión, los bahá’ís tienen prohibido asistir a universidades y todos los lugares sagrados y cementerios bahá’ís han sido arrasados. Las llamadas internacionales de la ONU (en numerosas ocasiones), los Estados Unidos, Human Rights Watch, un gran número de intelectuales y otros estados para poner fin a la persecución han sido ignoradas por el régimen iraní.

En Israel, los bahá’ís son totalmente compatibles con el estado. Han construido sus dos santuarios más sagrados en Israel (uno en Haifa, el más sagrado cerca de Acco), y en las laderas del Monte Carmelo su Centro Mundial : vastos jardines en terrazas, un arco de edificios de mármol blanco, incluida la sede de su órgano rector internacional , la Casa Universal de Justicia, archivos centrales, y más. También tienen otros sitios sagrados en Acco y sus alrededores.

Protegidos por la libertad de religión de Israel, los bahá’ís han construido sus dos santuarios más sagrados en Israel, y en las laderas del Monte Carmelo su Centro Mundial (en la imagen): amplios jardines escalonados y edificios de mármol blanco, incluida la sede de su organismo internacional gobernante. la Casa Universal de Justicia y los archivos centrales. (Fuente de la imagen: US Embassy Israel / Wikimedia Commons)

La apertura de Israel a la libertad religiosa se muestra de muchas otras maneras, todas las cuales describen una sociedad en la que incluso sus enemigos son bien tratados. Cuando las fuerzas israelíes entraron en Jerusalén oriental en 1967, al final de la Guerra de los Seis Días, una unidad de la Brigada 55 del teniente general Mordechai Gur tomó la Ciudad Vieja de las tropas ocupantes jordanas que habían estado allí pero se habían escabullido la noche anterior . Lo que siguió fue, según cualquier criterio, uno de los momentos más profundos de la historia religiosa.

Durante siglos, los judíos habían rezado para regresar a Jerusalén y poseer el Monte del Templo, el sitio del Primer y Segundo Templo judío. Cuando Gur y sus hombres tomaron el control del Monte, siglos de anhelo llegaron a un final glorioso en este espectacular triunfo sobre el último esfuerzo por destruir el nuevo estado israelí. Con el Monte en manos judías, el Oficial de Comunicaciones de la Brigada sacó una bandera israelí y se le dio permiso para izarla desde la Cúpula de la Roca. El Domo y la cercana Mezquita al-Aqsa son dos de los sitios islámicos más sagrados y han descansado en el Monte durante siglos. Escalando con el Oficial de Inteligencia en el Domo, él colocó la bandera en un poste.

En unos momentos, una orden vino a bajar la bandera. El ministro de Defensa de Israel, Moshe Dayan, mirando a través de prismáticos desde el Monte Scopus a cierta distancia, llamó urgentemente al Coronel Gur y exigió que se retirara la bandera.

El autor y periodista Yossi Klein Halevi resumió la importancia de este acto y lo que siguió poco después:

Es, en retrospectiva, un momento asombroso de restricción religiosa. El pueblo judío acababa de regresar a su sitio más sagrado, del que se le había negado el acceso durante siglos, solo para ceder efectivamente la soberanía en su momento de triunfo. Poco después de la guerra, Dayan se reunió con funcionarios del Wakf musulmán, que gobernaba el sitio sagrado, y formalmente devolvieron el Monte a su control. Mientras que los soldados israelíes determinan la seguridad y se paran en las puertas, el Wakf determinará quién reza en el lugar, un acuerdo que efectivamente impediría la oración no musulmana. El Monte del Templo ya no estaba en manos de Gur.

Como una expresión de tolerancia religiosa y un gesto para evitar el derramamiento de sangre, esta concesión a los enemigos de Israel seguramente no tiene paralelo en la historia.

Debe quedar claro de lo anterior que Israel es uno de los países menos probables del mundo para perseguir a los seguidores de cualquier religión. Un hombre educado y pensante, Tomlin debería haberlo sabido o haber podido verificar los hechos por sí mismo. Ninguno de los anteriores es remotamente secreto. Sin embargo, mezcla a Israel con los estados musulmanes que llevan a cabo la «persecución sistemática de cristianos en el Medio Oriente».

En cuanto a su afirmación  que «incluso en Jerusalén, las nuevas reglamentaciones amenazan con dejar sin efecto a las iglesias cristianas», está exagerando la historia real y está enormemente desactualizado: la imposición que debía haberse introducido ha sido cancelada en todo el país. 

Para el 27 de febrero, el gobierno israelí y el alcalde de Jerusalén Nir Barkat acordaron suspender el plan de impuestos en su totalidad, a pesar de que muchos ciudadanos israelíes pensaban que esto implicaba una concesión demasiado lejos. Después de todo, esto eximía a las instituciones cristianas de pagar impuestos en empresas comerciales como hoteles, tiendas y otros negocios; y los mismos impuestos ya fueron pagados por las sinagogas. En abril de 2017, la histórica gran sinagoga de Tel Aviv se vio obligada a cerrar porque no podía pagar impuestos por sus actividades financieras. Sin embargo, las autoridades israelíes consideraron que era importante renunciar a una cantidad de dinero apreciable y legalmente justificable en lugar de consternar a los cristianos del país. A pesar de este gesto (que no se extendió a los lugares de culto judíos), tres meses después, un obispo anglicano de alguna manera sintió la necesidad de citar el plan de impuestos abandonado como un ejemplo de la persecución en Oriente Medio de los cristianos.

Tomlin agravó aún más su antagonismo al afirmar que los «cristianos palestinos» carecen de oportunidades para «prosperar en Israel» y que este es un ejemplo más de esta «persecución». Los «cristianos palestinos» ni siquiera viven en Israel, en absoluto. Tienen su base en Cisjordania (en números menguantes ), Gaza (también cerca de la desaparición)), y algunos en Jerusalén Este. El resto, que vive en Israel, es ciudadano israelí y, como tal, tiene los mismos derechos que los judíos, los musulmanes, los ateos y todos los demás ciudadanosLos árabes israelíes tienen derecho, por ejemplo, a ingresar a la universidad (el 20% de los estudiantes, para igualar el 20% de la población general), ingresar al parlamento si son elegidos, tener sus propios partidos políticos, servir como jueces de la Corte Suprema y de los tribunales inferiores, y para ingresar a cualquier profesión que deseen para la cual están calificados. ¿Por qué, entonces, dicen que les faltan oportunidades para prosperar? Puede haber discriminación, que existe, como en cualquier otro país, pero no como resultado de maltrato oficial, y ciertamente no como consecuencia de la «persecución». De hecho, el gobierno israelí ha tomado medidas enérgicas  castigar las acciones antiárabes y mejorar la situación tanto para los ciudadanos israelíes como para los árabes palestinos en Jerusalén Este.

De hecho, hay restricciones para los árabes que viven en Jerusalén Este, incluida la Ciudad Vieja. De los 300.000 árabes que viven allí, 20.000 son ciudadanos israelíes, pero de ninguna manera se les niegan los derechos básicos , y muchas de las limitaciones que enfrentan son autoimpuestas:

Como residentes permanentes, los habitantes del este de Jerusalén tienen derecho a recibir asistencia del Instituto Nacional de Seguros y otros servicios de asistencia social a los que los israelíes tienen derecho, y el sistema de educación gratuita está abierto a ellos. También tienen libertad de movimiento, para moverse libremente por todo el país (a diferencia de los palestinos de Cisjordania, que deben obtener un permiso para ingresar a Israel).

Como residentes permanentes, los habitantes del este de Jerusalén no son elegibles para votar en las elecciones nacionales para la Knesset. Sin embargo, tienen la opción de votar y presentarse en las elecciones municipales al Concejo Municipal de Jerusalén. Un porcentaje muy bajo de los residentes optaron por ejercer este derecho, como parte de la prohibición actual de las instituciones israelíes. Entre muchos de los árabes del este de Jerusalén, tomar parte en este tipo de actividades se percibió como la normalización de los vínculos con Israel.

Es importante señalar que, aunque no en grandes cantidades, muchos árabes han logrado altos cargos en el gobierno de Israel, el sistema judicial, los principales hospitales, universidades y más. Salim Joubran fue el primer árabe en servir en la Corte Suprema de Israel. Oscar Abu Razeq se desempeñó como subdirector de la Autoridad Tributaria y director general del Ministerio del Interior. Khaled Kabub fue nominado recientemente para servir en el Tribunal Supremo, pero se retiró por razones personales. George Karra, un árabe cristiano, se unió a la Corte Suprema en 2017. Anteriormente había actuado como juez presidente en el juicio por violación del presidente israelí Moshe Katsav, enviándolo a la cárcel. Incluso si la situación no es perfecta, no tomar en cuenta los esfuerzos israelíes para permitir que sus ciudadanos árabes prosperen es difamatoria y está lejos de ser útil.

¿Cómo es que Tomlin ni siquiera menciona la terrible situación de la persecución religiosa en Irán , una de las peores del mundo, donde los cristianos sufren junto con los bahá’ís, especialmente los que son conversos del Islam, algo que puede incurrir en la pena de muerte? ¿O Arabia Saudita , donde a los cristianos se les niega la mayoría de sus derechos humanos, incluido el derecho a profesar  libremente su religion? De hecho, ¿Por qué incluir a Israel en absoluto?

Uno solo puede concluir que Tomlin comparte las actitudes negativas hacia Israel, a menudo visto como antisemitismo, que se fomentan en muchas iglesias cristianas de todo el mundo, incluidas las de Cisjordania. Estas actitudes han sido registradas muchas veces por el presente escritor.

El problema que enfrenta Israel con los hombres de iglesia que atacan al estado judío nunca ha sido mejor resumido que el del periodista italiano Giulio Meotti:

El cristianismo está muriendo en Siria e Irak. Las iglesias cristianas son demolidas, las cruces cristianas son quemadas y reemplazadas por banderas del Estado Islámico, las casas cristianas son destruidas, comunidades cristianas enteras son desplazadas, los niños cristianos son masacrados, y todo se hace a plena vista. Los islamistas proclaman a diario que no se detendrán hasta que el cristianismo sea borrado de la faz de la tierra. Entonces… ¿Están los cuerpos cristianos del mundo denunciando a las fuerzas islámicas por la limpieza étnica, el genocidio y la histórica revolución demográfica-religiosa que sus hermanos están sufriendo? No. Los cristianos en estos días están atacando a los judíos israelíes.

Denis MacEoin (PhD, Cambridge) ha dado una conferencia en el Departamento de Estudios Religiosos en la Universidad de Newcastle. Entre muchos otros trabajos académicos, es autor de muchos libros y artículos sobre la religión bahá’í, que es un punto de referencia en el presente artículo. Vive en el Reino Unido y es Distinguido Senior Fellow en el Instituto Gatestone de Nueva York.


[1] Tomlin es el autor de numerosos artículos y varios textos teológicos dominantes. Además de su condición episcopal, es el presidente de una de las universidades teológicas más importantes del Reino Unido, St. Mellitus . Él es un hombre culto con una reputación como un intelectual evangélico, pero también un hombre de principios y compasión. El 14 de junio de 2017, por ejemplo, ocurrió el peor incendio de Gran Bretaña en más de un siglo, un incendio en el que murieron 72 personas cuando un bloque de viviendas sociales de 24 pisos, la Torre Grenfell, ardió rápidamente. En la mañana del incendio, el Obispo Tomlin inmediatamente se dispuso a organizar las iglesias en su diócesis para brindar ayuda a los bomberos, sobrevivientes y otras personas involucradas en la tragedia.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/12560/bishop-graham-tomlin-israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.