Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Elul 5778 | martes agosto 21, 2018
donativo

EKEV 5778


Moshé continúa su discurso final a los Hijos de Israel, prometiéndoles que si cumplen los preceptos de la Torá, van a ser prósperos en la tierra que están a punto de conquistar y de establecerse, cumpliendo así la promesa de Di-s a sus patriarcas.

Moshé también los reprende por los fallos en su primera generación como pueblo, recordando la idolatría del Becerro de Oro, la rebelión de Koraj, el pecado de los espías, su incitación de Di-s en Taverá, Masá y Kivrot Hataavá; “Tú has sido rebelde contra Di-s” les dice, “desde el día en que te conocí”.

Sin embargo, también habla del perdón Divino y de las Segundas Tablas de la ley que Di-s escribió y les dio luego de haberse arrepentido.

Los 40 años en el desierto, les dice Moshé, durante los cuales Di-s los alimentó con el diario maná del cielo, fueron para enseñarles que “el hombre no vive solo de pan, sino de la palabra de Di-s vive el hombre”.

Moshé describe la tierra a la que van a ingresar como una tierra que “fluye leche y miel”, una tierra bendecida por las siete especies (trigo, cebada, uva, higo, granada, aceite de oliva y dátiles), como el lugar que es el foco de la Providencia Divina en el universo. Les ordena destruir los ídolos de los habitantes anteriores de la tierra, y a ser cuidadosos de no volverse soberbios y pensar que “mi poder y la fuerza de mi mano me dieron esta riqueza”.

Un pasaje clave de esta sección es el segundo capítulo del Shemá, que repite los preceptos fundamentales enumerados en el primer capitulo del Shemá y describe la recompensa por observar los preceptos de Di-s y el resultado adverso (hambruna y exilio) por no cumplirlos. También es la fuente del precepto de rezar e incluye una referencia a la resurrección de los muertos en la Era Mesiánica.

LA FUENTE DEL SUSTENTO

 

“Y Él los afligió y ustedes sufrieron hambre, y Él los alimentó con el maná… para que sepan que el hombre no sólo vive de pan” (Deuteronomio 8:3)

 

Por cuarenta años los hijos de Israel fueron alimentados con “pan del cielo” para instilar en ellos el reconocimiento de que el sustento viene completamente de Di-s; no importa cuanto trabaje el hombre para ganarse la vida, no recibe ni más ni menos de lo que le fuera asignado.

El desafío estriba en seguir reconociendo esto también después de haber entrado a la tierra y hacer el cambio por el “pan de la tierra”. Aun cuando nos nutrimos del pan que nos hemos ganado “con el sudor de nuestra frente”, debemos recordar que, en verdad, nuestro sustento viene de Di-s y que nunca recibiremos ni una pizca más, ni una pizca menos de lo que nos fuera asignado.

(Rabí Menajem Mendel Schneerson, el Lubavitcher Rebe)

 

Las pequeñas cosas

Por Mordejai Wollenberg

Esta porción semanal de la Torá, comienza con la oración: “Vehaiá ekev tishemún”. La traducción literal es: “Por haber oído estos mandamientos” (serán meritorios de las bendiciones que la Torá va a enumerar).

La palabra Ekev, también puede se traducida como “talón”. El comentarista Rashi, explica que el versículo alude a los mandamientos más “livianos”, las mitzvot aparentemente menos importantes que la gente tiende a “pisotear con el talón”. El tipo de cosas que se las dejan de lado. Todos conocemos los mandamientos “mayores”, como ser, cumplir con el Kasher, ayunar en Iom Kipur, etc. ¿Qué hay de los detalles menores? ¿Somos tan cuidadosos?

Esta idea se aplica en todos los aspectos de nuestras vidas. Al niño más tímido, ¿Lo ignoramos con más facilidad precisamente porque es tímido y callado? ¿Qué sucede con las campañas de millones de dólares por diferentes causas? Es muy bueno que algunas causas llamen tanto la atención, pero ¿Qué sucede con las causas que nadie oye ni se entera? ¿Las “pequeñas” cosas se dejan de lado?

Eso es claramente inmoral e incorrecto. Por el otro lado, preciso hacer una llamada personal, seguramente a nadie le va a importar. Son solamente unos pesos más, ¿verdad? ¿Estamos aprovechándonos de alguien más, incluso de manera aparentemente insignificante?

Luego está mi relación con Di-s, mi comportamiento como Judío, lleno de grandes expectativas en todos los aspectos de mi vida. Obviamente nunca voy a hacer algo realmente terrible, pero qué sucede con los “pequeños detalles”? ¿Son tan importantes para mí?

Estos, y otros muchos ejemplos más, nos vienen a la mente todos los días, en la casa y en el trabajo, en nuestros negocios, y tratos financieros y personales. Es muy sencillo racionalizar y justificar una violación a pequeña escala de nuestros principios, mucho más que una violación “mayor”.

Por supuesto, un número muy grande de pequeñas cantidades suman una cantidad mucho mayor, incluso si son aparentemente insignificantes por sí mismas. Pero hay también una razón adicional de por qué los “pequeños detalles” son tan importantes. Una persona tiene dos inclinaciones: la “buena inclinación” y la “mala inclinación”. (Ietzer Tov y Ietzer Hará). Esas dos voces internas que claman nuestra atención. La mala inclinación es muy pícara y lista. No viene a la persona y dice: “Ve, roba un banco”, o cosas similares. ¿Por qué no? Porque sabe que ninguna persona decente se sentirá tentado ante dicha sugerencia. Así que, viene a la persona y le sugiere una idea mucho más razonable: ¿Por qué no cobrar un par de pesos más? Después de todo, has trabajado duro, te mereces que te paguen mejor, ¿No es así? Una vez que caemos en la tentación, nuestra resistencia se ha ablandado, y será mucho más fácil enfrascarnos en un comportamiento cada vez peor, hasta que nos encontramos cayendo en una gran escala de violaciones a nuestros principios.

Es por esto, que las cosas aparentemente pequeñas son tan importantes, no debemos dejarnos llevar por las pequeñas tentaciones o correrlas a un lado. Al sobreponernos a las prohibiciones aparentemente mínimas, evitamos dejarnos llevar por el camino que trae a las más grandes transgresiones, y podemos mantenernos firmes a nuestros principios.

No nos olvidemos de las pequeñas cosas. (www.es.chabad.org)

 

“Aun como adultos, podemos vivir del modo en que lo hace un feto: comer, beber y dormir. Con lo que seremos una persona completa a la que le falta su elemento más vital: el alma”

 

 

 
Comentarios

“Profeta en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios; a él oireis”
Deutéronómio (Devarim) 18/ 15 – 16)

“Profeta les levantaré en medio de sus hermanos, como tu, me dijo El Señor, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que Yo le mandáre .
Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablará en Mi Nombre; Yo le pediré cuenta …”

(Deuteronómio 18/ 15- 16 )

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.