Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 20, 2020
donativo

La opinión de Lauder en el New York Times representa erróneamente al mundo judío


Gabriel Groisman

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Ronald Lauder vio que era apropiado publicar un artículo de opinión en el NY Times sobre lo que cree que está mal con Israel hoy y cómo él cree que los judíos de la diáspora se están viendo afectados por estas decisiones políticas israelíes internas. Sin embargo, la posición de Lauder es obsoleta, irrelevante y no refleja la realidad. A pesar de su posición como jefe del Congreso Judío Mundial, su opinión refleja, en el mejor de los casos, la de la vieja guardia judía estadounidense. Los judíos de la diáspora, menores de 40 años, en su mayoría no están de acuerdo con sus posiciones a medio cocinar. En cambio, la judería de la diáspora está completamente desconectada, apática o antiisraelí y antijudaísmo, por un lado, o altamente conectada, motivada, energizada y llena de amor y respeto por el judaísmo y el movimiento sionista moderno, por el otro. El futuro de los judíos de la diáspora se encuentra en la última categoría.

Los judíos de la diáspora no necesitan un judaísmo más diluido e Israel para estar más conectados con nuestro Estado-nación y nuestra religión. Esta era la teoría del judaísmo reformista: facilitar el seguimiento de las leyes judías mediante el cambio de todas las «leyes duras», y la vida judía florecerá. La prueba está en el pudín. El movimiento de Reforma está muriendo y continúa diluyéndose cada día. Las sinagogas y comunidades moderno-ortodoxas, jabad y conservadoras están prosperando, mientras que al judaísmo reformista que alguna vez fue visto como «el futuro» casi no se encuentra.

Lauder pasa por una larga lista de excusas sobre por qué ve a la Juventud de la Diáspora desconectada de Israel. Esto es, sin embargo, simplemente una lista de excusas, no de razones.

Por ejemplo, Lauder afirma que la mejora fallida de la «sección igualitaria» del Muro Occidental está dañando la conexión de los judíos de EE. UU. con Israel. ¡Disparates! Ya existe una sección abierta y mixta del Muro Occidental. Está casi enteramente VACÍO día tras día. Los judíos de la diáspora en gran medida no dan un brinco si esa sección se expande o no. No molesta a nadie rezar por separado en el Muro. ¿Deberíamos mantener esa sección extra? Creo que sí, incluso puede necesitar alguna actualización. Pero, ¿El estado de esa sección realmente impide que los judíos apoyen a Israel? Seguramente no.

Luego, el Proyecto de Estado-Nación  de Israel. Estoy empezando a creer que nadie que lo comenta se tomó el tiempo para leerlo. Te insto a que lo hagas. El proyecto de ley del Estado-nación básicamente reitera la Declaración de Independencia de Israel. No hace nada para disminuir los derechos de nadie. Es una respuesta política para cambiar a aquellos que quieren cambiar la naturaleza del Estado de Israel como la patria judía. Israel ya tiene leyes en los libros sobre la igualdad de derechos. Esta no es la Constitución de Israel: Israel no tiene una. Esta es una pieza de otro rompecabezas. La Declaración de Independencia de Israel ya establece que Israel «garantizará la completa igualdad de los derechos sociales y políticos a todos sus habitantes independientemente de su religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Santos Lugares de todas las religiones «. ¿Debería el Proyecto de Ley Nación-Estado incluir esto también? En retrospectiva, probablemente. Pero, ¿La aprobación de este proyecto de ley -que no le quita ningún derecho sino que reafirma a Israel como Estado-nación del pueblo judío- hace algo para afectar negativamente la conexión de la Diáspora con Israel? La única respuesta intelectualmente honesta es: NO.

Los judíos que proclaman que de repente cuestionan su conexión con el Estado de Israel, o su religión, como resultado de cualquiera de estos supuestos problemas, o cualquiera de los que enumera Lauder, simplemente buscan excusas para desconectarse. Forman parte del 60% de los judíos estadounidenses que no se preocupan por Israel o por su propia religión (según Pew Research). No forman parte del movimiento cada vez mayor de judíos orgullosos y sionistas que aman a Israel con sus huesos, y cuyo apoyo a Israel nunca renunciará como resultado de una decisión de un gobierno en particular o de un Rabinato. Ese pudo haber sido el movimiento sionista que Lauder conoció hace décadas, pero no es lo que conforma el movimiento sionista de hoy.

La idea  que Israel y el pueblo judío necesitan diluir quiénes somos, y qué somos, para conformarnos a los vientos del cambio, está equivocada y simplemente es errónea. Nuestra gente ha sobrevivido a todos los imperios, culturas y épocas. Nuestra Estrella del Norte sigue siendo la misma, y ​​debe continuar haciéndolo.

La posición de Lauder es esencialmente porque las recientes decisiones del gobierno israelí y del Rabinato son una amenaza existencial para la judería de la diáspora. Respetuosamente, Lauder, es al revés. La decisión de su generación de diluir nuestra religión, nuestra cultura y nuestra conexión con nuestra patria, ha llevado a una generación de judíos apáticos y desconectados.

Afortunadamente, la opinión de Lauder no refleja la del mundo judío de hoy, a pesar de su posición. La cantidad de judíos que aman y apoyan a Israel, al pueblo judío, a la religión judía y a las tradiciones judías, continúa creciendo día a día. El liderazgo judío necesita enfocarse en darle al mundo judío algo positivo, fuerte y permanente para respaldarlo. Israel y nuestra Torá, juntos, nos dan todas las herramientas que necesitamos para proporcionar esto al mundo judío. En lugar de escribir una opinión criticando a Israel, enfoquemos nuestras energías en mostrar a los judíos desconectados y apáticos TODAS las razones por las cuales deben mantenerse firmes, orgullosos y unificados como parte de nuestro increíble y eterno pueblo judío y de nuestra patria, Israel.

SOBRE EL AUTOR

Gabe Groisman es el alcalde de Bal Harbour, Florida, y un abogado de Groisman Law, PLLC. El alcalde Groisman aprobó la primera ley municipal anti BDS y la primera codificación de una definición uniforme de antisemitismo. El Alcalde Groisman es un orador público muy solicitado sobre los temas del antisemitismo, la identidad y el orgullo judíos y la lucha contra el BDS. El alcalde Groisman también es analista de Medio Oriente en varias cadenas de televisión en español.

https://blogs.timesofisrael.com/lauders-ny-times-op-ed-misrepresents-world-jewry/

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.