Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Heshvan 5779 | domingo octubre 21, 2018
donativo

El Mal Uso De La Libertad Ciudadana


 

Los extremistas que acompañaron el lunes por la noche en la ciudad árabe israelí de Umm el-Fahem a la familia de Ahmed Muhamad Mahamid al darle sepultura, no merecen la libertad que les da su condición de ciudadanos israelíes. Mahamid fue baleado de muerte por un policía israelí cuando se abalanzó sobre otro efectivo e intentó acuchillarlo mientras montaba guardia en una callejuela de la Ciudad Vieja de Jerusalem. El video filmado por las cámaras de seguridad no deja lugar ninguno a dudas, por más que su familia haya alegado que el hombre tenía problemas mentales criticando a la policía de “ser ligera al abrir fuego hacia los árabes”. Si alguien se tira encima de un guardia e intenta asesinarlo ¿Va a pedirle primero el carné de salud?

En el funeral participaron unas 1500 personas y el tono lo dieron los cánticos de apoyo al terrorismo: “Con espíritu y sangre te redimiremos shahíd (mártir)”, “Shahíd, descansa, nosotros continuaremos tu lucha”, “Que escuchen los policías: la sangre del mártir está en vuestras manos”, “El shahíd, amado por Alá” y-broche de oro- “Palestina es árabe, desde el río hasta el mar“.

Esto lo cantaron ciudadanos árabes de Israel, en territorio del Estado de Israel. Ciudadanos que tienen derecho a criticar políticas del gobierno, a presentar sus reivindicaciones y quejas, y que al mismo tiempo, mientras lo hacen, siguen gozando de los derechos que les da su condición precisamente de ciudadanos israelíes. El apoyo al terrorismo no es uno de ellos.

No, no todo está bien para la ciudadanía árabe de Israel. Hay, por dar un ejemplo muy notorio, problemas por insuficientes permisos de construcción de viviendas en las localidades árabes, por lo que hay quejas de discriminación. Durante mucho tiempo se protestó contra presupuestos desiguales a los consejos municipales árabes, pero el gobierno actual aprobó ya hace unos años sumas prácticamente sin precedentes a fin de mejorar la situación. Parte de los problemas, admiten en los propios consejos regionales árabes, derivan de su propio manejo interno de sus recursos.

Pero los ciudadanos árabes, al igual que el resto de la población, viven en plena libertad, pueden expresarse como lo desean, reciben los pagos del Seguro Nacional como todos, pueden acceder a todas las instituciones de estudios, movilizarse libremente, viajar, todo lo que cualquier ciudadano normal debe poder hacer.

No creo que Israel les haga con ello un favor. Se hace un favor a sí mismo si respeta sus propios principios democráticos, garantizando los derechos de sus ciudadanos, sean de la comunidad que sean. Pero ninguna reivindicación justifica lo que sucedió en el funeral en Umm el-Fahem. Dicho sea de paso, no por primera vez. Exactamente lo mismo ocurrió hace algo más de un año, cuando fueron sepultados los jóvenes de la ciudad que asesinaron a dos policías israelíes drusos en el Monte del Templo en Jerusalem.

Umm el-Fahem es considerado un bastión del Movimiento Islámico del norte de Israel, símbolo en gran medida de radicalización musulmana.
Al mismo tiempo, sería injusto identificar a todos los habitantes de la ciudad con esa línea. Y más aún, poner a todos los ciudadanos árabes de Israel, casi el 20% de la población, en la misma bolsa, atribuyendo a todos la misma actitud.
El extremismo aquí descripto daña las relaciones de convivencia diaria entre judíos y árabes en Israel y es nocivo para todos aquellos ciudadanos árabes que quieren ser parte, que quieren intensificar su integración a la sociedad israelí. No estamos haciendo un mero recuento teórico. Mientras escribimos, pensamos en los numerosos ciudadanos árabes que conocemos personalmente y que sabemos que por más que puedan discrepar con políticas del gobierno, no conciben siquiera vivir en otro lado. Saben que en ningún otro país de la región gozarían de la libertad con la que viven en Israel.

El problema es que los moderados no son los que salen a gritar por las calles. Tampoco salen en general a rebatir en público las voces radicales. Prefieren seguir con su vida y no complicarse con extremistas. Pero ellos también son víctimas de la línea que adoptaron los que llamaron al terrorista de “shahíd” y los que proclamaron “Palestina es árabe, desde el río hasta el mar”.

Seguramente no es necesaria la explicación geográfica, pero por las dudas, resumamos el mapa que se desprende de ese cántico: sin Israel, o sea desde el río Jordán hasta el Mediterráneo.

“Esa gente tiene ciudadanía israelí por mera casualidad”, declaró el Ministro de Defensa Avigdor Liberman. “No son parte de la sociedad israelí. Deberían estar del lado palestino, no del israelí”. Muchos, claro está, salen a criticarlo, porque parecería generalizar respecto a toda la ciudadanía árabe, aunque claro está que quienes motivan comentarios de este tipo son los que apoyan explícitamente el terrorismo o quienes, como varios diputados de la Lista Conjunta , mayormente árabe, casi ni logran ocultar que no reconocen a Israel como Estado del pueblo judío.

Nos adelantamos a eventuales análisis que dirijan la flecha acusadora al gobierno y al Estado. Lo que ocurrió esta semana en Umm el-Fahem, no es resultado de la ley promulgada el mes pasado determinando lo ya sabido antes, que Israel es el Estado nación del Pueblo Judío. Cuando de los extremistas se trata, diríamos que la ecuación se da al revés: expresiones radicales de ese tipo son la tierra fértil en la que nace la idea de la ley en cuestión, para proteger formalmente el carácter de Israel como Estado judío.

Como probablemente recuerden quienes siguen estas páginas, nos hemos manifestado en contra de la ley tal cual fue redactada, por no incluir una mención siquiera de las minorías y de su condición de ciudadanos con iguales derechos. El que calle ese aspecto nos parece nocivo y ofensivo innecesariamente para todos aquellos ciudadanos no judíos que se sienten parte y que actúan plenamente como tales.

Pero entre eso y el apoyo al terrorismo o la negación del derecho mismo de Israel a existir-el Israel en el que viven en libertad- hay años luz de distancia.
Y al escribir estas líneas tengo frente a mis ojos a conocidos árabes musulmanes, beduinos y árabes cristianos que no sólo se sienten parte sino que aportan activamente a la sociedad e inclusive se enrolan a las Fuerzas de Defensa de Israel porque consideran que los protege también a ellos. A través de ellos, con los que tengo contacto personal y también amistad en las redes sociales, veo a otros a los que no conozco personalmente, pero que fácilmente identifico como ciudadanos árabes israelíes. No pocos usan la bandera de Israel. Hablan de Israel como su país. Defienden sus derechos y su propia calidad de vida en el Estado judío. Y son varios los que aparecen vistiendo el uniforme del ejército contando orgullosos sobre su rol en el aporte a la sociedad. Y vemos a sus amigos comentando positivamente en una singular combinación de árabe y hebreo.

Y ni que hablar de la comunidad cristiana aramea, que sostiene no deben ser llamados “árabes cristianos”, plenamente identificados con su condición de israelíes y firmes defensores de la condición judía de Israel. Y por sobre todos, los drusos, que por pedido de su propio liderazgo en los primeros años del Estado, se enrolan no como voluntarios sino por servicio obligatorio a las Fuerzas de Defensa de Israel.

Los gritos “Mártir, descansa, nosotros continuaremos tu lucha” que se oyeron el lunes por la noche en el mencionado funeral, fueron una afrenta al Estado judío. Y lo fueron también a todos aquellos ciudadanos árabes que quieren ser parte integral de la sociedad, aunque profesen otra religión. Hay caminos que el Estado mismo debe allanar ante ellos. Hay otros que probablemente jamás se puedan transitar plenamente. Y no pocos por los que solamente los propios árabes podrán decidir cómo marchar.
La integración en medio de no pocas diferencias religiosas y culturales, es un enorme desafío. Israel tiene aún lo que hacer al respecto. Pero ha alcanzado logros titánicos en medio de décadas de conflicto. Imperfectos aún, pero ejemplares.

Funeral del terrorista Ahmed Muhammad Majamid

 
Comentarios

a todos lis q apoyan al terrorismo y los cabecillas q se sientan en la kneset los echarían del pais. Israel no necesita demostrar nada. igual no nos van a amar

a todos los q apoyan al terrorismo y los cabecillas q se sientan en la kneset los echarían del pais. Israel no necesita demostrar nada. igual no nos van a amar. shalom

La paulatina radicalizacion de una parte de los árabes israelies, es un hecho tan incontestable como inquietante para el devenir de Israel, máxime cuando ésta no se vé contrarestada, por una reaccion significativa del resto los ciudadanos israelies de origen árabe, deseosos de vivir en paz en ese pais y con arreglo a la ley …
Sin querer dramatizar inecesariamente, todo parece indicar que esta tendencia puede ir en augmento avivada por colectivos cercanos a los postulados yihadistas, partidarios de una accion directa contra Israel, promulgada por grupos terroristas como hamas, la yihad islámica o hizbulá … lo cual de ser asi, nos hayariamos ante un “caballo de Troya”que pondriá en jaque la seguridad interna de Israel, con todo lo que ello conlleva …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.