Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 16, 2019
donativo

¿Puede el Laborismo Británico deshacerse del antisemitismo?


La crisis política británica se profundiza. Esto no es una cuestión ligada al Brexit, aunque eso sea lo suficientemente crítico. Más bien se trata de Jeremy Corbyn, líder del opositor Partido Laborista, que ahora, según una encuesta del mes pasado, está a cuatro puntos por delante del gobernante Partido Conservador. Aunque Corbyn no es personalmente popular, podría convertirse, en esta proyección, en el próximo primer ministro británico.

Sin embargo, se hace cada vez más obvio que Corbyn, de 69 años, durante toda su vida política hasta que fue elegido para dirigir el Partido Laborista en 2015, se alió con aquellos que desean destruir el Estado de Israel. La semana pasada, el Daily Mail publicó fotografías tomadas en un cementerio de Túnez en 2014, un año antes de convertirse en líder, ofreciéndole una ofrenda floral cerca de las tumbas de los terroristas del Septiembre Negro que mataron a 11 atletas israelíes y un policía alemán en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972 .

Corbyn, en una irritante entrevista televisiva, dijo que estaba honrando a otros que murieron en un ataque aéreo israelí, cuyas tumbas estaban a cierta distancia de las sepulturas de los de Septiembre Negro, frente a las cuales estaba parado, y que había muchas personas sosteniendo muchas coronas. Es difícil tomar eso en serio.

Pero debemos tomar a Corbyn en serio. Solo así se pueden entender las creencias que posee sobre el sionismo, sobre Israel y sobre Palestina. Porque el suyo es solo parcialmente antisemita del tipo tradicional, ya sea basado en odios religiosos, o estereotipos de judíos como capitalistas codiciosos que intentan aplastar a los trabajadores honestos.

Sus críticos creen que está destruyendo la confianza en el partido, y no solo entre los judíos. Su propio vicepresidente, Tom Watson, advierte que los laboristas “desaparecerán en un vórtice de eterna vergüenza y humillación”. Una destacada parlamentaria laborista y ex ministra, Margaret Hodge, que es judía y perdió a familiares en el Holocausto, calificó públicamente a Corbyn de antisemita. Amenazada con una investigación, ella replicó que emprendería acciones legales contra el partido; la amenaza fue eliminada.

Corbyn ha dicho en repetidas ocasiones que quiere expulsar el antisemitismo de su partido, pero que él mismo tiene mucho comportamiento antisemita para negar. En 2009, se refirió a los representantes de Hamás y Hezbollah como “amigos” en una reunión en el Parlamento. En 2010, participó en un evento en el Día de Conmemoración del Holocausto en el que un activista palestino, Haidar Eid, afirmó que los israelíes habían sido “Nazificados”. Y así.

Él y sus partidarios en el Comité Ejecutivo Nacional del partido se han negado hasta ahora a que los Laboristas se comprometan por completo a adoptar las directrices de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto en relación a la definición del antisemitismo. Han insistido en eliminar cuatro ejemplos concretos de qué tipo de discurso sería considerado antisemita. En el ejemplo más contundente, no han incluido los ejemplos de las directrices que definen como antisemitas cualquier afirmación de que “la existencia del Estado de Israel es una empresa racista” o la comparación de la política israelí contemporánea con la de los nazis.

Se puede llegar a un compromiso antes de la conferencia del Partido Laborista a fines de septiembre, aunque también se ha informado que Corbyn quiere agregar una cláusula que enfatice que las críticas a Israel son legítimas, como ya lo dicen las directrices de la Alianza.

Puede mover la disputa de los boletines de noticias y las portadas. Pero no cambiará a Corbyn ni a sus seguidores. Creen en algo más elevado que la mera aversión cotidiana hacia los judíos. Creen que el sionismo, la creencia en la creación y existencia de Israel, debe ser derrotado, lo que solo puede significar que Israel mismo debe dejar de existir, como lo exige Hamás en su carta. Esa carta fue actualizada el año pasado con una sección que reconoce por primera vez la frontera de 1967 entre Israel y los territorios palestinos, un aparente reconocimiento implícito de Israel. Pero continúa diciendo que la lucha contra “el enemigo sionista” continúa y que no hay “alternativa a la liberación completa y completa de Palestina, del río al mar”.

El ex líder de Hamás, Khaled Mashaal, agregó una importante cláusula  en la conferencia de prensa que presentó la carta: “Hamás afirma que su conflicto es con el proyecto sionista, no con los judíos debido a su religión”.

La cláusula  es importante para el grupo porque los pone del lado de los izquierdistas occidentales a los que les gusta hacer la misma distinción. Estos últimos, durante décadas, han visto el mundo a través de una lente antiimperialista, influenciados, como escribe Jamie Palmer en un ensayo reciente, por obras como “Los desgraciados de la tierra” de Frantz Fanon y el “Orientalismo” posterior de Edward Said, en ambos de los cuales se destaca la culpa occidental y la posición de Israel como una avanzada del imperialismo. Esto produjo, escribe Palmer, “la valorización acrítica de cualquier movimiento indígena que se posicionara como hostil a los objetivos e intereses occidentales”.

Corbyn y el grupo que lo rodea crecieron con estas actitudes. Podían creer en la bondad de sus motivos porque estaban del lado de los “infelices de la tierra” y en contra de aquellos cuya relativa riqueza tanto en Israel como en la diáspora los hacía obvios opresores. Podrían, con toda sinceridad, negar el antisemitismo: ¡Algunos de sus amigos eran judíos, por el amor de Dios! – pero estaban en contra de los sionistas. Y si sus amigos pensaban que los sionistas deben ser asesinados, bueno, no dirían eso ellos mismos, pero ese era el derecho de sus amigos, y ellos, literalmente, estarían con ellos.

Corbyn, a pesar  que se ha retorcido de un lado a otro para evitar asumir la responsabilidad de sus posiciones pasadas, o incluso admitir que las tuvo, puede no sufrir electoralmente debido a sus opiniones sobre Israel. Él no parece estar sufriendo ahora. E incluso puede ganar en este tema. Cientos de académicos, músicos y artistas británicos están promoviendo un boicot al país. Para la mayoría, no parece ser de gran importancia.

No es que aquellos que lo ubican en 10 Downing Street sean antisemitas. Simplemente no están tan preocupados si Israel existe. O no.

 

John Lloyd fue cofundador del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo de la Universidad de Oxford, donde es investigador sénior.

 

http://www.israelhayom.com/opinions/can-uks-labour-rid-itself-of-anti-semitism/

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.