Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Tevet 5779 | domingo diciembre 16, 2018
donativo

El castigo de la FIFA a los palestinos no es suficiente


La FIFA ha impuesto a Yibril Rayub, presidente de la Federación Palestina de Fútbol (FPF), una suspensión de 12 meses y una multa de 20.000 francos suizos por incitar al odio y la violencia. La FIFA esgrimió para ello el llamamiento de Rayub a quemar camisetas y fotografías del astro argentino Lionel Messi en vísperas de un partido amistoso que iban a disputar Argentina e Israel. Finalmente, Argentina decidió cancelar el encuentro para proteger a sus jugadores.

La decisión de la FIFA es una saludable advertencia contra quienes pretenden discriminar a Israelo incitar a la violencia contra el Estado judío, pero no es suficiente.

La campaña para que se cancelara ese encuentro no fue de ninguna manera la primera vez en que Rayub politizaba el deporte. En 2012 se opuso a que se guardara un minuto de silencio por las víctimas de la matanza de los JJOO de Múnich (1972) arguyendo que eso podría llevar a la “expansión del racismo”; y, al menos desde 2013, lidera una campaña para expulsar a Israel de la FIFA.

Rayub ha apoyado ardorosamente la violencia y rechazado la paz. En 2014 se opuso a la celebración de un partido por la coexistencia israelo-palestina y declaró: “Cualquier actividad de normalización en el deporte con el enemigo sionista es un crimen contra la Humanidad”. Rayub ha defendido la resistencia “en todas sus formas”, un eufemismo para el terrorismo, y afirmado que si los palestinos tuvieran armas nucleares las usarían, presumiblemente contra Israel.

Pese al éxito obtenido por Rayub con la cancelación del amistoso entre Argentina e Israel, elboicot deportivo contra el Estado judío parece estar remitiendo. En agosto, la Federación Escocesa de Fútbol resistió los llamamientos para anular otro amistoso con Israel. Y en mayo y julio Israel albergó competiciones internacionales de ciclismo y lacrosse.

Además, las autoridades deportivas han compelido a los países boicoteadores a poner fin a su exclusión de Israel. En julio, la Federación Internacional de Judo descartó a Emiratos y Túnez como anfitriones de torneos porque no garantizaban un trato igualitario a los atletas israelíes. El propio Túnez tuvo que afrontar fuertes presiones de la Federación Mundial de Ajedrez ante la perspectiva de que pudiera impedir a una israelí de 7 años participar en un torneo: en agosto dio marcha atrás y se comprometió a permitir la participación de todos los inscritos, israelíes incluidos. Esta es la más reciente acción en una serie de castigos que han apartado a los países discriminadores del boicot contra Israel.

El castigo de la FIFA a Rayub es un muy buen primer paso, y confiemos en que convenza a Rayub y a otros como él de que desistan de su conducta antideportiva. Pero hay que destacar que la FIFA ha sancionado a Rayub por violar el artículo 53 de su código disciplinario con sus amenazas a Messi, lo que revela lo en serio que se toma la FIFA las amenazas a sus superestrellas. Ahora bien, no disciplinó a Rayub por su campaña para imponer un boicot al fútbol israelí ni reaccionó a su llamamiento de 2013 a atacar Israel con bombas nucleares.

Así las cosas, aún es pronto para felicitar a la FIFA.

 

© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.