Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 14, 2019
donativo

Luchando contra la buena batalla en Europa


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Acabo de regresar de una gira de conferencias en Noruega y Dinamarca, patrocinada por el lobby pro-israelí conocido como MIFF ( Med Israel for fred, noruego por ‘With Israel for Peace’), que ahora está expandiendo sus operaciones profesionales de Noruega a Dinamarca .

MIFF es la organización pro-israelí más grande, no sectaria y no partidista de Europa, con más de 11,000 miembros asociados en Noruega y comenzando con 120 miembros en Dinamarca.

La organización tiene una poderosa presencia en las redes sociales (que es una alternativa crítica a la hostil prensa escandinava). Involucra a más personas en Facebook que algunos de los principales partidos políticos noruegos, y – liderado por el infatigable Conrad Myrland – se ha convertido en un lobby eficaz y respetado.

Conocí a docenas de noruegos y daneses que se paran en las esquinas repartiendo folletos sobre Israel,  escriben artículos de opinión, aprendida en defensa de Israel y  presionan a los parlamentarios y ministros del gobierno en apoyo de Israel. Muchas personas que conocí a través del MIFF habían estado en Israel varias veces, en algunos casos más de 30 veces. Algunos habían trabajado en un kibbutz o se habían ofrecido como voluntarios en el ejército.

Muchos eran cristianos creyentes; otros reconocieron a los secularistas con un agudo sentido de la historia y una exigencia de una política exterior justa cuando se trata de Israel.

Este fue mi segundo período de servicio para MIFF, entrenando a sus activistas y reuniendo a sus tropas. Como era de esperar, encontré a muchos de ellos desanimados, debido a la rigurosa crítica europea a Israel y al creciente boicot, desinversión y actividad de sanciones en su contra.

Gran parte del discurso político en el norte de Europa ha sido capturado por el pensamiento progresista radical, que hace que la gente se sienta incómoda con el uso de la fuerza por parte de los estados-nación en casi todos los casos. La posición de «fortaleza» de Israel y su recurso frecuente a la acción militar para defenderse son luego manipulados por actores malvados para agredir al estado judío.

Intenté inspirar a los líderes del MIFF con una evaluación positiva de la situación estratégica, diplomática e interna de Israel. Israel está ganando en todos los frentes, argumenté. ¡Y ellos, activistas pro-Israel, están en el equipo ganador! Y ofrecí una serie de enfoques para vencer a BDS, sobre la base de las estrategias exitosas empleadas por los expertos en abogacía estadounidenses y canadienses.

En primer lugar, insté a los miembros del MIFF a adoptar la estrategia de «valores compartidos» desarrollada y perfeccionada hace más de una década por el Centro canadiense de cabildeo pro israelí para Israel y Asuntos Judíos, y en los últimos años parcialmente adoptada por el servicio exterior israelí.

Esto significa reforzar la marca de Israel haciendo hincapié en la naturaleza democrática y abierta de la sociedad israelí, sus libertades, vitalidad y creatividad. Cuando las personas ven reflejados sus valores y su forma de vida en Israel, también se abren al apoyo político a Israel frente a las amenazas a su seguridad.

En segundo lugar, los activistas pro-Israel siempre deben enfatizar el deseo de paz de Israel. Esto va al núcleo del caso de Israel. Es muy simple: los europeos quieren paz. Y se pondrán del lado de aquellos que demuestran estár buscando la paz.

Desafortunadamente, el récord de esfuerzos de pacificación de Israel simplemente no se conoce por ahí. Incluso los observadores sofisticados de asuntos internacionales no saben que Israel ha puesto sobre la mesa tres propuestas de paz a gran escala en los últimos 15 años que involucran la independencia palestina y el dominio casi total de Cisjordania. Sin embargo, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas rechazó todas estas ofertas y prefirió luchar, incluso negando la historia judía en la tierra de Israel.

No importa cuán ridículamente evidente parezca que los israelíes desean profundamente la paz, la repetición de esta verdad es extraordinariamente importante. La investigación de opinión pública demuestra que si usted cree que Israel tiene un historial sólido de compromisos para garantizar la paz con sus vecinos, hay un 93% de probabilidad  que diga que su país debe apoyar diplomáticamente a Israel. Si no está de acuerdo con eso, solo hay un 7% de probabilidad que diga que su país debería apoyar a Israel.

Les dije a los activistas del MIFF que el conocimiento de los fracasos palestinos (terrorismo, rechazo del derecho a existir de Israel, ataques con misiles, uso de escudos humanos, etc.) no se correlaciona de manera significativa con el apoyo a Israel. Por desgracia, es completamente posible que las personas crean todas las acusaciones negativas contra los enemigos árabes, palestinos y especialmente iraníes de Israel, pero también creen que Israel hace cosas terribles, y por lo tanto concluyen que su país debe ser neutral en el conflicto árabe-israelí.

Por encima de todo, alenté a los valientes amigos noruegos y daneses de Israel a participar en conversaciones francas y desvergonzadas sobre Israel. Sin ser desagradable o insensible con respecto a nuestros adversarios, uno puede transmitir un profundo sentido de sinceridad y credibilidad verbalizando las líneas rojas israelíes y enunciando los compromisos sionistas básicos.

Esto significa hablar sobre la justicia y la nación judía. Simplemente no es suficiente para explicar los dilemas de seguridad de Israel o volver a analizar la generosidad diplomática de Israel hacia los palestinos. Lo que se necesita es una reformulación mucho más básica de la causa y el propósito de Israel. Háblelo alto y claro, les dije: ¡Israel es una gran reunión histórica de personas y tierra, y un actor justo y moral en el Medio Oriente árabe medieval y violento!

Además, la demanda de justicia e imparcialidad para Israel es, de hecho, una demanda de paz. Solo cuando los palestinos se enfrentan a la realidad, por ejemplo, el hecho  que después de 70 años la mayoría de ellos ya no se puede considerar como refugiado de Palestina y que no «regresarán» a Israel, pueden surgir oportunidades de compromiso y paz. Fantasías como el llamado «derecho» de retorno solo alientan las demandas absolutistas y el obstruccionismo.

Y, por lo tanto, los amigos de Israel en el extranjero no necesitan disculparse por Israel todo el tiempo. No necesitan disculparse por afirmar que la sociedad israelí es más fibra moral que la mayoría, o por insistir en que los árabes reconozcan a Israel como la patria nacional del pueblo judío. No necesitan disculparse por la defensa vigorosa de Israel de sus ciudadanos contra los túneles del terror de Hamas y las marchas fronterizas en Gaza, o frente los misiles de Hezbollah en el Líbano, o contra las bases iraníes en Siria.

Y así, pueden retroceder con cierto desafío. Habiendo estado tan equivocados en sus ingenuas esperanzas por los Acuerdos de Oslo,  la Primavera Árabe, y  el trato con Irán – y habiendo sido tan irresponsables durante el Holocausto – los líderes y pueblos europeos no tienen el derecho moral de decirle a Israel qué hacer, cómo conducir su política, dónde erigir sus vallas de seguridad, cómo llevar a cabo sus campañas militares, dónde dibujar sus fronteras o cómo defenderlas, o qué tierras ancestrales intercambiar, si es que lo hace, con los palestinos.

Cuando hablas de los derechos nacionales fundamentales del pueblo judío en su tierra ancestral sobre el derecho de los israelíes a vivir sin miedo y sobre la forma en que la sociedad israelí comparte los mismos valores creativos, constructivos y amantes de la paz, apreciados por la gente de bien en todo el mundo, usted puede ganar, al menos, cierto respeto a regañadientes por Israel y, en muchos casos, frustrar las iniciativas de BDS, [movimiento israelófobo que busca la marginalización del Estado judío mediante una campaña de boicot, desinversiones y sanciones)

 

***David M. Weinberg es vicepresidente del Instituto de Estudios Estratégicos de Jerusalén, jiss.org.il

http://www.israelhayom.com/opinions/fighting-the-good-fight-in-europe/

 
Comentarios

Mucho es el trabajo que queda aún por hacer, en el ámbito de la difusion en favor de Israel, y eso en Europa lo sabemos tanto o mas que en cualquier otro lugar del planeta … Por ello alentamos iniciativas orientadas en tal sentido, tendentes a acercar a ese pais, y por extension al mundo judio , a una sociedad occidental poco o mal informada al respecto , cuando no abiertamente manipulada desde los médios …
Europa e Israel, son llamadas a compartir mucho mas que acuerdos comerciales de caracter bilateral, o intercambios tecnológicos y científicos por muy importantes que estos sean … son llamadas a compartir una cosmovision de las cosas, basada en identicos valores morales y democráticos, y unas mismas ánsias de libertad y paz ,todo ello en un clíma de mútua confianza. respeto y colaboracion … «si es ésto soñar»…

Me declaro partidário de hacerlo …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.