Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 14, 2019
donativo

Los éxitos en el campo de la seguridad y la política son excelentes, pero la amenaza para nosotros es interna


Israel puede sentir satisfacción desde el punto de vista de su seguridad: Obtuvo logros en su campaña contra Irán, en su lucha contra el terror de los individuales y también en Gaza. Si hay una amenaza para la resiliencia israelí, comienza desde dentro de nosotros.

Ha caído un silencio absoluto sobre el Golán, durante las últimas semanas, después de seis años de guerra. El ejército de Assad ha desplegado dos brigadas frente a Israel, pero todavía no se acercan a la frontera y también evitan la entrada a la mayoría de las aldeas adyacentes a nosotros. Los rusos desplegaron su policía militar en varios puntos importantes, y pronto veremos a las fuerzas de la ONU regresando a sus antiguas posiciones en el lado sirio.

Las brigadas de Assad también están acompañadas por oficiales de Hezbollah, y la pregunta que nos preocupará en el nuevo año es si ellas tratarán de iniciar tensiones y fricciones a lo largo de la frontera del Golán. Las Fuerzas de defensa de Israel se están preparando para esta eventualidad, pero todos los indicios sugieren ahora que no Assad y no los rusos están interesados ​​en el frente israelí. Tienen que tratar aun con una reserva natural en el último bastión rebelde en Idlib, y muy pronto se iniciará allí la temporada de caza.

No hay necesidad de sentirse demasiado impresionado por el acuerdo de cooperación que se firmó, con mucho ruido y tensión, entre Irán y Damasco. Se supone que el acuerdo permitirá a Irán rehabilitar al ejército de Assad y en el camino establecer instalaciones de producción militar en Siria, pero es altamente dudoso que los rusos lo permitan. No van a cederle a nadie la menor ganancia que quede en el seco limón sirio.

Los rusos también entienden el precio que Assad pagará por la consolidación de una base iraní. En la campaña llevada a cabo con prudencia por el primer ministro y jefe del Ejército, Gadi Eizenkot, se les recordó a los iraníes que la inteligencia israelí es superior tanto en el campo de la información como en el área aeroespacial. El durísimo golpe que azotó Israel contra decenas de objetivos de Irán en Siria en el mes de mayo la dejó en estado de shock. El ataque destruyó alrededor de un tercio de la infraestructura de Irán a Siria. Israel supone que los iraníes responderán por lo que mantiene en la mira a nuevos nos objetivos para la continuación del intercambio de golpes. En retrospectiva, hubiese sido correcto atacar más objetivos.

Pero dicha oportunidad vendrá. La campaña contra Irán en Siria todavía está lejos de terminar, y el intercambio de amenazas de esta semana ilustró esto. Los iraníes han invertido alrededor de 17 mil millones de dólares en Siria por lo que no tienen intención de irse de allí. Ahora que la guerra se está terminando, Assad comienza a entender lo ha construido en el país: escuelas, instituciones religiosas chiíes y centros de las milicias chiítas con sus viviendas lo que ha cambiado el equilibrio demográfico que se ha diluido en Siria. Él estaría feliz de ver a los iraníes salir de su país también.

No todo es color negro

La política israelí ha llevado a un logro impresionante en los “territorios también”, frente a lo que parece ser un fenómeno insuperable: el terror de unos pocos. Un avance espectacular en la confrontación tecnológica contra el fenómeno de los terroristas aislados, combinado con una política sabia que separa a la población del terrorismo, condujo a una reducción significativa de los ataques terroristas. No puede usar la palabra decaimiento porque este fenómeno no desaparecerá y nos molestará de vez en cuando. Pero la ola que se elevó en Rosh Hashaná hace tres años y barrió al país en su conjunto, se ha convertido en algunos eventos en el último año sin influencia estratégica.

En Gaza han terminado cuatro años benditos de calma y disuasión. La conducta precisa de Israel ha logrado bloquear tanto las procesiones hacia la valla de seguridad como el fenómeno del incendio provocado que hacen los palestinos, tal vez incluso extendiendo la fuerza de la disuasión de Israel. Se trata de un éxito no trivial tanto como la cooperación entre las FDI y el primer ministro, precisamente debido a la histeria aguda que afectó a los medios de comunicación israelíes y algunos ministros del gabinete.

Cuando llevo a invitados al bode de Gaza en las últimas semanas, todos se sorprenden al ver que no todo es negro. Sí, hay algunos puntos negros en los campos alrededor de Gaza, y no los menosprecio. Sí, 12 millones shekel fueron dañados en la agricultura (equivalente al ataque con ocho aviones F-15), y no hay necesidad de menospreciar esto. Pero, contrariamente a algunas de las descripciones en los medios, ni el estado ni todo el borde de Gaza se quemaron.

Israel comenzó a negociar con Hamas, liderado por el jefe del Shin Bet y el ministro de Defensa (que la semana pasada sufrió amnesia). Hamás es el órgano relevante para llegar a un acuerdo sobre Gaza. En estos momentos se ha llegado a un primer piso de acuerdos: El silencio regreso y retornó el suplimiento constante para las personas de Gaza aunque agua y electricidad aun no y por lo tanto las próximas fiestas hay que dedicarlas a realizar un balance e introspección: ¿Es deseable separar Gaza de Abbas y dirigirnos hacia un movimiento para reconocer el estado de facto de Hamás, o continuar soplando consignas huecas e ir a otra campaña militar allí? El balón está en nuestras manos.

Estos éxitos no nos liberan de un profundo examen de conciencia en los Altos Días Santos que nos sobrevienen. Si hay una amenaza para la resiliencia israelí, es interna. Junto a la seguridad bien preparada y las políticas internacionales, el primer ministro dirige una política interna de incitar a los israelíes los unos contra los otros. Una línea directa pasa entre cada mano levantada para votar a favor de la Ley Nacional y la mano que izaron una cadena sobre el doctor y sus dos amigos en Kiryat Haim. Los dedos se suscitaron en favor de una ley que divide son los mismos dedos que han rociado gas pimienta, en el aeropuerto, a un minibús de la familia drusa. Si alguien cree que esta violencia se detendrá solamente a casos contra los no judíos es recomendable que estudie los procesos que tuvieron lugar en Europa hace 80 años.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.