Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 4, 2019
donativo

Unicidad del Holocausto

Hace días, en las redes sociales vimos una discusión en la cual un periodista acusó a los organismos judíos de haber colaborado con los nazis. La realidad fue otra...


Hace días, en las redes sociales vimos una discusión en la cual un periodista acusó a los organismos judíos de haber colaborado con los nazis. La realidad fue otra, pero el periodista insistió en su error manipulando información; así, apuntó al llamado de Robert Weltsch, editor del Jüdische Rundschau, a portar la Estrella Amarilla, en 1933, años antes que los nazis obligaran a los judíos a llevarla. El periodista quiso ilustrar que hubo una forma de colaboracionismo por parte de un sector intelectual judío, sin aceptar que, para el momento, tuvo un significado opuesto. En su editorial, Weltsch dijo: “La insignia amarilla úsela con orgullo”, como un enfrentamiento al boicot nazi.

También machacó con enunciados fuera de contexto, del libro “Eichmann en Jerusalén: la banalidad del mal” de Hanna Arendt, publicado en 1963. El periodista no entendió la dimensión y unicidad del Holocausto que colocó a la humanidad en circunstancias jamás vistas.
Peor aún, mostró un obsceno y falaz empeño en señalar que los judíos eran culpables; escribió: “No se puede negar la culpabilidad de organizaciones judías. Si esa colaboración no hubiese existido, más de la mitad se hubiese salvado”. Más bien, la historia expone que, si los ciudadanos no judíos se hubieran enfrentado al nazismo para proteger a sus compatriotas judíos, ciertamente, más de la mitad hubiera sobrevivido. En los países Bálticos, Polonia, Holanda, Ucrania, Hungría, Rumanía se colaboró con los nazis en la perpetración del Holocausto. En cambio, cuando Hitler ordenó la deportación de los judíos daneses a campos de concentración, los daneses los trasladaron a Suecia, salvando al 99% de sus judíos. El pueblo búlgaro salvó a sus 48.000 judíos. Igualmente, muchos italianos los ampararon.
Posterior a Arendt hubo investigadores académicos sobre el Holocausto que revelaron una resistencia judía significativa; entre ellos, Yehuda Bauer, quien describió: “En su intento de aniquilación física total de todos los judíos en todas partes, el Holocausto es único. Se encuentra en el extremo de un continuo de brutalidad humana, que se extiende desde el asesinato en masa, que se ha convertido en un lugar común, hasta el genocidio”. Esa definición es suficiente para comprender la magnitud de un evento sin símiles.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.