Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Kislev 5779 | martes noviembre 20, 2018
donativo

VAIERÁ 5779


B”H

Di-s se revela a Avraham tres días después de la circuncisión del primer judío a la edad de 99 años; pero Avraham se retira rápidamente del encuentro para preparar una comida para tres invitados que aparecen en el calor del desierto. Uno de los tres, que son ángeles disfrazados de hombres, anuncia que, exactamente en un año, la estéril Sara dará a luz a un hijo. Sara se ríe.

Avraham suplica a Di-s que perdone a la perversa ciudad de Sdom. Dos de los tres ángeles disfrazados arriban a la ciudad perdida, donde el sobrino de Avraham, Lot, les extiende su hospitalidad y los protege de las malvadas intenciones de la multitud. Los dos huéspedes revelan que vinieron a destruir el lugar y para salvar a Lot y su familia. La esposa de Lot se convierte en una estatua de sal cuando transgrede el mandato de no mirar hacia atrás a la ciudad en fuego mientras se escapan.

Mientras se refugiaban en una caverna, las dos hijas de Lot (creyendo que ellas y su padre eran los únicos vivos en todo el mundo) embriagan a su padre, se acuestan con él y quedan embarazadas. Los dos hijos nacidos de este incidente son los padres de las naciones de Amón y Mob.

Avraham se muda a Grar, donde el rey Filisteo Avimelej toma a Sara, que es presentada como la hermana de Avraham, a su palacio. En un sueño, Di-s advierte a Avimelej que morirá a menos que devuelva la mujer a su marido. Avraham explica que temía ser asesinado por la hermosa Sara.

Di-s recuerda Su promesa a Sara y le da, junto con Avraham, un hijo, que es llamado Itzjak (“se reirá”). Itzjak es circuncidado a los ocho días; Avraham tiene 100 años y Sara 90 en el momento del nacimiento.

Hagar e Ishmael son echados de la casa de Avraham y deambulan por el desierto; Di-s oye el llanto del muchacho agonizante y le salva la vida mostrándole a su madre un pozo de agua. Avimelej hace un pacto con Avraham en Beer Sheva, donde Avraham le entrega siete ovejas como símbolo del pacto.

Di-s prueba la devoción de Avraham ordenándole sacrificar a su hijo Itzjak en el Monte Moria (el Monte del Templo) en Jerusalén. Itzjak es atado y colocado en el altar, y Avraham levanta el cuchillo para degollar a su hijo. Una voz del cielo lo llama a detenerse; un carnero, atrapado en los arbustos por sus cuernos, es ofrecido en lugar de Itzjak. Avraham recibe la noticia del nacimiento de una hija a su sobrino Betuel.

CONTRA SU PROPIA NATURALEZA

Al relatar el sacrificio de Itzjak, cuando Abraham toma el cuchillo, la Torá utiliza una frase un tanto extraña: “Envió Abraham su brazo y tomó el cuchillo”, en lugar de decir directamente “Y Abraham tomó el cuchillo”. ¿A qué se debe el uso de las palabras “y envió su brazo”? Abraham era el epítome de la bondad, es más, todo él era bondad, hasta la última de sus células era bondad. Por ende el simple hecho de causar daño a un ser vivo, independientemente de que se tratara de su hijo, iba contra su propia naturaleza. Pero había de por medio un mandato Divino, y para cumplirlo debió “obligar” a su cuerpo a llevarlo a cabo, por ello “envió su brazo” a tomar el cuchillo para realizar el sacrificio.

De aquí debemos aprender a dejar de lado nuestras propias inclinaciones, nuestra propia naturaleza cuando se trata de cumplir la voluntad del Creador.

 

 

Cómo ser padre

Por Tzvi Freeman

Estimado Rabino:

Soy padre y no tengo idea de cómo educar a un niño judío. Lo único que sé es que no tengo que hacer lo que hizo mi padre, y eso es precisamente lo que termino haciendo… Mi deseo es que mi hijo crezca fuerte en su judaísmo y con confianza en sí mismo.

Un padre

 

Shalom querido padre:

Lo único que tienes que saber es lo que dicen dos breves frases: el primer diálogo entre un padre y su hijo que aparece en la Torá escrita:

Y entonces, Isaac le dijo a su padre: “¿Padre mío?”.

Y Abraham dijo: “Heme aquí, hijo mío”.

Hay más, pero acá tenemos que hacer un alto para poder ver la imagen completa.

Ya habíamos encontrado esas mismas palabras antes ‒una sola vez‒, al comienzo de este mismo relato. Abraham le responde a su hijo con las mismas palabras que él uso antes para responderle a Di-s:

Y sucedió después de todas estas cosas que Di-s puso a prueba a Abraham, y Él le dijo: “¡Abraham!”, y Abraham respondió: “Heme aquí”.

Y entonces, Di-s le pide a Abraham que haga algo que va en contra de cada una de las células de su cuerpo y de su alma: que endurezca su corazón, que apague la mente, que tome a su hijo y “lo eleves como sacrificio en una de las montañas que te mostraré”.

Los hombres conocen la modalidad. El entumecimiento. Tengo que hacer lo que tengo que hacer. Lo hacemos cuando vamos a la guerra y cuando vamos al trabajo, cuando despedimos a un empleado y cuando disciplinamos a un hijo. Adentro de nosotros una vocecita grita: ¡Este no soy yo! ¿Cómo soy capaz de hacer algo así? Simplemente, le decimos a esa vocecita que se calle para que podamos terminar con el trabajo. Todos pasamos por esto alguna vez. En el trabajo, tienes una fecha límite. Una reunión importante por un contrato de envergadura. Los “pesados” de siempre, que te vuelven loco. Las horas pico en el tránsito, que te hacen estallar los nervios. Las 7.30, a la mañana siguiente, y no quieres ir. Ni una sola célula de todo tu cuerpo quiere ir, pero tienes que ir.

Está bien, ese no eres tú; tú eres un hombre de familia con prioridades familiares. Sin embargo, para alimentar a la familia, uno tiene que hacer sacrificios. No sientas lo que sientes. No pienses lo que piensas. Si lo haces, te volverás loco. Ahoga esa voz que tienes adentro. Sé un hombre, como siempre fueron los hombres desde que sus pies tocaron la tierra fría y dura. Simplemente, hazlo. El papá que hay dentro de ti se apaga. Y junto con él, también sus hijos.

“¿Papá?”.

“En este momento estoy ocupado”.

“¿Papá?”.

“Lo lamento, querido, estoy ocupado. Ve a hablar con mamá”.

Eso es lo que este mundo estrafalario es capaz de hacerle a un hombre: mientras provee a su familia, la sacrifica en su propio altar.

Y aquí está Abraham, en medio de su prueba más grande. Solamente puede centrarse en una sola cosa: hacer lo que se le mandó. Y allí es donde él está en un ciento por ciento. Después de todo, no se trata meramente de ganarse el sustento. Acá se trata de escuchar la voz de Di-s y, además, lo está llamando Isaac, quien no está seguro de que su padre realmente esté allí.

“¿Papá?”.

“Heme aquí, hijo mío. Yo, totalmente. Para ti, totalmente. ¿Qué pasa?”.

Tal vez, esa haya sido toda la prueba. Tal vez, solamente con eso Abraham demostró que era digno de ser el padre de la Nación que traería al mundo la compasión de Di-s.

Tal vez. Pero hay algo que sí sé con certeza: con esas palabras, Abraham le pasó la antorcha a la siguiente generación, porque cuando Isaac vio que su padre estaba totalmente junto a él de la misma manera y en la misma medida que estuvo junto a Di-s cuando Di-s le habló, entonces estuvo dispuesto a estar totalmente junto a su padre y al Di-s de su padre.

Esas palabras son lo único que tienes que saber para ser un verdadero papá judío. El resto ya va a venir solo.

“Heme aquí, hijo mío. Todo para ti”. (www.es.chabad.org)

 

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.