Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

El gobierno de Israel posee una estrategia clara: No desea derrotar a Hamás sino amedrentarlo


No pocas propuestas para resolver la situación en la frontera de Gaza están en la agenda; algunas son poco prácticas y otras son delirantes. Mientras tanto, solo el gobierno sabe cómo manejar a la organización terrorista.

Ahora tenemos una breve pausa con Hamás, no escuchamos el término “arreglo”, pero el escenario está lleno de ideas sobre cómo lidiar con el problema de la Franja de Gaza. Todos me recuerdan la historia trillada de aquel distinguido profesor de Oxford que, durante la Primera Guerra Mundial, había comparecido ante el Comité del Almirantazgo británico para aconsejar qué hacer contra los mortales submarinos alemanes. “Tienes que crear un vacío en el área donde se puedan ubicar a los submarinos, y luego serán descubiertos y podrás destruirlos”, explicó un profesor con gran importancia. Los almirantes estaban asombrados por la maravillosa idea. “¿Cómo lo haces?”, le preguntaron con admiración… “Ah, ese ya es tu problema”, le respondió.

En cada idea, la más brillante, el perro está enterrado en su capacidad de ejecutar tal plan, su implementación, cómo se hace, aquí y ahora o en el futuro inmediato. Así que aquí vemos, últimamente, una colección de ideas “brillantes”.

La primera idea es hacer la paz con Irán, y luego el problema de Gaza se resolverá por sí solo. Esto no es una broma; estas son declaraciones hechas por el ex gobernador de la Franja de Gaza en una larga entrevista en el suplemento de Maariv. Es decir, la idea proviene de un experto en el tema de Gaza.

La segunda idea, también de un ex gobernador de la Franja de Gaza, también se encuentra en dicha entrevista: él y otro conocido orientalista quieren reunirse con el líder de Hamás, Yahya Sanwar, para encontrar una solución. ¿Y eso por qué? Porque, en su evaluación, Hamás ha alcanzado la madurez para llegar a un acuerdo, al igual que la OLP llegó a la madurez en la década de 1990, por alguna razón me recuerda a los políticos que se jactaban que si solo a ellos los dejasen entrar en una habitación solo con Abu Ala u otra persona (o ambos), cerrarían el asunto con él, ellos (de hecho) entraron, pero no cerraron ningún acuerdo.

La tercera idea es que debe iniciarse un diálogo político con la Autoridad Palestina, porque “la única manera de lograr la calma a largo plazo en Gaza pasa a través de Muqata”. Los dueños de esta hermosa idea no explican cómo lo hará la Autoridad Palestina. ¿Sacarán a Hamás? ¿Le desarmarán? ¿Será rehabilitado el público de Gaza? Por supuesto, hay quienes recomiendan que las FDI ocupen Gaza, destruyan a Hamás y llamen a Abu Mazen para que se haga cargo de la Franja de Gaza y así este traiga la calma al perímetro de Gaza.

La cuarta idea es “una solución política basada en una visión de dos estados y una visión amplia de la arena local“. Esta fórmula se convirtió en una favorita, la vi en el artículo de tres respetables escritores

La cuarta idea es “una solución política basada en una visión de dos estados y una visión amplia de la arena local”. Esta fórmula se ha convertido en una favorita, la vi en un artículo de tres escritores distinguidos (líderes del movimiento “Un futuro azul y blanco”, en varios carteles de protesta (“solo una solución política”) y en declaraciones de políticos. ¿Qué es exactamente esto? ¿Cómo haces esto? La idea no es explicada.  Parecen tener una fórmula mágica secreta, o predicen que Hamás sufrirá una metamorfosis: Creen que van a renunciar a su ideología nacionalista extrema y su interés supremo que es la acumulación militar (sumar fuerzas bélicas). Quizás deberían preguntarse por qué Occidente no le ofreció a ISIS una solución política, porque no tiene sentido, como lo es con el Hamás.

En mi opinión, ha habido una estrategia clara llevada a cabo por los gobiernos israelíes desde que Hamás tomó el control de la Franja de Gaza. Puede uno no estar de acuerdo con ella, o pueden seguir quejándose que el gobierno no tiene una estrategia, pero su punto principal no es la derrota de Hamás, sino su disuasión y lograr calma en la frontera a través de la combinación de aspirinas (derechos de pesca y pasajes abiertos) y fuertes golpes. El problema actual: el último golpe ha sido demasiado débil. Pero no habrá oportunidades futuras para arreglar esto.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.