Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 14, 2019
donativo

¿Quién se beneficia cuando Estados Unidos se retira de Siria? No Israel

La decisión de Washington es contraproducente: le da a Irán un segundo frente en su guerra contra el Estado judío y deja el IS activo, diga lo que diga Trump: erosiona la posición de Estados Unidos en el escenario mundial y le da a Putin aún más poder en el Medio Oriente


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El Estado Islámico todavía está presente en Siria e Irak, y sin embargo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está retirando sus fuerzas de Siria. Tenía la intención de hacerlo hace mucho tiempo, pero el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, lo disuadió. La razón declarada para mantener a las tropas estadounidenses en Siria fueron sus aliados kurdos, ya que si los consultores estadounidenses abandonaran a los kurdos, la traición diezmaría la reputación y la credibilidad de los estadounidenses. Tal medida también invalidará la insistencia de Israel que Siria, Irán y Turquía no deben recibir carta blanca para hacer lo que quieran en el país ubicado estratégicamente.

Pero Trump quería salir de Siria, principalmente por razones económicas, y por lo tanto declaró la victoria sobre el EI. La Casa Blanca se apresuró a afirmar que la salida de los Estados Unidos no indica que los estadounidenses abandonen la coalición contra el EI, sino que ahora que el EI ha perdido sus bastiones, la Casa Blanca está «haciendo la transición a la siguiente fase de la campaña».

Tropas estadounidenses en Siria (Foto: AFP)

Tropas estadounidenses en Siria (Foto: AFP)

No está claro qué significa «transición». ¿Retirarán los Estados Unidos a sus asesores militares de Siria y los trasladarán a Jordania? ¿O estará satisfecho peleando con sus tropas en Irak? ¿Los estadounidenses utilizarán su poder aéreo de la Sexta Flota en el Mediterráneo en lugar de las bases militares en Siria? Cualquiera que sea la forma en que esto suceda, esto no es una buena noticia para Israel.

El anuncio de la Casa Blanca significa que EE. UU. Está dejando que Rusia e Irán, y hasta cierto punto Turquía, den forma a sus propios intereses y al nuevo orden que se formará en Siria al final de la guerra civil.

Como resultado, Irán se consolidará más fácilmente en Siria y la influencia de Putin en el Medio Oriente, incluido Irak, crecerá. Los kurdos sirios, que están perdiendo el apoyo de un protector y consejero, tendrán que buscar refugio en los brazos de Assad mientras que, una vez que las fuerzas estadounidenses abandonan el área, Turquía es libre de atacarlos a voluntad.

 

¿Quién confiará en los Estados Unidos ahora?

Los Estados Unidos tenían alrededor de 2.000 efectivos militares en Siria. Estaban estacionados allí para ayudar a las Fuerzas Democráticas de Siria, un destacado grupo de oposición, a luchar en los enclaves rebeldes en el desierto al este del río Éufrates.

A pesar de lo que afirma Trump, el EI aún no se ha destruido por completo: las tropas estadounidenses y sus aliados kurdos los estaban eliminando con éxito. Hasta ahora.

La presencia estadounidense en Siria, por lo tanto, sigue siendo necesaria, aunque son pequeñas en número. De hecho, esta fuerza, junto con sus aliados kurdos, tiene todo el territorio al este y al norte del río Éufrates, aproximadamente un cuarto de todo el territorio de Siria. Cuando los asesores militares estadounidenses regresen a casa, los EE. UU. perderán un activo importante que le otorgaría influencia sobre lo que surja en Siria después de la guerra civil.

Otro activo militar estadounidense en Siria es una base de las Fuerzas Especiales en Al-Tanf, cerca del triángulo fronterizo sirio-iraquí-jordano. Desde esta base militar, las fuerzas aéreas y de inteligencia de EE. UU. operan contra los enclaves del EI en el área de Deir ez-Zour. Pero lo que es más importante, estas tropas impiden que Irán transfiera milicias, misiles y otras armas a través del corredor terrestre desde Irán a través de Irak a Siria y hacia Hezbolá en el Líbano.

 (Foto: EPA)

(Foto: EPA)

Por lo tanto, la salida estadounidense de Siria no es un buen augurio, tanto desde una perspectiva israelí como jordana. Es esta presencia estadounidense la que actualmente bloquea el establecimiento de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní y las milicias chiítas que trajo a Siria, cerca de sus fronteras con Jordania e Israel.

Más importante aún, esta retirada erosiona el estado de los Estados Unidos como una potencia mundial y como una persona influyente en el Medio Oriente. Los rusos quieren que los asesores militares estadounidenses se retiren para que Washington no pueda pedir una parte del botín una vez que finalice la guerra civil.

Peor aún, se percibirá que Estados Unidos abandona los intereses de sus aliados en el Medio Oriente, no solo Israel y Jordania, sino también Arabia Saudita, que se considera el patrón de los musulmanes sunitas en Siria. Además, al retirar sus fuerzas, Washington está perdiendo una tarjeta de negociación en su trato con Rusia.

Cuando Trump retire a sus soldados de Siria, puede estar seguro que Qasem Soleimani, el comandante de la Fuerza Quds de Irán, se frotará alegremente las manos e informará alegremente al líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei,  que otro obstáculo se ha apartado de su camino en Siria. y un segundo frente contra Israel ahora está maduro para abrirse.

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5429537,00.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.