Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 13, 2020
donativo

La decisión de los Estados Unidos de retirar las fuerzas de Siria: importancia para Israel


 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Para los Estados Unidos, que todavía tiene intereses en el Medio Oriente, una retirada precipitada de las fuerzas de Siria debilita su influencia en los procesos en la región y limita su espacio para maniobrar frente a los desafíos existentes. La administración de los EE. UU. deja a sus aliados con signos de interrogación sobre la capacidad de los EE. UU. para respaldar sus políticas y, al mismo tiempo, aumenta la motivación de Irán para reforzar su control e influencia en el área. Israel permanece solo en su campaña contra el atrincheramiento iraní en Siria, y como mucho recibirá el respaldo político de Estados Unidos en el contexto de esta lucha.

La decisión del presidente Donald Trump de eliminar a las fuerzas estadounidenses de Siria tomó por sorpresa a las elites políticas y de seguridad de los EE. UU. y a los aliados estadounidenses en la región. En los últimos meses y luego del nombramiento de un enviado especial de Estados Unidos en Siria, personalidades de alto nivel, incluido el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton, habían declarado, contrariamente al enfoque inicial de Trump, que las fuerzas estadounidenses permanecerían en Siria hasta que los iraníes se fueran y se estableciera un acuerdo político. alcanzado. La renuncia del secretario de Defensa Jim Mattis ilustra la gran brecha existente entre la decisión del presidente y la posición de los asociados profesionales.

Las razones inmediatas de la decisión del presidente Trump en este momento aún no están claras, o si están relacionadas con causas internas y / o con el «acuerdo» que está tratando de avanzar con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que vinculará la venta de los sistemas de defensa aérea Patriot sustituyen al S-400 que Ankara quiere comprar a Rusia y la venta adicional de aviones F-35 a Turquía. También parece que la retirada está destinada a evitar la fricción entre las fuerzas estadounidenses y turcas en el noreste de Siria. En cualquier caso, la decisión no parece ser un componente de un acuerdo más amplio en Siria que involucre a Rusia también.

El presidente Trump explicó su decisión diciendo que ya no había necesidad de fuerzas estadounidenses en Siria, ya que la misión de derrotar al Estado Islámico se realizó con éxito, y que Estados Unidos no tenía que ser el «policía» regional. De hecho, los esfuerzos militares de la coalición encabezada por los Estados Unidos ha registrado muchas victorias en sus ataques contra el Estado Islámico, pero las fuerzas de combate activas permanecen en Siria e Irak (según informes recientes, hay cerca de 3.000 combatientes en el área). A pesar de las declaraciones de Washington que no desea repetir los errores de la administración de Obama cuando decidió retirarse de Irak, todavía no existe una estrategia ordenada para el día después de la eliminación del control territorial del Estado Islámico. para garantizar que la amenaza no vuelva y para evitar el desarrollo de condiciones que permitan la construcción de una infraestructura para el retorno de los elementos yihadistas salafistas en Siria y en otros lugares. En cualquier caso, la inestabilidad que sigue caracterizando los puntos focales del crecimiento del Estado Islámico, especialmente Siria, Irak, Yemen y Libia, y la enorme dificultad de obtener los recursos económicos y humanos necesarios para satisfacer las necesidades de la población local, dificultan La traducción de los éxitos militares en un plan de acción integral.

Cualquiera que sea la causa inmediata, esta decisión, junto con otros movimientos y declaraciones del presidente Trump desde que asumió el cargo, muestra que incluso si se ha fijado una serie de objetivos en el Medio Oriente y, sobre todo, un cambio en la política iraní, Trump no está preparado (debido en parte a su deseo de complacer a sus votantes) para continuar llevando la carga y los riesgos de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente. En el fondo hay informes que el ejército ha recibido instrucciones para comenzar a limitar el número de tropas en Afganistán. Esto sigue a las quejas que Estados Unidos no ha recibido ninguna gratitud de sus aliados en la región. En efecto, aparte de los esfuerzos para renovar y reforzar las sanciones a Irán, este movimiento deja a los Estados Unidos sin una política coherente con respecto a los objetivos que le gustaría lograr.

Además, cada vez es más claro para los aliados de EE. UU. en la región que es difícil confiar en la administración como un componente central de su estrategia para enfrentar las amenazas que se les presentan. La retirada de fuerzas (alrededor de 2000 soldados, la mayoría de ellas Fuerzas Especiales) es percibida como otra «traición» por los Estados Unidos de sus aliados, y esta vez el precio será pagado por las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF), que comprenden Fuerzas en su mayoría kurdas que fueron establecidas y armadas por los Estados Unidos y lideraron los esfuerzos de combate terrestres contra el Estado Islámico en Siria. La decisión de Washington agrava su pérdida de credibilidad entre los elementos regionales y también socava el estatus de las figuras de la alta gerencia que son portavoces de la política esta dounidense.

El movimiento estadounidense está en manos de Irán, que apunta a limitar cualquier presencia de los Estados Unidos en el Medio Oriente, y particularmente en Siria, en la medida de lo posible. La presencia estadounidense en el este de Siria, a lo largo de la frontera con Irak, ha restringido la libertad de Irán para transferir tropas y armas por tierra desde Irán a través de Irak a Siria y el Líbano. La posición de Irán (y de Rusia) es que sus fuerzas están allí a petición del régimen sirio, y por lo tanto son legítimas, mientras que los Estados Unidos se impusieron a Siria. La decisión del presidente Trump refuerza la opinión iraní  que en esta etapa no tiene ninguna razón para cambiar su evaluación de los riesgos o para cambiar sus objetivos y la forma de alcanzarlos.

De hecho, a pesar de la apasionada retórica en su contra de parte de la administración de los Estados Unidos y la reimposición de sanciones, Irán no ha cambiado su conducta regional, particularmente su deseo de continuar consolidando su presencia en Siria y ayudar a Hezbollah a aumentar su poder militar. En este contexto, los informes que Estados Unidos no está vinculando su política contra Hezbollah con su política con respecto al gobierno libanés son alentadores para Irán. Tal como lo ve Teherán, los desarrollos regionales en realidad reflejan una tendencia positiva, y particularmente lo que puede interpretar como una falta de determinación estadounidense, una Arabia Saudita debilitada tras el asesinato del periodista Khashoggi, los esfuerzos de Rusia para limitar la libertad de maniobra de Israel en Siria.

Significado

La salida de las fuerzas estadounidenses acelerará el proceso por el cual el régimen de Assad reafirma su control de las áreas en el este y norte de Siria que están bajo el control kurdo y se benefician del apoyo de Estados Unidos. El movimiento también fortalece la imagen de Assad como el ganador de la guerra civil, con el apoyo de la coalición ruso-iraní. Parece que el primer objetivo de estos socios será definir los esfuerzos para tomar el control de las áreas a lo largo de la frontera entre Irak y Siria, incluida la zona de Tanf y las rutas de tráfico de este a oeste, además de la región kurda en el noreste de Siria, incluidos los campos petroleros . Es muy probable que el SDF decida en esta situación cooperar con el régimen de Assad, pero también dejará de luchar contra los bolsillos del Estado Islámico, ya que se sienten traicionados por los Estados Unidos.

Parece que con su decisión de retirar sus tropas, los Estados Unidos han abandonado el «archivo sirio» casi por completo a Rusia y han perdido una importante pieza de negociación en los esfuerzos por influir en cualquier acuerdo político en Siria, siempre y cuando se logre. Al menos según algunas de las partes involucradas, tal acuerdo debe incluir una referencia a la cuestión de la presencia iraní en Siria. Además, es dudoso que la única influencia restante de Estados Unidos, su posible contribución a la reconstrucción siria como un componente esencial de la promoción de un acuerdo que incluya un cambio de gobierno y la eliminación de las fuerzas iraníes, sea realmente viable, aunque solo sea porque hay pocas posibilidadesm que el presidente Trump acepte invertir importantes recursos económicos en Siria, que ocupa un lugar bajo en la agenda estadounidense general.

Si bien Rusia está a favor de la retirada de las fuerzas estadounidenses, ha pedido la participación de Estados Unidos en el proceso de elaboración de un acuerdo político en Siria para lograr el apoyo internacional y la participación en la reconstrucción siria. Rusia intentará utilizar la salida de Trump del teatro para aumentar su propia capacidad de influenciar y maniobrar en Siria, y así demostrar que su política refleja determinación, responsabilidad, persistencia y estabilidad. El mensaje es que el movimiento estadounidense establece el estatus de Moscú como un elemento central en el Medio Oriente. En este contexto, como Rusia probablemente lo vea, el problema de la presencia iraní en Siria adquirirá aún más importancia como un chip de negociación en sus esfuerzos por persuadir a los Estados Unidos para que trabajen con él en otros temas, más allá del Medio Oriente.

Incluso si Estados Unidos aún tiene intereses en la región, su conducta en Siria y su respuesta al asesinato de Khashoggi debilitan su influencia y su espacio para maniobrar con respecto a los desafíos existentes. Esto, a su vez, deja a sus aliados con preguntas sobre la capacidad de la administración de los EE. UU. para respaldar sus políticas al mismo tiempo que aumenta la motivación de los elementos que ya han estado trabajando durante algún tiempo para explotar la vacilación de la administración para fortalecer su propio dominio e influencia. Israel esperaba que Estados Unidos tomara medidas más decididas para eliminar a Irán y sus representantes de Siria, y que continuara la presencia militar de los Estados Unidos en el este de Siria para bloquear el «puente terrestre» iraní desde el este hasta Siria.

Para Israel, el principal significado es la posibilidad que la retirada anime a Irán a reforzar su control territorial en áreas que hasta ahora estaban bajo la influencia de los Estados Unidos. Incluso antes, las inestables relaciones entre Washington y Moscú significaban que Israel no podía confiar en los Estados Unidos como intermediario contra las presiones rusas, incluidas las restricciones que impuso a la libertad israelí para operar en el espacio aéreo sirio. En efecto, Israel se queda solo en la batalla contra el atrincheramiento iraní en Siria, y lo más que puede esperar en su manejo de la lucha es el apoyo político de los Estados Unidos.

 

http://www.inss.org.il/publication/united-states-decision-withdraw-forces-syria-significance-israel

 
Comentarios

Con esta decision, Trump vuelve a evidenciar, que situa antes sus intereses estratégicos, que la seguridad de un aliado potencial como Israel, en su derecho está de hacerlo , pero que no pretenda luego presentarse como el «paladin» de la amistad israelo-amercana, cuando en el fondo, su politica hacia es pais, viene fluctuando en funccion de las circunstancias del momento …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.