Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

La ley de nacionalidad de Israel no discrimina a las minorías


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Algunos ciudadanos no judíos de Israel continúan molestos por la aprobación de la Ley de Nacionalidad durante el verano. No tienen que estarlo: en concierto con la Ley Básica, la Ley de Nacionalidad garantiza la igualdad cívica de todos los ciudadanos, independientemente de su religión o afiliación étnica.

 

Uno se pregunta por qué ha habido tanto tono y llanto sobre la nueva Ley de Nacionalidad de Israel (19 de julio de 2018). Tras la aprobación de esta legislación, se llevaron a cabo protestas en ciudades árabes de todo el país. En un mitin en Tel Aviv, el líder espiritual druso Sheik Mowafaq Tarif se lamentó: «A pesar de nuestra lealtad, el estado no nos ve como iguales». Varios oficiales drusos amenazaron con renunciar al ejército, y los miembros drusos  de la Knesset han demandado a la corte contra el nueva ley.

Los críticos dicen que la ley discrimina a los ciudadanos de origen no judío. Este miedo es infundado. De hecho, casi no hay nada nuevo en la Ley de Nacionalidad.

La ley declara al Estado judío «el Hogar Nacional del Pueblo Judío» y define «el derecho a ejercer la autodeterminación nacional» en él como «exclusivo del pueblo judío». Declara el himno nacional israelí «Hatikva» y la bandera y Menorah sus símbolos oficiales. Dice que el hebreo es el idioma oficial de Israel; identifica una Jerusalén «completa y unida» como su capital; y nombra el sábado el día de descanso. Declara que el Estado considerará el «asentamiento judío como un valor nacional» y «alentará y promoverá su establecimiento y consolidación».

La creación misma de Israel se basó en el principio que es el Hogar Nacional del Pueblo Judío. Los instrumentos legales, como la Declaración Balfour de 1917, el Mandato de la Liga de las Naciones para Palestina de 1922 y la Resolución de Partición de la ONU de noviembre de 1947 fundamentan esta afirmación. Al definir el desarrollo del Hogar Nacional Judío en Palestina en junio de 1922, el entonces Secretario de Estado británico para las Colonias, Winston Churchill, escribió en el Libro Blanco de su gobierno: «No se trata de la imposición de una nacionalidad judía a los habitantes de Palestina en general». pero el mayor desarrollo de la comunidad judía existente, con la asistencia de judíos en otras partes del mundo, para que pueda convertirse en un centro en el que el pueblo judío en general pueda tomar, por motivos de religión y raza, un interés y un orgullo. ”

Desde su Declaración de Independencia de mayo de 1948, la misión principal de Israel ha sido servir al pueblo judío dondequiera que vivan. La Ley de Retorno de Israel (1950) otorga automáticamente la ciudadanía a cualquier judío que inmigre a Israel.

Claramente, la nueva ley es solo una codificación simbólica del carácter judío de Israel frente a la persistente negativa de los palestinos a reconocer el derecho judío a la estadidad y las voces internacionales recurrentes en este sentido. Cualquier persona que tenga conocimiento de las realidades internacionales de hoy puede ver que esta codificación es necesaria para proteger la existencia misma de los judíos. El antisemitismo es profundo en la mayoría de los estados árabes, y los líderes árabes a menudo provocan pasiones contra los judíos. La mayoría de los árabes, incluso dentro de Israel, tratan a los judíos como forasteros. También en los estados occidentales, el antisemitismo nunca ha dejado de existir. El líder laborista británico Jeremy Corbyn se refiere a los grupos terroristas genocidas anti-Israel Hamas y Hezbollah como «hermanos» y «amigos», respectivamente. Las mentiras familiares están siendo difundidas una vez más sobre los judíos en el oeste,

Los judíos han sufrido y vagado por milenios debido a su religión y su condición de pueblo. No tenían un lugar para quedarse con honor y dignidad después  que la mayoría de ellos fueron expulsados ​​de su patria en la antigüedad. Después de una tortuosa lucha milenaria, han regresado a su tierra ancestral en Israel. No pueden darse el lujo de perder su hogar permanente.

La Declaración de Independencia de Israel asegura el desarrollo en beneficio de todos sus habitantes y la igualdad de los derechos sociales y políticos para todos, independientemente de la religión, la raza o el sexo. La nueva ley no menoscaba este principio. No está dirigido contra los ciudadanos no judíos del país. Afirma claramente que el árabe tiene un estatus especial, algo que no existe en ningún estado de mayoría no árabe. También le da a los no judíos el derecho formal a observar sus propios días de descanso en sus sábados y días festivos.

Los ciudadanos no judíos de Israel se sentirán tranquilos si ven la nueva ley en la perspectiva correcta. La comunidad drusa ha tenido durante mucho tiempo una relación especial con los judíos en Israel: un «pacto de sangre», o Brit DamimEste vínculo es profundamente valorado por el estado y debe fortalecerse.

Los ciudadanos no judíos deben tener en cuenta que el proyecto de ley de nacionalidad pretende definir el carácter nacional de Israel. Junto con esto, hay otra ley, la Ley Básica: Dignidad Humana y Libertad, que garantiza la igualdad civil de todos los ciudadanos de Israel, independientemente de su afiliación étnica o religiosa. Ambas leyes tienen la misma posición y son complementos constitucionales entre sí, una en el ámbito de la identidad nacional y la otra en el ámbito de la igualdad civil.

 

***Jagdish N. Singh es un periodista hindú residente en Nueva Delhi.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-nationality-law-minorities/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.