Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
25 Sivan 5779 | viernes junio 28, 2019
donativo

La guerra de propaganda humanitaria de la ONU


Durante décadas, los contribuyentes estadounidenses han invertido cientos de millones de dólares en las agencias de “ayuda” de las Naciones Unidas, que promovieron las guerras de propaganda palestinas contra Israel. La más notoria de ellas es UNRWA (el marco especializado para refugiados palestinos creado en 1949), apoyo que finalmente fue recortado el año pasado.

Pero el problema continúa de otras formas y, de alguna manera, incluso de forma más virulenta. Por ejemplo, la sección “Territorio Palestino Ocupado” de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas también está a la altura de esta guerra política y a favor de la demonización.

Con el pretexto de brindar ayuda, esta agencia envía un flujo constante de acusaciones falsas, que incluyen informes al Consejo de Seguridad y “noticias” promovidas desde su plataforma especializada de medios, ReliefWeb. Los funcionarios también coordinan las agendas de docenas de ONG que participan activamente en estos ataques políticos. El Consejo noruego contra los refugiados de Israel y la Red de ONG palestinas (PNGO) se encuentran entre sus principales socios en la promoción de estos objetivos radicales.

Pero la fachada que ha protegido a la sección la sección “Territorio Palestino Ocupado” de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y sus socios se está eliminando lentamente. Jamie McGoldrick, el “Coordinador Humanitario” de la U.N. se quejó de que “U.N. Watch y NGO Monitor (la organización que fundé y dirijo) están allí para deslegitimar la acción humanitaria en Palestina, incluidas las denuncias de mala conducta y el uso indebido de fondos”. En enero, el boletín de su organización advirtió sobre lo que denominan “deslegitimación, restricciones de acceso y restricciones administrativas” israelíes, y advirtió sobre una “red de grupos de la sociedad civil israelí infames… con el aparente apoyo del gobierno israelí”. No se proporcionan detalles, solo acusaciones sombrías y sugerencias de conspiraciones oscuras. Para el registro, la ONG Monitor no solicita ni recibe ningún apoyo de ningún gobierno, a diferencia del círculo de amigos de la sección “Territorio Palestino Ocupado” de la ONU.

Al adentrarse en el barro, esta diatriba se refiere a “campañas de difamación dirigidas [que] alegan violaciones de la legislación antiterrorista… La mayoría de estas acusaciones son infundadas o tergiversadas y distorsionan elementos legales o de hecho críticos. Organizaciones humanitarias que operan en el lugar estrictamente a los principios de neutralidad, imparcialidad, independencia y humanidad…”.

Detrás del fanfarrón argumento, la evidencia expone claramente la fachada de la sección “Territorio Palestino Ocupado”. Por ejemplo, varios grupos centrales están afiliados a organizaciones terroristas como el Frente Popular para la Liberación de Palestina, como se documentó por primera vez en la minuciosa investigación de la ONG Monitor (en marcado contraste con la práctica de la ONU) y reiterado por el Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel. Los vínculos terroristas de grupos como el Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR), Defence for Children International-Palestine (DCI-P), Addameer, Al Haq y otros – miembros del “grupo de trabajo de desplazados” de OCHA no son “sin fundamento” ni distorsiones.

La afirmación de “adherirse estrictamente a los principios de neutralidad” es una farsa. Socios como Norwegian People’s Aid, y Medical Aid for Palestinians, dedican importantes recursos a demonizar a Israel. Además, muchos de los clientes de las ONG de la sección “Territorio Palestino Ocupado” se encuentran entre los líderes de campañas contra el BDS antisemita y contra Israel de la Corte Penal Internacional. Sus ONGs socias israelíes, como B’Tselem y Adalah, son grupos de oposición política que no tienen ningún papel en la ayuda humanitaria. El uso de términos como “neutral” e “imparcial” en este contexto los despoja de todo significado.

El texto también condena las “restricciones impuestas al personal y las operaciones humanitarias”, por lo que aparentemente significan los arrestos de los funcionarios de las ONG y de la ONU por desviar fondos y materiales a organizaciones terroristas en Gaza. Ha habido una serie de casos en los que funcionarios de ayuda, incluidos empleados de la ONU fueron juzgados y condenados por desviar grandes fondos a Hamás. En 2016, el gerente de Gaza de World Vision, Mohammed Halabi, fue acusado de robar $ 50 millones para usar en ataques terroristas. Ni los vínculos terroristas ni los arrestos se mencionaron en la propaganda porque, para la sección “Territorio Palestino Ocupado”, todos los palestinos son víctimas y el terrorismo no existe.

Esta y otras diatribas similares de la industria de propaganda palestina reflejan una amenaza real. Una serie de informes de investigación detallados, particularmente del Monitor de ONG, han dado como resultado reformas muy necesarias impuestas por los países donantes. Según lo señalado por la sección “Territorio Palestino Ocupado”, el 23% de sus ONG aliadas se había visto “forzada a alterar, suspender o terminar los programas existentes, en parte o en su totalidad; el 22% dijo que había enfrentado amenazas o acciones legales o administrativas reales contra ellos; y el 55% informó que tenía que responder las consultas adicionales de los donantes sobre su programación. En general, el 43% indicó que la campaña había socavado su financiamiento para ciertos tipos de actividades”.

A medida que países como Suiza, Dinamarca, los Países Bajos, el Reino Unido, Noruega, la Unión Europea y otros reevalúen sus políticas de financiamiento de ONG en la zona de conflicto israelí-palestina, los impactos aumentarán. Después de sus fallos básicos de diligencia debida en seguir la “coordinación” de OCHA y gastar millones en fondos de los contribuyentes en grupos que promovieron lo contrario de los valores morales que se reclamaban, estos gobiernos no tuvieron más remedio que cambiar las políticas. Como resultado, la máquina de propaganda antiisraelí coordinada por la OCHA tiene considerablemente menos recursos para librar estas guerras.

La crisis a la que se enfrentan esta y otras agencias de la ONU que afirman ayudar a los palestinos es el resultado de sus propios fracasos fundamentales y una cantidad de retórica vacía que lamenta la “reducción del espacio operativo disponible para el trabajo humanitario” ocultará esta realidad. Eventualmente, incluso OCHA, como la UNRWA, se verán obligadas a detener estas guerras de propaganda derrochadora y destructiva que han costado tanto a los contribuyentes israelíes, palestinos y estadounidenses.

 

***Gerald M. Steinberg es presidente de la ONG ONG Monitor, institución de investigación con sede en Jerusalén, y profesor de ciencias políticas en la Universidad Bar-Ilan.

 
Comentarios

ONU Son unos Bastardos porque siempre encontra de ISRAEL 🇮🇱 Son unas Porquerías hijos del diablo 👹👹👹👹

la ONU es la basura mas grande que existe sobre la tierra, esta integrada por mayoria arabe por lo que esta demas opinar, son😼😼😼😼

Una organizacion ideada en principio, para velar por el respecto a los derechos humanos, y para la busquedad de soluciones politicas en los casos de conflicto, ajustadas al derecho internacional, se ha convertido con el tiempo, en un «problema» en si misma, tal su descrédito es notório, y proverbial su nivel de corrupcion …

Nada de extrañar de la Desorganización de Nazionazis Desunidas.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.