Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes enero 15, 2021
donativo

Lo que Gantz no hará de manera diferente.


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Durante años, nos han dicho que el apoyo a Israel se está viendo socavado por dos factores. Por un lado, muchos estadounidenses ven las políticas del gobierno liderado por el Primer Ministro Benjamin Netanyahu con respecto a los palestinos y la paz con consternación. Por otro lado, la confianza de Netanyahu en los republicanos y su estrecha relación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también aliena a los demócratas, especialmente a los judíos estadounidenses que ven al Partido Republicano y su líder como un mal encarnado.

Pero en un mes, cuando los israelíes acuden a las urnas para elegir una nueva Knesset, eso podría cambiar. Netanyahu y su Partido Likud se encuentran actualmente en las encuestas detrás del nuevo Partido Azul y Blanco, liderado por un trío de ex jefes de personal de las FDI. Eso podría significar que en algún momento de esta primavera, Israel tendrá un nuevo primer ministro en la persona del Teniente General (Re) Benny Gantz, quien podría reparar todo el daño que supuestamente Netanyahu ha hecho al restablecer las buenas relaciones. con los demócratas y los judíos liberales estadounidenses, y quizás incluso reiniciando el proceso de paz con los palestinos.

Los que esperan un resultado así no deben contener la respiración colectiva. A pesar de los buenos resultados de las encuestas, Gantz podría no salir triunfante de las elecciones. Incluso si gana, sus políticas probablemente no diferirán mucho de las de Netanyahu. Y lo que es más importante, como acaban de aprender los judíos estadounidenses después del deshonroso manejo de los demócratas del antisemitismo de la Representante de Minnesota Ilhan Omar, no importa quién dirija a Israel en el futuro, El estado judío será tan dependiente de los republicanos como lo ha sido Netanyahu.

Lo primero que hay que entender es que, a pesar  que Azul y Blanco tiene una ventaja que oscila entre dos y siete puestos en las encuestas, va a ser difícil, si no imposible, que Gantz forme una coalición. Aunque el Likud sigue a Azul y Blanco, aún se predice que los partidos que conforman la coalición actual tendrán la mayoría en la próxima Knesset, aunque sea  escaso.Los  cálculos son tales que los centristas Azul y Blanco y sus potenciales socios de izquierda parecen incapaces de acercarse al número mágico de 61.

Eso significa que Netanyahu podría terminar ganando las elecciones incluso si su partido termina en un segundo lugar distante a Gantz. Otro escenario, tal vez incluso más probable, involucraría una coalición entre Azul y Blanco y Likud, ya sea con o sin Netanyahu, ya que los dos partidos más grandes pueden ser incapaces de gobernar sin el otro.

Dada la enemistad entre Netanyahu y sus rivales, ese resultado parece impensable. Pero es posible porque aunque el Likud llama a Gantz un izquierdista, las diferencias entre las políticas del gobierno actual y las de Azul y Blanco son mínimas. La fórmula propuesta por Gantz para las negociaciones de paz, en la que Israel retiene el control de seguridad sobre el valle del Jordán mientras retiene los bloques de asentamientos y una Jerusalén no dividida, es tan inaceptable para los palestinos como los de Netanyahu o Trump.

Sin embargo, incluso si asumimos que Gantz liderará el próximo gobierno, eso nos deja con la cuestión de… en qué políticos estadounidenses podrá confiar Israel.

Mientras los críticos liberales de Israel se alegrarían con la derrota de Netanyahu, los sionistas liberales de J Street y sus partidarios estarán tan insatisfechos con un gobierno liderado por Gantz como lo están con el Likud. Lo mismo es cierto para aquellos como el ex presidente Barack Obama y otros demócratas que piensan que Israel debe ser salvado de sí mismo. Sin duda, las atmósferas entre un gobierno de Gantz y los liberales estadounidenses estarían  menos confrontados. Pero el conflicto entre un gobierno liderado por los azules y blancos y los liberales estadounidenses que aún culpan a Israel por la continuación del conflicto, a diferencia de los palestinos y sus líderes, que siguen siendo intratables con las negociaciones en este momento, no solo es probable sino inevitable.

Es cierto que el liderazgo del Partido Demócrata en el Congreso sigue siendo muy pro israelí, y agradecerán la oportunidad de abrazar a un primer ministro israelí que no esté tan estrechamente identificado con el Partido Republicano y Trump como Netanyahu.

Pero como acabamos de ver, gente como la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, el Líder de la Mayoría de la Cámara de Representantes Steny Hoyer, el Presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes Eliot Engel y el Líder de la Minoría del Senado Chuck Schumer no hablan por todos los demócratas. Más concretamente, como lo demostró la debacle de Omar, ya no pueden hablar por la mayoría de los activistas de su partido y los funcionarios. Radicales como Rep. Alexandria Ocasio-Cortez y sus aliados antisionistas parecen hablar por las bases demócratas, no por Pelosi o Schumer.

Como he señalado anteriormente, la disposición de tantos demócratas para disculpar e incluso defender el antisemitismo de Omar y su desprecio por los partidarios de Israel es profundamente preocupante. Pero aún más preocupante es el hecho  que los partidarios de la ideología interseccional, que demoniza a Israel, ahora están llamando efectivamente a los demócratas, y son capaces de intimidar tanto a los líderes del partido como a sus principales candidatos presidenciales.

Que personas como Pelosi estén tan ansiosas por abrazar a miembros del Congreso que son, como es el caso de Omar y la representante de Michigan Rashida Tlaib, partidarios de un movimiento antisemita BDS dedicado a la destrucción de Israel hace que sea más difícil tomar sus protestas de respaldo continuo para la alianza entre Estados Unidos e Israel. Los líderes demócratas no solo deben tener en cuenta los puntos de vista de los críticos de Israel, sino que también los temen. Ya no es suficiente decir que los demócratas están divididos sobre Israel. Cuando se empuja a presionar, es la izquierda la que establece la agenda.

Es por eso que incluso un potencial primer ministro, Benny Gantz, está obligado a ver a los republicanos y al gobierno de Trump como sus únicos socios de confianza. Eso podría no correlacionarse con el festival de amor que existe entre Trump y Netanyahu. Pero será igualmente inaceptable para los demócratas liberales que defendieron a Omar.

Todo lo cual significa que no importa quién dirija el próximo gobierno israelí, el candidato electo entrará en el cargo tan dependiente de Trump y de los republicanos como Netanyahu lo ha sido, y con la misma probabilidad de ser vilipendiado por la izquierda estadounidense.

Este artículo se reimprimió con el permiso de JNS.org

Jonathan S. Tobin es editor en jefe de JNS – Jewish News Syndicate. 

http://www.israelhayom.com/opinions/what-gantz-wont-do-differently/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.