Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

MERETZ: Con su número 1, la diputada Tamar Zandberg

“Yo soy israelí, no palestina. Me preocupo por lo que mi gobierno tiene que cambiar”.


En medio de lo álgido y a menudo superficial de la campaña electoral, Tamar Zandberg es una voz ideológica que defiende con pasión sus posturas y no duda jamás en entrar en debates a fondo sobre los temas centrales en discusión.

A fin  de abril cumple 43 años, encabeza desde marzo del año pasado el partido MERETZ, la izquierda sionista, en cuyas filas entró por primera vez a la Kneset en el 2013. Antes activó durante años en el Consejo Municipal de Tel Aviv, librando diversas luchas en el área socio-económica. Dentro de la Kneset no se limita a defender sus posiciones relativas a los temas políticos y del conflicto con los palestinos, sino que también participa en comités de lucha por el avance de la mujer, la comisión de asuntos internos y la legalización del cannabis, y encabeza la Comisión contra el Consumo de Alcohol y Drogas.

 

 

P: Tamar ¿cómo te sientes de cara a las elecciones?

R: La verdad, siento que las elecciones comienzan ahora. Las campañas electorales se han ido acortando y en los últimos días hay muchísimos cambios, pasan muchas cosas, así que estamos llegando a la recta final con Meretz, el partido de izquierda en Israel. Se nos difama, hay incitación contra nosotros, no es fácil. Días atrás casi comenzó una nueva guerra en Gaza y en estas situaciones vemos qué importante es la izquierda con su voz por a paz, por la justicia social. Vemos cuán importante es y cuánto hace falta. Meretz es el partido de izquierda de Israel y por lo tanto es sumamente importante que sea estable y grande.

 

VICTORIA DE VALORES

P: Y la sensación es que al parecer no va a ser tan grande ¿verdad? Uno puede decir en términos generales que la izquierda construyó este país-concretamente el partido laborista, Avodá- aunque claro que es un poco simplista porque evidentemente también la derecha aportó. Pero me pregunto cómo se llegó de aquello a la situación actual de la izquierda sionista, en sus diferentes matices.

 

R: Digamos la verdad…no es exactamente así. Yo creo que justamente los valores que la izquierda siempre puso al frente a lo largo de los años, han resultado victoriosos. El valor de la paz, que hoy está claro que se puede lograr solamente con la fórmula de dos Estados, a pesar de que es combatida por la derecha, es consenso en el mundo. También la revolución feminista, la revolución de orgullo gay…muchas cosas que durante años fueron identificadas únicamente con la izquierda hoy en día se ven de forma más amplia y el público en general las apoya. El público apoya la opción de madres portadoras, que los gays puedan adoptar, apoya que haya transporte público en shabat y apoya muchos otros valores de la izquierda. Es verdad que hoy en día Meretz, como partido de izquierda, es un partido chico. Tiene que crecer.

P: Hubo años realmente de Meretz mucho más grande…

R: Así es. El record fue cuando Meretz nació, en los años 90, con 12 escaños. Estaba compuesta por Ratz que tenía 5 escaños, Mapam que tenía 3 y Shinui con otros 3. Y hoy es un hecho que el partido es mucho más pequeño, pero creo que tiene un potencial de crecimiento significativo.

Tamar Zandberg jefa de Meretz con colores gay en marcha orgullo Beer Sheba Israel
Tamar Zandberg en la marcha de orgullo gay en Beer Sheba.(Foto: Itay Iluz)

 

UN MERETZ FUERTE QUE APOYE A BENI GANTZ

P: ¿Cuáles son los principales desafíos?

R: Numerosos. Uno de ellos es la incitación de la derecha y de la extrema derecha. Otro desafío es dentro de nuestro propio bloque, el hecho que nuestros votantes quieren apoyarnos y creen en nuestros valores pero al mismo tiempo quieren votar por un partido grande para cambiar al gobierno. Nuestro mensaje a todos ellos es que para cambiar al gobierno se precisa a todo el bloque. Si Beni Gantz no llega a 61 escaños, no gana.Y sin Meretz grande, no llega a 61.

P: De todos modos está claro que ustedes recomendarán al Presidente que Gantz sea el Primer Ministro.

R: Sí, nosotros lo recomendaremos a él. Por eso, en estas elecciones, la votación ideológica también es una votación estratégica. O sea,votar por Meretz es votar por el bloque de Gantz. Es más: sin Meretz, Gantz no llega a un bloque con el que pueda formar gobierno.

P: O también podría decirse que si Meretz no es grande o algo más que mediana, Gantz podría buscar demasiado fácilmente coalición con elementos que ahora están en la coalición de Netanyahu.

R: Así es. Ya lo ha dicho. Dijo que se dirigirá a los partidos de derecha y yo creo que quien quiere ver una coalición de centro izquierda y no de derecha, debe votar a la izquierda. Izquierda es Meretez.

 

IZQUIERDA, ORGULLO, NO INSULTO

P: Decir “izquierda” se ha convertido en una ofensa, casi un insulto, por más que se use como táctica electoral.

R: Te diré ante todo que para Bibi esto no es solamente una táctica electoral. Ni en la extrema derecha. Es una campaña continua desde hace años, destinada a oprimir y bajar a la izquierda. A veces no nos damos cuenta, pero tienen dos campañas contradictorias. Por un lado dicen cuán insignificante es la izquierda y por otro, cuán peligrosa es. Creo que ambas cosas no van juntas.Eso muestra que la derecha sabe que la verdadera alternativa a su política es la izquierda y por eso quiere dejarnos en un rincón.

Pero nosotros no tenemos ningún interés en estar allí sino que destacamos nuestro orgullo como izquierda, seguros de que nuestros valores son los más justos y correctos en la política israelí y en la política mundial.

 

P: Siendo parte de la izquierda sionista ¿te duele ver que es hoy tan natural no preguntar siquiera sobre la posibilidad de recomendar al jefe del laborismo Avi Gabay como Primer Ministro? O sea esa ya no es hoy una opción…

R: Es que está claro que vamos a recomendar al candidato que tenga la mayor posibilidad de formar coalición. No hay lo que hacer al respecto.

P: Me refiero justamente a esta situación en la que el laborismo haya bajado tanto.

R: Mira, yo no voy a repartir puntajes a otros partidos. Creo que en nuestro bloque hay un partido de gobierno, que es Kajol Lavan (Gantz) , y hay un partido de izquierda, Meretz. Es algo parecido a lo que hubo en los tiempos de Itzjak Rabin al frente de Avoda que era el partido central de gobierno y a su lado tenía a Meretz como partido mediano de izquierda. Juntos, formaron el gobierno.

 

NO A GUERRAS PRESCINDIBLES, SÍ A NEGOCIACIONES

P: Antes mencionaste el tema de Gaza.Y yo me pregunto, si te alejas un poco de la pasión de la campaña elEctoral-aunque sé que es difícil esperar eso de los políticos en este momento. ¿dirías que Netanyahu ha sido bastante responsable en cuanto al tema de operativos militares y seguridad? No se lanzó en forma apresurada a ninguna aventura militar ¿verdad?

R: Creo que el Estado de Israel no debe ir a aventuras militares, seguro que no dos semanas antes de las elecciones y por cierto no cuando están de más. Cuando yo crecí aquí en los años 80 y 90 (hoy tengo casi 43), nos enseñaban todo el tiempo que Israel libra únicamente guerras ineludibles, guerras en las que realmente se protege al país de la amenaza de destrucción. Que no se sale a una guerra cuando no es absolutamente necesario. Y la guerra de la que se habló estos días, es una guerra optativa, no una ineludible. Es una guerra que se puede evitar, una guerra a la que no hay que salir. Guerras no traen más que más muertos y heridos, más misiles, más alarmas y al final se llega al mismo punto en el que uno vuelve a preguntarse y ahora qué hacemos. Entonces, esas preguntas las podemos plantear ahora, antes. Creo que hay que hacerlo y yo espero que el liderazgo israelí  lo haga. Lo que temo realmente es a la extrema derecha, que se ofusca, busca guerra.  El ministro Bennett siempre está empujando al gobierno a bombardear, conquistar…y la verdad es que me decepciona mucho el partido  de centro Kajol Lavan. Recordemos que tanto Gantz que lo encabeza como Gabi Ashkenazi que lo acompaña, fueron jefes del ejército.

P: También Moshe Yaalon. Pero…¿a qué te refieres?

R: Yo creo que “Kajol Lavan” de hecho lo pasan a Bibi por la derecha. Si quieres ser Primer Ministro en su lugar y si quieres ser alternativa, lo que hay que hacer es iniciar negociaciones en lugar de ir a la guerra. Si dices “nosotros vamos a bombardear más fuerte”, pues eso confirma qué bueno que existe Meretz,el único partido que exhortó oficial y claramente, de modo categórico, a cesar el fuego, a no salir a una guerra a cambiar de rumbo en dirección a negociaciones. Eso es lo que hay que hacer.

P: Pero mientras tanto, es un hecho que el gobierno de Netanyahu no se apresuró por salir a la guerra. No es que te pido que le des una buena nota a Bibi pero el hecho es que trató de evitar una guerra  a pesar de los misiles hacia Israel. Así que quizás sí se merece esa buena nota.

R: Siempre que este gobierno, de Netanyahu no se deja arrastrar a un operativo militar, creo que toma la decisión correcta. Mi dura crítica a este gobierno es que deja todo esto en una situación en la que lo único que permite es mantener la cabeza afuera del agua. Permite que se transfiera el dinero a Hamas en las conocidas valijas con efectivo y eso se reitera una y otra vez. No inicia negociaciones políticas verdaderas con la Autoridad Palestina, con el pueblo palestino, con respaldo del mundo. Todo el mundo, los países de la región, todos están dispuestos a venir aquí y participar en una conferencia internacional que respalde un diálogo israelo palestino, pero es el gobierno de Netanyahu el que evita en forma constante hacerlo, simplemente porque sabe que eso tendrá un precio político en los asentamientos. Y Netanyahu es prisionero del lobby de los asentamientos  que está con él en el gobierno y en su propio partido Likud. Y él sabe que si va a querer congelar un cuarto de casa rodante en un asentamiento, Smotrich y Bennett (A.J: Betzalel Smotrich, número 2 en la Lista de Partidos de la Derecha, Naftali Bennett, ministro de Educación, jefe del partido “Hayemín Hajadásh”) se subirán al techo y comenzarán a enloquecerlo con su público de derecha.

Mijal Rozin. Tamar Zandberg y Musi Raz de Meretz
Mijal Rozin. Tamar Zandberg y Musi Raz de Meretz

 

EL TEMA PALESTINO

 

P: Por un lado está claro que hoy en día en el gobierno y gran parte del propio Likud, se oponen declarada y categóricamente a la creación de un Estado palestino. Está relacionado a todo lo que dijiste pero debemos recordar que Netanyahu ya se manifestó años atrás a favor de la fórmula de dos Estados, o sea un Estado palestino junto a Israel…

R: Sí, en el 2009, en el discurso de Bar Ilan. Hace ya 10 años.

P: Sí, exacto. Pero por decirlo delicadamente, los palestinos no han ayudado mucho. Es natural que tengas crítica a la derecha, sería extraño que no la tuvieras. ¿Pero tienes críticas también a las posturas del lado palestino?

R: Yo no soy palestina, soy israelí. Si fuera palestina,cabe suponer que tendría mucho para criticar al liderazgo palestino, pero soy israelí. Y mis exigencias están dirigidas por lo tanto a nuestro liderazgo, a nosotros mismos. Hay que tomar iniciativa. El movimiento   sionista, a lo largo de su vida, ha sabido dar vuelta la historia en beneficio de nuestros intereses, partiendo de situaciones mucho más complicadas. Supo conseguir la Declaración Balfour y supo lograr la votación en la ONU. ¿Por qué justo ahora, cuando realmente nos hallamos en la época más fuerte de nuestra historia, tenemos todo el tiempo a quién culpar por nuestra situación? ¿Qué hacemos nosotros para salir de esta situación?

P: Sí, pero Israel no está solo, ni para negociar ni…

R: Claro, nunca estamos solos.

P: También si se decide ir a la guerra, eso es parte de la dinámica con el otro lado.

R: ¿Cuándo fue la última vez que Netanyahu intentó negociar? ¿Cuándo le dijo a Trump que no postergue la publicación de su plan de paz, que convoque a una conferencia de paz aquí y ahora y que está dispuesto a hacerla en Jerusalem y veamos si Abu Mazen viene o no? ¿Cuándo hizo algo así? Lo que hace es esquivarlo y culpar al otro lado.

P: Digamos que se emprende una negociación-aunque por ahora parece un sueño irreal digamos que en parte por culpa del gobierno actual y en parte por culpa de los palestinos- ¿qué se pondría sobre la mesa?  Te pregunto porque me imagino que también Meretz entiende que no es real hoy pensar en volver a las líneas del 67 ¿verdad?

R: Mira, lo increíble en la situación actual es que los parámetros ya se saben. Fronteras en base al 67 con intercambio de territorios, para tener en cuenta la realidad creada en el terreno, de modo que aproximadamente el 80% o sea la mayor parte de los israelíes que viven más allá de la “línea verde”  sean anexados a Israel sin moverse de donde están. Es dividir Jerusalem, levantar el bloqueo a Gaza, solucionar el tema de los refugiados, arreglos de seguridad. Son cuatro temas cardinales para los cuales las soluciones ya se conoce cuáles serían. Están escritas en la iniciativa de Ginebra, están en la iniciativa saudí, en la fórmula de Clinton, están en numerosos programas publicados a lo largo de los años. Sólo esperan a ser implementados, nada más.

P: Hablaste antes de la dinámica de la realidad y hay que tener en cuenta lo que pasa ahora. Pero cuando se analiza la situación, siento que es ineludible recordar qué pasó antes, cómo se llegó a la situación actual. Y no puedo evitar recordar que los árabes rechazaron el plan de Partición de 1947 y que los palestinos rechazaron  todas las propuestas que les fueron presentadas a lo largo de los años. No creo que podamos olvidarlo diciendo simplemente que “eso es historia”.

R: ¿Y qué vamos a hacer ahora con eso? ¿Los vamos a rezongar?

P: Te menciono este punto no porque haya que atascarse en el pasado, pero dado que negociaciones es algo que se conduce con el otro lado, con un interlocutor, hay que tener presente qué irradia ese otro lado. Y Abu Mazen ha tenido en los últimos años un discurso incitador. ¿Tienes fe en su liderazgo? ¿Crees que se puede llegar a algo hoy con el liderazgo palestino?

R: Yo creo que Israel tiene que actuar de acuerdo a sus intereses. Y considero que el interés del Estado de Israel es iniciar negociaciones para llegar a concretar la fórmula de dos Estados .Y no veo que haya ningún esfuerzo en este sentido. No se hace ni una décima parte de lo necesario para lograrlo. Aún no hemos llegado al punto en el que podemos decir que intentamos todo pero no lo logramos. Estamos muy lejos de eso. Hace ya 10 años que no ha habido un encuentro entre el Primer Ministro de Israel y el Presidente de la Autoridad palestina. No ha habido una conferencia regional. No se ha respondido a la iniciativa saudita. El mundo árabe da su respaldo a eso, y sabemos que tiene influencia sobre el pueblo palestino. El Presidente de Estados unidos quiere publicar un plan de paz. Está todo acá. ¿Y dónde está el gobierno de Israel? Netanyahu está ocupando rechazando, esquivando, diciendo que no. Si hacemos todos, veremos qué dificultades hay. Pero por ahora, estamos muy lejos.

P: Ustedes en Meretz sí se han reunido con los palestinos a distintos niveles ¿verdad?

R: Así es. Hace dos semanas me encontré con Abu Mazen.

P: ¿Sola o con un grupo del partido?

R: Con el diputado Issawi Freij de Meretz.

Tamar Zandber con Issawi Freij de Meretz, abrazados, en Kfar Qassem
Tamar Zandberg con su compañero de partido Issawi Freidj, en un evento de MERETZ en Kfar Qassem

 

AMBIVALENCIAS Y FALLAS DE LIDERAZGO

P: ¿Qué me puedes contar? ¿Qué sientes que transmite el otro lado? No me refiero sólo a Abu Mazen.

R: Lo que frustra es que siento las mismas cosas una y otra vez. Hace 10 años que estamos oyendo las mismas cosas: el compromiso con la idea de dos Estados, el compromiso de luchar contra el terrorismo. Abu Mazen dice que la coordinación de seguridad con Israel es sagrada.

P: Es algo que también para él es importante, necesita esa coordinación con Israel ¿verdad?

R: Sí, él lo dice. Tú sabes que esa es la razón por la que no hay ahora una intifada violenta en Cisjordania: la coordinación de seguridad con Israel. Estas son cosas que yo oigo cada tanto desde hace mucho. Y también lo oí ahora, hace pocas semanas, en ese encuentro con los palestinos.

P: ¿Crees que algo puede cambiar?

R: Yo no tengo dudas de que algo tiene que cambiar, porque es el interés de ambos pueblos .Ambos tienen que hallar en su plano interno la voluntad , la motivación y el liderazgo para lograrlo.

 

P: ¿Consideras que en ambas partes hay problemas en este sentido?

R: Hay muchos problemas y muchos desafíos, mucha desconfianza y sospechas uno de otros. Pero no hay más remedio. Nuestras opciones son o vivir luchando eternamente en este conflicto o girar, cambiar de rumbo en dirección a negociaciones, no hay otra cosa. Hace pocos días señalamos los 40 años de la firma del acuerdo de paz con Egipto, que había sido el enemigo más amargo de Israel, mucho más de lo que vemos hoy. Aquella era un verdadero peligro de aniquilación., cuando los tanques cruzaron el Canal de Suez. La sensación era que el Estado de Israel estaba por ser destruido. Y seis años después de aquella guerra, firmamos la paz . Dicho sea de paso, la hizo Menajem Begin, el líder del Likud.

 

DEMONIZACIÓN Y CRÍTICAS

 

P: Hoy me topé con una publicidad de Meretz en árabe, en la que junto al llamado al “fin de la ocupación”, había de fondo una foto de Birkenau. ¿Cómo pudieron poner algo así e insinuar una comparación?

R: Es bueno que me preguntes, porque esa publicación no se hizo con el conocimiento de ninguno de nosotros. Alguien la puso allí sin entender de qué se trataba. Evidentemente lo sacamos apenas nos dimos cuenta de lo que había ocurrido. Nos disculpamos inmediatamente y lo sacamos, como corresponde, de la campaña.

 

P: Esto me lleva a preguntarte cómo maniobrar entre un mensaje firme para defender una idea y el riesgo de plantearlo de modo que aporte a la demonización de Israel en el exterior. O sea cómo garantizar que una legítima crítica al gobierno, que puede por cierto ser dura, no pueda ser usada por duros enemigos de Israel que pueden usar cada palabra para ensuciarlo .

 

R: ¿Sabes qué hay que hacer para eso? Hay que terminar con la ocupación y hacer la paz. Yo creo que el problema de Israel no es de hasbará, o esclarecimiento, sino un problema político.Hay que cambiar la política israelí. Y hay en el mundo, y hay en Israel quienes critican esa política. Yo soy una de esas personas. Claro que también hay antisemitismo, lo tengo claro, soy consciente de ello. Pero no sólo es legítimo criticar la política del gobierno sino que se le debe criticar.  Tengo compañeros en el mundo que comparten las posiciones progresistas, liberales y avanzadas de Meretz que exhortan a lograr la paz, la justicia, a que no se controle militarmente a otro pueblo. Son cosas muy básicas que tenemos que cambiar. Lo que lleva a críticas es la política, los asentamientos, el que se nieguen a hacer la paz, a adoptar la fórmula de dos Estados, el que el gobierno promulgue leyes como la del Estado nación. También  yo tengo críticas, por todo ello.

LO BUENO…Y QUIÉN LO DAÑA

P: Yo te mencionaba el tema de la demonización de Israel. Es legítimo criticar, como bien dices, pero lo que pasa a menudo es otra cosa, un ataque injusto a Israel todo de modo que no se hace contra nadie. Sin olvidar ni por un minuto todo lo que hay que corregir ¿qué cosas buenas destacarías del país?¿Qué cosas recordarías por ejemplo en una discusión con alguien que critica a Israel presentándolo en términos absolutamente negativo?

R: Yo soy israelí y en todo encuentro con gente en el exterior, represento al Israel que yo conozco. Israel es un lugar maravilloso con gente fabulosa. Yo casi lo llamaría de milagro, al haberse logrado crear aquí el hogar nacional del pueblo judío, un país democrático con igualdad de derechos plena para todos sus ciudadanos .Este es justamente el valor que en el último año se ha visto dañado al promulgarse la ley del Estado nación .Por eso digo que quien nos aleja de esa visión de democracia liberal es el gobierno de Israel, lamentablemente. Y da vergüenza que Israel también se acerque a líderes dudosos .Mis posturas políticas las expreso en todos lados, en cualquier idioma, en inglés y en hebreo, en cualquier fórum, con mucho orgullo. Creo que eso le hace un mucho mejor servicio a Israel que cualquier intento de explicar políticas que no se pueden explicar.

 

¿Y LOS  LATINOAMERICANOS?

P: Tamar, esta entrevista se publicará en español y por eso quiero preguntarte sobre tu vínculo con israelíes de origen latinoamericano. O como se dice en Israel, los sudamericanos. Es sabido que hay muchos sudamericanos en la izquierda sionista. ¿Qué vínculos tienes tú, cómo ves su papel en la vida de Israel?

R: Muchísimos vínculos. Tenemos muchos activistas en la izquierda sionista.Ya antes de Meretz, en los tiempos de Mapam y Ratz-dos de los componentes de Meretz- había muchos sudamericanos luchando por justicia social, paz e igualdad. Es una comunidad muy activa por estos valores, una comunidad ideológica que tiene tradición de activismo. Recordemos que una de nuestras candidatas es Gaby Lasky.

P: Nacida en México.

R: Así es. También tenemos Pacto Mundial de Meretz que mantiene vínculos con diversas comunidades judías en el mundo. Entre ellas por cierto se destacan las de Sudamérica. En general se destacan en Israel la comunidad de los llegados de América Latina. Creo sinceramente que la izquierda es un muy buen hogar para esta comunidad.

P: ¿Qué te parece que trajo la aliá sudamericana a Israel?

R: Lo que yo más veo es una tradición de activismo político y de compromiso ideológico muy profundo, muy apasionado y entusiasta, apego a valores y a las luchas civiles.

UN BUEN RESUMEN

P: Y tú, cuando de luchas se trata …¿No pierdes la esperanza tampoco en medio de la tormenta?

R: Para nada.

P: Para terminar, volvamos al comienzo. ¿Cómo era el hogar en el que creciste, como para que de allí salga una política con tanta energía (recordemos que energía, en hebreo, se dice MERETZ) como para tratar de cambiar lo que considera que está mal?

R: La verdad es que yo siento que mi hogar era muy común y corriente. Mis padres no eran gente de actividad partidaria, pero sí puedo decir que en mi casa la sensación constante era que cada uno es libre para hacer lo que mejor considere, para seguir el camino que prefiera. Mi hermano salió futbolista e inclusive profesional, ganó campeonatos y copas, con una carrera muy destacada en el fútbol israelí. Y yo fui a la política así que cada uno siguió su camino, ambos con gran respaldo y amor de nuestros padres.

P: Muchas gracias Tamar.

 

http://www.semanariohebreojai.com/articulo/627

R: A ti.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.