Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
20 Iyyar 5779 | sábado mayo 25, 2019
donativo

¿Qué pasaría si el New York Times Cartoon hubiera representado a un musulmán, una lesbiana, un afroamericano o un mexicano como un perro?


Imagínese si la caricatura del New York Times, que representaba al Primer Ministro de Israel como un perro, hubiera representado al líder de otro grupo étnico o de género de manera similar. Si crees que es difícil de imaginar, tienes toda la razón. Sería inconcebible que un editor del Times permitiera la representación de un líder musulmán como un perro; o el líder de cualquier otro grupo étnico o de género de una manera tan deshumanizadora.

Entonces, ¿Qué pasa con los judíos que permitieron una caricatura tan degradante sobre uno de sus líderes? Uno podría pensar que a la luz de la historia del Holocausto, que se conmemora esta semana, el último grupo que un gran periódico demonizaría al emplear una caricatura directamente del libro de jugadas nazi, serían los judíos. Pero no. Solo tres cuartos de siglo después  que Der Stürmer incentivara el asesinato masivo de judíos al deshumanizarlos, vemos un renacimiento de tales caricaturas intolerantes.

El New York Times debería ser especialmente sensible a este problema, porque estaban en el lado equivocado de la historia a la hora de informar sobre el Holocausto. Enterraron la historia deliberadamente porque sus dueños judíos querían distanciarse de las preocupaciones judías. También se encontraban en el lado equivocado de la historia en lo que respecta al establecimiento del estado nacional del pueblo judío, después del Holocausto. Cuando se trata de judíos e Israel, el New York Times todavía está en el lado equivocado de la historia.

Soy un firme creyente en la libertad de expresión y el New York Times tiene el derecho de continuar con sus informes parciales y sus editoriales. Pero a pesar de mi apoyo a la libertad de expresión, asisto a una protesta frente al New York Times esta tarde para expresar mi libertad de expresión en contra de cómo el New York Times ha elegido ejercerla.

No hay ninguna inconsistencia en la defensa del derecho a expresar fanatismo y al mismo tiempo protestar por ese fanatismo. Cuando defendí los derechos de comunistas y nazis para expresar sus filosofías venenosas, también insistí en expresar mi desprecio por sus filosofías. Hice lo mismo cuando defendí los derechos de los estudiantes palestinos de enarbolar la bandera palestina en conmemoración de la muerte de Yasser Arafat. Me esforcé por defender el derecho de los estudiantes a expresar su apoyo a este asesino en masa. Pero también me esforcé por condenar a Arafat ya los que lo apoyaron y alabó su memoria. No creo en la libertad de expresión para mí, pero no para ti. Pero sí creo en condenar a quienes se esconden detrás de la Primera Enmienda para expresar puntos de vista antisemitas, anti-musulmanes, homófobos, sexistas o racistas.

Tampoco la publicación de esta caricatura antisemita es única. Desde hace años, las páginas de opinión del New York Times han sido unilateralmente antiisraelíes. Sus informes a menudo han sido demostrablemente falsos, y todos los errores tienden a favorecer a los enemigos de Israel. Más recientemente, el New York Times publicó un artículo de opinión en el que declaraba, el domingo de Pascua, que el Jesús crucificado era probablemente un palestino. Que absurdo. Qué absurdo. Qué predecible.

En los últimos años, se ha vuelto cada vez más difícil distinguir entre los informes del New York Times y su editorialización. A veces, sus editores se esconden detrás del eufemismo “análisis de noticias”, al permitir que se publiquen opiniones personales en la página principal. Más recientemente, ni siquiera se han molestado en ofrecer ninguna cobertura. La información en sí misma, como lo demostró repetidamente el Comité para la Exactitud en la Información sobre Medio Oriente en América (CAMERA), se ha llenado de errores contra Israel.

Los editores del New York Times deben a sus lectores la responsabilidad de investigar profundamente este sesgo y de asumir la responsabilidad de hacer que el Times gane su título como el periódico de registro. Cualquier comparación entre los informes del New York Times y el del Wall Street Journal en lo que respecta al Medio Oriente daría al New York Times una mala calificación.

Dicho esto, no apoyo un boicot al New York Times . Deje que los lectores decidan por sí mismos si quieren leer sus informes sesgados. Yo, por mi parte, continuaré leyendo el New York Times con ojo crítico, porque es importante saber qué es la desinformación que reciben los lectores y cómo desafiar esa desinformación en el mercado de ideas.

Así que me voy a protestar contra el New York Times , mientras defiendo su derecho a estar equivocado. De eso se trata la Primera Enmienda. Finalmente, hay algunas buenas noticias. Un tropo antisemita tradicional es que “los judíos controlan los medios de comunicación”. Las personas que venden estas tonterías a menudo apuntan al New York Times , que, de hecho, es publicado por una prominente familia judía, los Sulzberg. Cualquiera que lea el New York Times verá de inmediato la mentira en esta afirmación intolerante: Sí, el New York Times durante mucho tiempo ha sido controlado por una familia judía. Pero esta familia judía está lejos de apoyar los valores judíos, el estado-nación del pueblo judío o las sensibilidades judías. En todo caso, ha utilizado su judaísmo como una excusa para decir sobre los judíos y hacer a los judíos lo que ningún periódico convencional, que no sea propiedad de los judíos, haría jamás.

Alan M. Dershowitz es profesor emérito de derecho Felix Frankfurter en la Facultad de Derecho de Harvard, distinguido miembro principal del Instituto Gatestone y autor de El caso contra los demócratas que impugnan Trump, Skyhorse Publishing, 2019.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.gatestoneinstitute.org/14165/what-if-the-new-york-times-cartoon-had-depicted

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.