Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
25 Iyyar 5779 | jueves mayo 30, 2019
donativo

La occidentalización de la demografía árabe


“La erosión de la tasa de fertilidad árabe en los últimos 30 años es una de las más dramáticas en la historia de la humanidad… desde una de las tasas de fertilidad más altas del mundo a una de las más bajas del mundo”, escribió la profesora Maresha Einharon de la Universidad de Yale hace un año.

Incluso en 2019, contrariamente a las previsiones del establishment demográfico, la fertilidad árabe (el número de nacimientos por mujer) continúa “occidentalizando”, es decir, acercándose a las tasas características de Occidente. La sociedad árabe experimenta una urbanización acelerada y adquiere un carácter más urbano.

Las familias se mudan a apartamentos relativamente pequeños, en pisos urbanos en lugar de en casas de campo. Además, hubo una mejora en el estado de educación de las mujeres, que completaron al menos 12 años de escolaridad y aspiraron a la independencia, y por lo tanto comenzaron el proceso de fertilidad después de los 20 años (no 16). Una familia de 2-3 niños se convirtió en un modelo aceptado, y el uso de anticonceptivos se expandió.

“A fines de la década de 1970, la tasa de fertilidad de las mujeres árabes era más alta que el promedio mundial (3,85 nacimientos por mujer), pero en 2019 está disminuyendo, y en varios países árabes, incluidos los más pobres, el dato es de menos de 2,1 nacimientos”, escribe Einhorn. Estro es una norma social entre la clase media palestina.

Según los datos del Banco Mundial, la tasa de fertilidad árabe disminuyó en los años 1960-2017 de 6.9 nacimientos a 3.3. En Egipto, por ejemplo, de 6.7 a 3.2, en Jordania – de 7.7 a 3.3, y entre los palestinos – de 6.7 a 3.9.

En contraste, la cantidad de nacimientos judíos en Israel en realidad aumentó en un 74 por ciento en los años 1995-2018, en comparación con solo el 20 por ciento de los nacimientos árabes en Israel. El aumento en la tasa de fertilidad judía (especialmente entre los judíos seculares) refleja una mejora en el sentido de optimismo y patriotismo, junto con una reducción en el número de abortos, un aumento en los tratamientos de fertilidad y una disminución en la mortalidad infantil.

La demografía judía disfruta de un balance migratorio anual positivo, en comparación con un balance migratorio anual negativo de los árabes de Judea y Samaria, que ha alcanzado los 20,000 en los últimos años, mientras que la Yeridá (el abandono de Israel) anual en Israel entre 1990 y 1996 se ha reducido a 6,300, aunque la población casi se ha duplicado.

La Autoridad Palestina está “equilibrando” el aumento de la fertilidad al inflar los datos demográficos de 1,2 millones de personas. A diferencia de las normas internacionales, se cuentan a más de 400,000 personas que viven en el extranjero durante más de un año. 

Además, hay un doble conteo de 330,000 árabes de Jerusalén y más de 105,000 residentes de Cisjordania y Gaza que se casaron con árabes israelíes y recibieron la ciudadanía o la residencia permanente, y no se tiene en cuenta el saldo negativo anual de la migración.

El desprecio de los políticos y la opinión pública por la occidentalización de la demografía árabe puede conducir a un error dramático o un engaño escandaloso: una representación falsa de una bomba de tiempo demográfica que amenaza la existencia de un estado judío cuya neutralización aparentemente requiere una retirada letal de los activos históricos y de seguridad.

 

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.