Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

Con La Destitución Del Canciller Kurtz, Israel Pierde Un Amigo Cercano En Austria


Sebastian Kurtz

Si cree que la política israelí es una locura, eche un vistazo a Austria. Allí, el Parlamento austriaco envió el lunes al joven canciller Sebastian Kurz a una medida de no confianza un día después que su partido -el Partido Popular- se desempeñara muy bien en las elecciones al Parlamento de la UE, mientras que el Partido Socialdemócrata opositor tuvo el peor resultado de su historia en una votación en el Parlamento de la UE.

El voto de censura fue la continuación de un vídeo que apareció a principios de este mes que mostraba al vicecanciller Heinz-Christian Strache, del Partido de la Libertad de la Extrema Derecha, hablando sobre la concesión de contratos estatales a una mujer que se hacía pasar por la sobrina de un oligarca ruso a cambio de favores financieros o políticos.

Strache renunció, Kurz pidió unas elecciones rápidas en septiembre y luego despidió al ministro del Interior del Partido Liberal. Como resultado, los otros ministros del Partido de la Libertad renunciaron, y ese partido -junto con los socialdemócratas- expulsaron a Kurz del cargo en la moción de censura del lunes, la primera vez que esto ha ocurrido en la Austria de la posguerra.

Se espera que el Presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, nombre a un canciller interino hasta las elecciones de septiembre.

¿Y por qué debería importarle algo de esto a Israel? Porque Kurz se ha convertido en uno de los mejores amigos de Israel en Europa, pronunciando discursos a favor de Israel, twitteando su apoyo, visitando el Muro Occidental durante una visita, defendiendo a Israel en varios foros de la UE y desarrollando una estrecha relación con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu.

Por ejemplo, Kurz el año pasado uso su Twitter para condenar los comentarios del presidente iraní Hassan Rouhani, quien calificó a Israel como un «tumor canceroso» e instó a su destrucción.

«Condeno enérgicamente las declaraciones inaceptables del Presidente Rouhani sobre Israel. Cuestionar el derecho de Israel a existir y pedir su destrucción es absolutamente inaceptable», escribió Kurz en Twitter.

Y durante una visita en junio pasado, dijo que Austria no sólo fue víctima del nazismo -como el país se retrató a sí mismo hasta la década de los noventa-, sino también un perpetrador de crímenes nazis. Como tal, dijo, el país tiene una responsabilidad no sólo con sus judíos sino también con el país de los judíos.

Lo que fue innovador en estas palabras fue no reconocer los crímenes de Austria durante el Holocausto, pero decir esto le dio al país una responsabilidad especial hacia Israel.

Lo que hizo a Kurz único para Israel en el escenario europeo es que, a diferencia de otros buenos amigos de Israel en Europa -como el primer ministro húngaro Viktor Orban y el viceprimer ministro italiano Matteo Salvini-, Kurz no está en la extrema derecha y es sospechoso de albergar tendencias no democráticas.

Él es alguien, dijo una fuente en Jerusalén, con quien Israel puede sentirse cómodo para ser visto en público. Es la prueba de que es posible ser un líder europeo conservador, fuertemente pro-Israel, y al mismo tiempo, ni anti-EU ni populista.

El hecho de que Kurz perdiera la moción de censura del lunes y se viera obligado a abandonar su cargo es una pérdida para Israel, y Jerusalén es al menos una de las capitales del mundo que -al menos en privado- le impulsará a ganar la reelección en septiembre, quizás para volver con un mandato aún más fuerte.

 

Traducido por israelnoticias.com

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.