Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

La moderación religiosa saudita: ¿Qué tan real es?


El príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita, Muhammad Iben Salman, está decidido a promover su imagen como un presagio de la moderación de Arabia Saudita, pero muchos observadores sospechan que los cambios que ha implementado solo son poco profundos. Sus reformas pueden tener más que ver con las relaciones públicas que con cambios fundamentales.

Muhammad Iben Abdul-Karim Al-Issa es la cara pública de la versión del Islam moderado que promueve el príncipe saudí Muhammad Iben Salman. Issa, un ex ministro de justicia de 54 años de edad, uno de los líderes de la generación más joven de eruditos islámicos dispuestos a promover la candidatura del Príncipe Muhammad, ha estado haciendo giras internacionales y haciendo los movimientos correctos para proyectar al líder de facto saudita como la punta de lanza de los esfuerzos para contrarrestar al ultra conservadurismo de casa, y para combatir al islam militante en todo el mundo. Issa está haciendo todo lo posible para promover el posicionamiento del Príncipe heredero como un líder tolerante en el marco de la promoción del diálogo interreligioso.

Los movimientos de Issa también sirven para fortalecer los lazos con la base de votantes evangélicos del presidente Donald Trump en EE.UU. y para dar forma a un entorno que legitima la estrecha cooperación de Arabia Saudita con Israel.

En su último movimiento, Issa convocó a una conferencia internacional de cuatro días sobre el Islam moderado como jefe de la Liga Mundial Musulmana, que alguna vez fue el principal vehículo para la promoción mundial del Reino Saudita y que movía los hilos ultra conservadores anti-chiítas y anti-iraníes del Islam, y miembro del Consejo Supremo de Ulema, la máxima autoridad religiosa de Arabia Saudita.

Rompiendo con la tradición religiosa y política saudí, Issa se ha dirigido a las comunidades judías y evangélicas. Habló durante un discurso en octubre en el Instituto de Política de Oriente Próximo de Washington pidiendo que una delegación interreligiosa musulmán-cristiana-judía viajara a Jerusalén para promover la causa de la paz a pesar del hecho que Israel y Arabia Saudita no tienen relaciones diplomáticas formales.

Issa ha defendido las reformas del príncipe Muhammad, para frenar los poderes de la religión del reino, levantar la prohibición de conducir a las mujeres y cuidar el entretenimiento en los cines y conciertos. Rechazó el uso de la violencia, incluso contra Israel, reconoció el Holocausto, denunció los esfuerzos de los negadores del Holocausto y anunció que el próximo enero se convertiría en el clérigo islámico más importante en visitar Auschwitz en el 75 aniversario de su liberación. Issa presentó su enfoque en una entrevista con Le Monde hace dos años. “Todas las instituciones religiosas deben modernizar su discurso para que sea compatible con los tiempos”, dijo.

Sin duda, los movimientos de Issa ayudan a remodelar un entorno en el que la intolerancia religiosa y los prejuicios son normales y siguen siendo generalizados. Pero los críticos afirman que sus esfuerzos para proyectar al Príncipe Muhammad como un reformador religioso no van más allá de las palabras y los símbolos, y reflejan un esfuerzo de relaciones públicas en lugar de un verdadero cambio.

Todavía no está claro cuán efectivos son los esfuerzos de Issa. Ciertamente ayudan al gobierno de Trump a defender su apoyo incondicional para el Príncipe Muhammad, incluida su voluntad de proteger al reino de la responsabilidad de su conducta durante la guerra en Yemen y sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en las instalaciones del consulado saudí en Estambul. Riyadh insiste en que Khashoggi fue asesinado por agentes deshonestos.

Algunos de los interlocutores bien conectados de Issa durante su visita a Washington dudaban de las intenciones reales del portavoz saudita. Del mismo modo, el intelectual saudí preguntó retóricamente al académico saudí Stephane Lacroix durante una entrevista: “¿Cómo se puede tomarse en serio las afirmaciones de Muhammad al Issa cuando las librerías religiosas de Riyadh están llenas de libros que defienden exactamente lo contrario?”.

Malasia, uno de los asociados del Reino en la lucha contra el extremismo, ha tenido una visión similar de los esfuerzos cosméticos. El año pasado, el ministro de defensa de Malasia, Muhammad Sabu, cerró el Centro King Salman para la Paz Internacional (KSCIP, por sus siglas en inglés) respaldado por Arabia Saudita en Kuala Lumpur, tras las críticas que el reino, con su interpretación ultra conservadora del Islam, podría no ser un socio adecuado.

En un artículo reciente que analiza los límites de las reformas del príncipe Muhammad, Lacroix, que apunta a la detención de pensadores islámicos que critican las tradiciones ultra conservadoras de los Wahhabitas del Reino y en donde se suprime todo debate, concluye: “Esto hace que las reformas del MBS se parezcan más a un acto de relaciones públicas. La realidad es más complicada que una transformación genuina” (Lacroix se refería al príncipe Muhammad por sus iniciales).

La conclusión de Lacroix se ve reforzada por el hecho que hay poco que sugiera una reforma fundamental de la religión, que implica una tolerancia y una conversación práctica y sensata más allá de declarar la lucha contra el extremismo en el país y en el extranjero, se haya transformado en un interés saudí clave. Los cambios sociales que el Príncipe Muhammad ha introducido hasta ahora pulen la imagen empañada del reino y son planes adicionales para diversificar su economía dependiente del petróleo y ayudan a crear empleos muy necesarios.

En todo caso, las reformas del príncipe Muhammad parecen estar diseñadas para rasurar los ásperos aspectos del wahabismo, proyectar una imagen más moderada y promover, tanto en el país como en el extranjero, cuando en países como Kazajstán, Argelia y Libia, se ofrece una interpretación ultra conservadora del Islam. Predica absoluta obediencia al gobernante. La represión del príncipe Muhammad en todas las formas de disidencia impone el principio.

De la misma manera, ha hecho poco para impulsar la reforma desde que levantó la prohibición de conducir a las mujeres y mejoró sus oportunidades profesionales y deportivas. La tutela masculina de las mujeres en el reino se ha suavizado, pero permanece firmemente en su lugar.

Decenas de jóvenes mujeres sauditas han huido recientemente del reino para escapar del abuso familiar y buscar asilo en otros lugares. Arabia Saudita, en lugar de reprimir los abusos domésticos y abolir el sistema de tutela, ha tratado de evitar que las mujeres huyan y las obliga a regresar a quienes lo hicieron, desde el extranjero.

Cristianos, judíos, budistas e hindúes siguen teniendo prohibido construir casas de culto a pesar del hecho de que los arqueólogos han encontrado evidencia de existencia, en el momento del profeta Mahoma, de un sínodo del siglo séptimo cerca de Jubail, y el hecho de que la frontera saudí con Yemen recuerda vívidamente la interacción con una comunidad judía.

Después de reprimir brutalmente a los chiítas rebeldes en la provincia oriental de Arabia Saudita, rica en petróleo, el Príncipe Muhammad se ha movido rápidamente para reconstruir la ciudad de Awamiyah. No obstante, los chiítas representaron la mayoría de las 37 personas decapitadas en abril en una ejecución en masa. El Consejo Supremo de Ulsa de Issa no tiene clérigos chiítas entre sus miembros. Tampoco los jueces chiítas se sientan en los bancos de los tribunales nacionales o sirven en la fuerza policial o como embajadores.

El riesgo para el príncipe Muhammad es que la moderación religiosa, como la reforma económica por goteo, podría convertirse en un caso de prueba para evaluar su capacidad para cumplir con sus reformas. Una encuesta reciente entre los jóvenes árabes, incluida la juventud saudí, mostró que dos tercios de los encuestados sentían que la religión jugaba un papel muy importante, mientras que el 79% argumentó que las instituciones debían reformarse. La mitad dijo que los valores religiosos están frenando al mundo árabe. Dijo Lacroix: “Si la reforma religiosa es solo un impulso desde arriba y no es el resultado de un verdadero debate social, es fácilmente reversible”.

 

Doctor James M. Dorsey, un Asociado Senior no residente en el Centro BESA, es miembro de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y co-director del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.

 

Traduccion: Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.