Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles octubre 16, 2019
donativo

Los palestinos pierden la ‘oportunidad del siglo’


Ilustración sobre el proceso de paz en Oriente Medio por Alexander Hunter / The Washington Times

Se dice que Abba Eban, quien se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores de su país después que Israel se defendió de Egipto, Siria y Jordania en la Guerra de los Seis Días, lamentó que los palestinos «nunca pierdan la oportunidad de perder una oportunidad».

La semana pasada, en Bahrein, Jared Kushner, el asesor principal del presidente Trump, tocó una nota similar. El plan en el que él y el Representante Especial para Negociaciones Internacionales, Jason Greenblatt, han estado trabajando durante los últimos dos años, dijo, no debe considerarse como «el acuerdo del siglo». En cambio, debe considerarse como «la oportunidad del siglo». ”

Prácticamente todos los involucrados en lo que se conoce de manera optimista como el «proceso de paz» han dado por sentado que los objetivos principales de los palestinos, o al menos los que los lideran, son la paz, la prosperidad y la autodeterminación.

¿Y si eso está mal? ¿Qué pasa si los palestinos, o al menos los que los lideran, realmente quieren algo más? ¿Eso no garantizaría que las «oportunidades» ofrecidas por aquellos que buscan poner fin al conflicto palestino-israelí se perderán o, más precisamente, se descartarán?

La historia puede ayudar a responder esta pregunta. En 1947, las Naciones Unidas propusieron dividir la Palestina occidental en dos estados: uno para los árabes de Palestina, en ese entonces no se llamaban a sí mismos palestinos, y uno para los judíos de Palestina. (Las más de tres cuartas partes de Palestina al este se habían convertido en Jordania).

Esta oportunidad fue inmediatamente aceptada por los judíos y rechazada por los árabes.

Tras la finalización del Mandato británico para Palestina, los estados árabes existentes en la región lanzaron una guerra para llevar a los judíos al mar. Milagrosamente, Israel sobrevivió.

La Guerra de los Seis Días de 1967 fue un segundo intento de usar la fuerza militar para vencer a Israel. Cuando se detuvieron los combates, Gaza y la Ribera Occidental, territorios que habían sido ocupados por Egipto y Jordania, respectivamente, estaban en manos israelíes.

Eso presentaba una nueva oportunidad. Los israelíes podrían intentar lo que Egipto y Jordania no habían hecho: establecer un estado palestino en Gaza y Cisjordania, la llamada «solución de dos estados». A cambio, los palestinos solo tendrían que ponerse de acuerdo para coexistir pacíficamente con su vecino. La Liga Árabe emitió prontamente la Resolución de Jartum, los «Tres No»: «no hay paz con Israel, no se reconoce a Israel, no hay negociaciones con ella».

Los israelíes persistieron. Se propusieron ofertas en 2000, 2001 y 2008. Se ofreció a los palestinos más del 90 por ciento de Cisjordania. Cada vez, los palestinos, o al menos los que los dirigían, declinaban. No se presentaron contraofertas.

Otra oportunidad más: en 2005, Ariel Sharon, entonces primer ministro de Israel, retiró a cada soldado y agricultor israelí, a cada sinagoga y cementerio, de Gaza. Si Gaza se convirtiera en un vecino pacífico, gastando sus energías y fondos extranjeros para sacar a su gente de la pobreza, seguiría un acuerdo en Cisjordania.

Sabes lo que sucedió después: Hamas fue a la guerra, literalmente, no figurativamente, con Fatah, su rival. Hamas prevaleció, razón por la cual el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no se atreve a poner un pie en el territorio.

Hamas luego volvió sus armas, misiles y, más recientemente, túneles terroristas y cometas incendiarias a Israel. Esto estaba en línea con la Carta de Hamas, que exige que Israel sea aniquilado y reemplazado por un emirato islámico. Hamas ve su lucha contra Israel como una jihad. Comprometerse sería un pecado, literalmente, no figurativamente.

El «Taller de Paz a la Prosperidad» de la administración Trump en Bahrein la semana pasada fue una reunión inusual y quizás histórica de israelíes y árabes. Dada la amenaza que la República Islámica de Irán representa para la región, muchos árabes sunitas, o al menos aquellos que los lideran, ya no son implacablemente hostiles al estado judío con capacidad militar.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, el jeque Khalid bin Ahmed Al Khalifa, llegó a decir: “Israel históricamente es parte de este patrimonio de toda esta región. Así que el pueblo judío tiene un lugar entre nosotros «.

El Sr. Kushner no pidió a los palestinos que hicieran nada a cambio de la asistencia masiva que ofrecía, incluido un fondo de inversión de $ 50 mil millones y un corredor de transporte para conectar a Cisjordania y Gaza.

No obstante, el Sr. Abbas se negó incluso a discutir el plan económico. A los 83 años, debe estar pensando en su legado. Sospecho que quiere colgar su retrato junto al de su antecesor, Yasser Arafat, no utilizado por los mujahedines para la práctica de tiro al blanco.

Si hay palestinos que quisieran aprovechar esta oportunidad, ¿Pueden prevalecer sobre aquellos que los lideran? Desde el río hasta el mar, solo en Israel hay gente libre.

Ashraf Ghanem, un hombre de negocios palestino, asistió a la conferencia. El lunes, le dijo al Jerusalem Post que estaba escondido luego que los oficiales de seguridad palestinos intentaron arrestarlo. «Tengo miedo por mi vida», dijo.

Pensamiento final para hoy: Conscientemente o no, la «comunidad internacional» ha estado alentando la intransigencia palestinaTambién en Europa y América, el antisemitismo, el anti-sionismo y el antiisraelismo están en aumento, con la extrema derecha y la extrema izquierda adoptando puntos de vista indistinguibles de los sostenidos por los islamistas. El llamado movimiento BDS es eliminador de forma transparente.

Un hito de este tipo fue la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada a fines de 2016 gracias al Presidente Obama. Afirma que no hay «ninguna base legal» para los reclamos israelíes incluso en el Barrio Judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén y los antiguos lugares sagrados judíos. Lo que implica que los israelíes no tienen derecho a reclamar nada, ningún derecho a existir.

Entonces, los palestinos han estado perdiendo oportunidades por una razón sorprendente: la oportunidad de borrar a Israel de la faz de la tierra aún puede presentarse. No es un sueño imposible.

• Clifford D. May es fundador y presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias y columnista de The Washington Times.

Copyright © 2019 The Washington Times, LLC.

Traducido paara Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.washingtontimes.com/news/2019/jul/2/palestinians-opportunity-of-the-century/

 
Comentarios

Ebban uso término palestinos? En esa época existían? Dudo que el usase términos enemigos contrarios a la realidad

Ebban NO se refería a los «palestinos» (que NUNCA existieron como entidad) sino a los ÁRABES (egipcios, jordanos, sirios, libaneses, iraquíes, sauditas) que pretendieron destruir al pequeño Estado de Israel.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.