Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 4, 2019
donativo

Pueblo libanés prohíbe a los musulmanes comprar y alquilar una propiedad


Mohammed Awwad y su prometida, ambos musulmanes, recientemente encontraron un apartamento asequible para alquilar en línea en una ciudad en el Líbano, al sureste de Beirut.

El periodista de 27 años llamó al número y le preguntó al propietario cuándo podían pasar para echarle un vistazo. Se sorprendió por su respuesta: los musulmanes no pueden asentarse en la ciudad, dijo.

Con vistas al pueblo de Hadat.

Con vistas al pueblo de Hadat.

La propietaria del apartamento se disculpó con Awwad y dijo que a ella no le importaría alquilar a personas de ninguna secta, pero los funcionarios de la ciudad de Hadat emitieron un estatuto hace años que los cristianos solo podían comprar y alquilar propiedades a los residentes cristianos de la ciudad.

El joven musulmán chií no pudo creer lo que escuchó y le pidió a su novia, Sarah Raad, que llamara a la municipalidad y también a ella le dijeron que la prohibición había estado vigente durante años.

Hadat es un pequeño ejemplo de las divisiones sectarias profundamente arraigadas en el Líbano que una vez llevaron a una guerra civil de 15 años que dejó más de 100,000 muertos. Las comunidades cristianas se sienten asediadas cuando los musulmanes, que tienden a tener tasas de natalidad más altas, dejan las zonas superpobladas por barrios predominantemente cristianos.

  • «Hay personas que viven con miedo y se sienten amenazadas y esto puede eliminarse mediante políticas (estatales) que hacen que los ciudadanos sean iguales», dijo Pierre Abi Saab, periodista y crítico libanés.

Hace tres décadas, Hadat era casi completamente cristiano, pero hoy tiene una mayoría musulmana porque la población musulmana se expandió enormemente entre 1990, cuando terminó la guerra, y 2010, cuando se impuso la prohibición. Desde entonces, la población musulmana ha oscilado entre el 60% y el 65%.

La prohibición solo se aplica a la propiedad cristiana: un residente musulmán o un terrateniente de Hadat puede vender o alquilar su propiedad a musulmanes que se encuentren fuera de la ciudad o a quien él quiera.

Hadat Village

Hadat Village

Hadat es el único área donde tal prohibición se anuncia públicamente. Los funcionarios locales en áreas cristianas en el centro, este y sur del Líbano imponen tales prohibiciones de manera más discreta. En la región sureña predominantemente cristiana de Jezzine, algunos funcionarios locales han cambiado el estado de la tierra en sus aldeas de comercial a agrícola para evitar proyectos de construcción en masa, mientras que en otras aldeas y pueblos solo los locales pueden comprar propiedades.

«Como ciudadano libanés, no veo que exista una justificación para el temor y mezclarse con otros es nuestra salvación en el Líbano», dijo Abi Saab, jefe de redacción del diario Al-Akhbar. Dijo que es inaceptable que los ciudadanos libaneses no puedan vivir donde quieran en el país.

Hadat está en el borde de un área conocida como Dahiyeh, los suburbios del sur chiítas de Beirut, que es un bastión del grupo militante Hezbollah. Hadat, junto con otras áreas cercanas, vio cómo decenas de miles de musulmanes chiítas se mudaron a lo largo de los años, lo que generó temores entre algunos de los cristianos del país.

El Líbano, un país de unos 5 millones de habitantes, tiene un equilibrio sectario muy delicado entre sus 18 sectas religiosas. El último censo se llevó a cabo en el Líbano en 1932, durante el cual los cristianos eran la mayoría, pero a lo largo de las décadas su número ha ido disminuyendo debido a tasas de natalidad más lentas y más inmigración. Hoy en día, los cristianos representan casi un tercio de la población, mientras que los otros dos tercios están divididos casi por igual entre los chiítas y los sunitas.

«Cuando dice que a los musulmanes no se les permite alquilar propiedades, quiere decir que no quiere ver a los musulmanes», dijo Awwad, refiriéndose al alcalde de Hadat, George Aoun.

El ministro del Interior del Líbano, Raya al-Hassan, denunció que la política de la ciudad era inconstitucional.

Aoun defendió firmemente su decisión, señalando que se tomó en 2010, poco después de ser elegido para el cargo. Dijo que al final de la guerra civil del Líbano en 1990, Hadat era una ciudad puramente cristiana, pero para el 2010, decenas de miles de musulmanes, muchos de ellos chiítas de Dahiyeh, se mudaron.

«Le estamos diciendo a todos los cristianos que se sientan orgullosos de su aldea. Viva aquí, trabaje aquí y críe a sus hijos aquí. Somos una aldea ejemplar para la convivencia», dijo. Al preguntársele si su decisión viola la constitución, que permite a cualquier ciudadano libanés establecerse y poseer propiedades en cualquier lugar del Líbano, Aoun lo negó y dijo que la prueba es que Hadat es un 60% musulmán.

«Cada aldea debe preservarse. Cada aldea chií debe preservar su naturaleza chiíta, cada aldea cristiana debe preservar su naturaleza cristiana y cada aldea sunita debe preservar su naturaleza sunita. Queremos preservar nuestra aldea o lo que queda de ella», dijo Aoun. Una entrevista en su oficina, que está decorada con un mapa gigante enmarcado de Hadat.

El alcalde ha recibido un aluvión de críticas recientemente en las redes sociales y en las estaciones de televisión locales que describen su decisión como «racista y discriminatoria».

Edificios en el pueblo de Hadat

Edificios en el pueblo de Hadat

En respuesta, cientos de simpatizantes marcharon en Hadat apoyando la decisión del alcalde durante el fin de semana. Aoun dijo a la multitud que se comprometerá con la prohibición hasta el «día del juicio final».

Los cristianos una vez dominaron la política del Líbano hasta el acuerdo de Taif de 1989, que lleva el nombre de la ciudad saudí de Taif donde se firmó, que puso fin a la guerra civil de 1975-90. El acuerdo dividió los escaños del Gabinete y el Parlamento, así como los puestos gubernamentales de alto nivel, igualmente entre musulmanes y cristianos. El acuerdo también eliminó los poderes del presidente cristiano y se los dio al primer ministro musulmán suní.

Según el sistema de poder compartido del Líbano desde la independencia de Francia en 1943, el presidente debe ser un cristiano maronita, el primer ministro sunní y el presidente del parlamento un chiíta.

El municipio de Hadat está dominado por miembros del Movimiento Patriótico Libre ultranacionalista del presidente Michel Aoun, que ha estado liderando una campaña contra los refugiados sirios en el país pidiendo su regreso a áreas seguras en la Siria devastada por la guerra.

Hace dos años, el municipio de Hadat prohibió a los sirios trabajar en la ciudad, convirtiéndose en una de las primeras áreas en hacerlo en el Líbano. Al caminar por las calles de Hadat, no se puede ver a los sirios a diferencia de otras partes del Líbano y los dueños de las tiendas se jactan de que solo contratan a libaneses.

El residente de Hadat, George Asmar, invitó a un reportero a su tienda de ropa cerca de una iglesia y señaló con orgullo a una mujer que trabaja para él, diciendo que «ella es una de nuestras hermanas chiítas». Pero Asmar dijo que apoyaba al alcalde porque la prohibición de los musulmanes de poseer o alquilar una propiedad en la ciudad está preservando la identidad de la ciudad.

«La decisión del municipio es muy buena porque queremos mantener a nuestros hijos en Hadat», dijo Asmar. «Es bueno tener a nuestros hijos, vivir con nosotros en lugar de viajar».

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5537606,00.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.