Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
14 Tammuz 5779 | miércoles julio 17, 2019
donativo

PINJAS 5779


El nieto de Aharón, Pinjas, es premiado por su celo al matar al príncipe de la tribu de Shimón, Zimrí junto a la princesa midianita, Cozbí: Di-s le otorga un pacto de paz y la kehuná – sacerdocio.

Un censo del pueblo cuenta 601.730 hombres entre 20 y 60 años. Moshé recibe instrucciones sobre cómo debe dividir la Tierra entre las tribus y las familias de Israel a través de un sorteo. Las cinco hijas de Tzelafjad piden a Moshé que les conceda la porción de tierra que le pertenece a su padre, quien murió sin hijos varones; Di-s acepta su pedido y lo incorpora dentro de las leyes de herencia de la Torá.

Moshé lega el poder en manos de Ioshua para que lo suceda e introduzca al pueblo a la Tierra de Israel. La sección concluye con una detallada lista de ofrendas diarias, las ofrendas adicionales traídas en Shabat, Rosh Jodesh (principio del mes), y las festividades de Pesaj, Shavuot, Rosh Hashaná, Iom Kipur, Sucot y Sheminí Atzeret.

 

APRENDAMOS DE PINJAS

Pinjás, era un hombre de entrega total en su misma esencia. Por ello se puso en peligro en un asunto donde no hay obligación de ponerse en peligro, al punto de que si hubiera consultado si debe actuar como lo hizo, no se le indica que lo haga. Pero siendo que todo su ser es entrega total, no formuló preguntas sino que entregó su vida para celar el celo de Di-s.

Esto es lo que debemos aprender de Pinjás: Ser judíos de entrega del alma en nuestra misma esencia, y ocuparnos de fortalecer la observancia de los preceptos y la difusión de la Torá en un espíritu de entrega total permanente. Esto significa, que no se tiene absolutamente en consideración dificultad ni obstáculo alguno, sino que se entrega totalmente a cumplir con la Voluntad Divina. Entonces uno se hace merecedor de que Hashem le da éxito a su trabajo de una manera de «maravilla», y causamos así en la práctica la verdadera y completa redención.

AMOR A LA TIERRA

Iosef pidió a sus hermanos que cuando Di-s llevara a los Hijos de Israel de retorno a su tierra tomaran sus restos con ellos y lo sepultaran allí.

Las hijas de Tzelafjad, descendientes de Iosef, pidieron heredar la parte de su padre, dado que éste no había dejado herederos varones.

Es que la principal característica de Iosef y sus descendientes era el amor a la Tierra de Israel.

No es casualidad que cuando las tribus de Reubén y Gad piden a Moshé tomar su parte del otro lado del Jordán Moshé agregue media tribu de Menashé. Él sabía que, mientras esa media tribu estuviera unida a las otras dos el vínculo de éstas con la Tierra de Israel se mantendría fuerte.

 

TRES DE REPROCHE, SIETE DE CONSUELO

 

Este Shabat leemos la primera de las tres haftarot de reproche, previas a Tishá BeAv, en las que el Profeta Jeremías predice la destrucción de Jerusalén y el Templo.

Pero a partir del Shabat siguiente a Tishá BeAv se leen las siete haftarot de consuelo.

Vemos que la medida del consuelo es superior a la del reproche.

Muchas veces nos sentimos abrumados por situaciones que nos agobian, en esas ocasiones debemos pensar que es más grande el consuelo que seguirá a ese “reproche”.

 

¿Quien Necesita Un Mashiaj Humano?

Mashiaj y Agentes Hipotecarios

Por Yossi Braun

 

Pregunta:

Yo me doy cuenta del tema de que el mundo tiene una meta y destino, y como está evolucionando hacia un estado de perfección y redención. ¿Pero por qué el énfasis en un ser humano como el redentor? Si la redención es tan crucial, ¿no puede hacerlo Di-s mismo?

 

Respuesta

En un estilo rabínico típico, permítame explicarlo con una parábola.

Recientemente me he dado cuenta que los agentes hipotecarios están brotando por todos lados. Más y más personas prefieren utilizar a los agentes hipotecarios en lugar del antiguo sistema de establecer un compromiso con su banco. ¿El motivo? Con tantos prestatarios y prestamistas diferentes en el mercado, es muy aconsejable confiar en un agente hipotecario que haga el trabajo por usted. Con un agente tiene acceso a una gama más amplia de opciones hipotecarias, mejor servicio y puede utilizar al agente para negociar con los prestamistas a su favor. Los bancos también se benefician de esta tendencia, ahora pueden ahorrar mano de obra al confiar a los agentes la tarea de hallar prestatarios calificados. Lo más importante, el agente «comprende el lenguaje» tanto de los prestamistas como de los clientes. Por lo tanto actúa como un intermediario exitoso.

¿Qué ocurriría si se descubriera que el agente hipotecario es realmente un empleado de una empresa de préstamos particular? Es lo que podríamos llamar un agente deshonesto. Puede perder su licencia y posiblemente sea culpable de varios delitos penales. Es como si dos partes en conflicto estuvieran de acuerdo en una mediación, sólo para descubrir que el árbitro designado tiene un interés financiero o personal directo en el desenlace del arbitraje.

Lo mismo ocurre con el Mashíaj. Nuestro deber es crear una unión entre la sustancia material del mundo y su realidad espiritual, desposar al Cielo y la Tierra. Llámenlo arbitraje, negociación, agencia o realizar un matrimonio. Se nos ha confiado la sagrada misión de perfeccionar este mundo trayendo espiritualidad y Divinidad a un mundo que de otra manera no sería piadoso. Nuestra observancia de las mitzvot se centra en este ideal de crear un puente sobre el abismo entre la Divinidad y la Mundanalidad. Cada vez que nos ocupamos del acto físico de cumplir una mitzvá apuramos el proceso de «hacer descender» lo Divino a nuestro entorno.

Nadie más que nosotros puede hacer el trabajo. Todos los otros tienen un «conflicto de intereses» y representan a una de las dos partes. ¿A quién propondría usar como negociador entre ambas partes? ¿A Di-s? Él, como quien dice, no lo puede hacer. Representa a una de las partes.

Nosotros, por el otro lado, poseemos un alma que es «parte de Di-s en lo alto», sin embargo, ese alma Divina está investida en un cuerpo físico y material. «Comprendemos el lenguaje» de ambas partes y por lo tanto somos los candidatos perfectos para la tarea de mediar entre los dos.

La consumación de este proceso se realizará en la Era de la Redención cuando cada dimensión de nuestra existencia mundana sea verdaderamente permeada por la Divinidad. En las palabras de nuestros Sabios: «Actualmente estamos en un estado de compromiso; en el Mundo Venidero —será de Matrimonio».

El Mashíaj, quien anunciará la redención, es un «hombre de este mundo», un ser humano de carne y hueso que afronta desafíos físicos como el estrés, oposición y consideraciones de salud. Sin embargo su alma es pura y prístina como cuando viene. Anulará su ego e intelecto para ser consistente con la voluntad Divina. Tiene buena aceptación tanto en el Cielo como en la Tierra.

Realmente un agente honesto. (www.es.chabad.org)

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.