Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

MATOT 5779


Moshé enseña las leyes que gobiernan la anulación de promesas a los líderes de las tribus de Israel. Se lucha una guerra contra Midián por su rol en la destrucción moral de Israel, y la Torá da un recuento detallado del botín de la guerra y cómo fue distribuido entre la gente, los guerreros, los Levitas y el Sumo Sacerdote.

Las tribus de Reubén y Gad (más tarde acompañados por media tribu de Menashé) piden las tierras del este del Jordán como su porción de la Tierra Prometida, siendo estas tierras aptas para la cría de ganado. Moshé inicialmente se enoja con este pedido, pero más tarde concuerda con la condición de que ellos primero se unan y lideren a Israel en la conquista de las tierras al oeste del Jordán.

 

PROMESAS, PROMESAS

“Prometo que voy a dejar de fumar”

“Prometo que voy a hacer dieta”

“Prometo que te voy a pagar”

“Prometo que…”

“Prometo…”

¡Qué fácil es prometer! ¡Qué fácil es olvidar lo prometido!

Sin embargo las promesas son un tema delicado que no debe ser tomado a la ligera. Tan es así que en vísperas de Rosh HaShaná se acostumbra anular aquellas promesas que no cumplimos a lo largo del año frente a un minián o, por lo menos, ante tres judíos.

Está escrito que la lengua está guardada en un triple estuche: la boca, los dientes y los labios. Tratemos que este estuche se mantenga cerrado para no prometer en vano.

 

Celebrando la destrucción

Por Jaia Strasberg

Recientemente visité un apartamento que estaba en construcción. Las herramientas estaban esparcidas, los clavos sobresalían de las tablas del suelo y faltaban puertas. Fue un desastre total. A pesar de la crudeza obvia del ambiente, no pude evitar pensar en el potencial que tenía este apartamento. En mi imaginación, coloqué el armario de la vajilla contra una pared, escogí mi color favorito para pintar las paredes del comedor e imaginé cuánto más espacioso se vería si una de las paredes se moviera un poco más.

He visto mansiones y castillos, ninguno de los cuales me fascinó tanto hasta este punto. Me pregunté qué me pasaba con este sitio de construcción que me atrajo tanto. Cuanto más lo pensaba, más me daba cuenta de que era el potencial de su estado incompleto lo que me permitía usar mi creatividad. La desnudez buscaba un diseñador, y ese diseñador podría ser yo.

Las tres semanas entre el 17 de Tamuz y el 9 de Menajem-Av es un momento en que el pueblo judío lamenta la destrucción del Templo. Los primeros nueve días del mes de Av son tiempos aún más intensos, ya que nos acercamos al día en que ocurrió el evento devastador. Nos abstenemos de escuchar música, celebrar bodas y comprar ropa nueva. Evitamos hacer las cosas que nos ponen alegres, de modo que podamos absorber e integrar verdaderamente la pérdida del Templo en nuestra psique moderna.

Curiosamente, el Rebe de Lubavitch también alentó el aprendizaje de las leyes concernientes al servicio en el Templo durante este período. Mientras estamos en el exilio, rezamos en lugar de ofrecer sacrificios. ¿No sería más relevante estudiar las leyes que se relacionan con nuestro servicio actual?

El profeta Ezequiel sintió algo similar cuando Di-s se le apareció durante el exilio babilónico, después de la destrucción del Primer Templo. Di-s le dio instrucciones para que les contara a los judíos acerca de la construcción del Segundo Templo. Ezequiel le dijo a Di-s: “Tus hijos están en el exilio; no pueden construir el Templo”. Di-s respondió: “Solo porque están en el exilio, ¿no debería construirse el Templo?”

Di-s le estaba comunicando a Ezequiel que la destrucción del Primer Templo ocurrió solo para ser seguida por la construcción del Segundo Templo, que sería incluso más especial que el primero. Di-s no quería que el pueblo judío viviera con la realidad del exilio, sino que se preparara, y anhelara, la futura redención.

El Rebe de Lubavitch expresó esta visión en muchas de sus interacciones. Una vez, cuando visitaba el Campamento Gan Israel, lo llevaron de paseo. Los sitios del camping, en general se veían impresionantes. Cuando pasaron frente a una sala de depósito, el Rebe pidió que se le abriera. Estaba cubierto de mesas y sillas, y cubierto de grafitis. Para encubrir su vergüenza, el guía dijo que el grafiti es «zejer lejurban» (para conmemorar la destrucción del Templo). El Rebe respondió «zejer lemikdash» (para conmemorar el Templo mismo).

El Rebe estaba señalando un concepto fundamental, no solo con respecto a esta sala de almacenamiento, sino también sobre nuestra perspectiva sobre la destrucción y la vida en general. El jurban, la destrucción del Templo, fue un evento temporal. El templo, sin embargo, es eterno. Se expresa en cada uno de nuestros pensamientos, hechos y acciones. Se está construyendo constantemente en un nivel espiritual, y aunque una vez fue destruido, en esencia todavía existe en este nivel.

Durante esta época del año, especialmente a través del estudio de los detalles del Templo, tenemos la oportunidad de manifestar el potencial del «sitio de construcción» del exilio e imaginar su máxima expresión. Este período puede parecer triste y lamentable, pero en verdad, es un tiempo de preparación para la verdadera realidad de la redención. ¿Cómo podemos imaginar tal realidad?

¿Cómo podemos imaginar esa realidad mientras vivimos en el exilio y nos enfrentamos a los desafíos diarios que presenta?

Rabi Akiva, un sabio que vivió durante el tiempo del Segundo Templo, fue capaz de ver en la destrucción lo que realmente fue y representaba, incluso mientras vivía en un momento intensamente desafiante. Una vez estaba caminando en Jerusalén con un grupo de sabios poco después de que el Templo fue destruido. Pasaron por el Monte del Templo y vieron zorros vagando libremente allí. Todos los sabios lloraron, al ver la profanación, pero Rabí Akiva se rió.

Cuando le cuestionaron su reacción, aparentemente inapropiada, dijo: «Ahora que la profecía de la destrucción del Templo se ha hecho realidad, seguramente las profecías sobre la reconstrucción del Templo también se harán realidad». Vio la destrucción como un evento dentro de una secuencia, permitiendo imaginar que sucedería algo aún más grande y más eterno. Pudo celebrar la destrucción, ya que pudo imaginar una realidad más auténtica y aún más hermosa. En su mente, el Templo ya estaba siendo reconstruido.

El exilio puede parecer nuestra realidad. Vivimos en un sitio de construcción lleno de herramientas y clavos. En este contexto, sin embargo, hay tanto exilio como redención. En el exilio, ambos lloramos la destrucción de los primeros dos templos y construimos el tercer Templo.

Mientras lloramos la destrucción, reconocemos la belleza que se ha perdido, pero aquí estamos, en el umbral de una nueva realidad. Celebremos la destrucción para poder abrazar nuestra capacidad de construir un futuro mejor. (www.es.chabad.org)

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.