Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Av 5779 | martes agosto 6, 2019
donativo

Entendamos la problemática de fondo del tema nuclear de Irán.

Es el análisis de Emily Landau, directora del Programa de Control Armamentista y Seguridad Regional en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS).


Irán anunció este sábado que romperá otra de las limitaciones que le impuso el acuerdo nuclear suscripto en julio del 2015, del cual Estados Unidos se retiró hace aproximadamente un año, señalando el Canciller Javad Zarif que lo respetará, únicamente si así lo hacen todos los signatarios.

Emily Landau, una de las principales investigadoras en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Israel (INSS en su sigla inglesa), sigue desde hace años la actividad iraní, tanto en el ámbito nuclear como el convencional. Todo entra en su esfera de especialización, como Directora del programa de Control Armamentista y Seguridad Regional en el INSS.

Es por ello que resume la situación actual en términos categóricos, acusando a Irán de provocaciones y engaños. Y advierte: no se puede esperar volver a la mesa de negociaciones para elaborar un nuevo acuerdo nuclear pensando en que este debe dejar satisfechos a todos. No es una negociación normal, aclara. No hay acá igualdad de condiciones ya que Irán miente desde hace años y esta situación, aclara, debe terminar.

Esta es la entrevista que nos ha concedido.

 

P: Hay una evidente crisis por varios lados con Irán. ¿Cómo resumir cuáles son los escenarios centrales?

R: En las últimas semanas y meses hemos visto claras provocaciones iraníes tanto en el Golfo Pérsico como en lo relacionado al acuerdo nuclear. Según ellos mismos han dicho, han estado enriqueciendo uranio a un nivel superior al permitido y también habrían acumulado una cantidad, en depósito, más allá de lo autorizado.

P: Recordemos qué determinaba el acuerdo nuclear de julio del 2015.

R: Que pueden enriquecer uranio solamente a un nivel de 3.67 y que pueden tener 300 kilos de uranio enriquecido. Según los comunicados iraníes mismos, han enriquecido a un nivel del 4.5 y han pasado hace mucho los 300 kilos.

Uno de los encuentros entre el Canciller iraní Javad Zarif (en el medio) y los representantes de EEUU y Europa en las negociaciones del acuerdo nuclear, aquí en Lausanne, Suiza. (Foto: Wikimedia Commons)
Uno de los encuentros entre el Canciller iraní Javad Zarif (en el medio) y los representantes de EEUU y Europa en las negociaciones del acuerdo nuclear, aquí en Lausanne, Suiza. (Foto: Wikimedia Commons)

 

P: ¿Cuán importante es el enriquecimiento de uranio que han hecho? Está lejos aún de nivel militar.

R: Por supuesto. No es que a 4.5 les avanza mucho hacia una bomba atómica, pero el significado del aumento es más que nada político.

P: Todo esto como resultado de su intento de combatir la política de máximas sanciones impuestas por la administración Trump…

R: Así es. Desde su punto de vista, Irán no tiene muchas opciones. Quiere sacarse de encima las sanciones y por eso intenta alejar a Europa de Estados Unidos y convencer a Europa a bajar la presión en el tema de las sanciones. Por otro lado, está en el aire todo el tiempo la sensación que hay algunos elementos que podrían indicar que se encaminan a nuevas negociaciones en el tema nuclear.

P: ¿Por ejemplo?

R: Ha habido algunos pronunciamientos del Canciller Zavad Zarif dando a entender que estarían dispuestos a volver al acuerdo si bajan las sanciones  y otras cosas similares. Parecería que hay alguna dinámica en términos generales, en esa dirección. Pero no es algo directo, ni lineal, nada que va muy derecho y a lo que podamos seguirle el hilo en forma ordenada. Es un proceso complejo. Leí en un artículo una frase en inglés que me pareció muy acertada. “Irán is punching its way to negotiations”….algo así como que se encamina a los puñetazos. Lo central es que eso es lo que quiere Trump, que vuelvan a la mesa de negociaciones.

P: Cuando se habla de negociaciones, uno piensa en dos partes con sus legítimas reivindicaciones y exigencias. ¿Concibe un nuevo acuerdo nuclear que pueda satisfacer a las dos partes?

R: Aquí hay algo fundamental que debe ser recalcado. Esto no es un tema de negociaciones políticas entre dos partes, cada una de las cuales tiene una posición legítima, por lo cual se busca un término medio. No, ese es un cuadro incorrecto. Aquí se trata de negociar con un Estado que violó su compromiso internacional, que violó las obligaciones contraídas en el marco del NPT (sigla inglesa del Tratado de No Proliferación Nulear), que ha escondido, mentido y engañado a la Agencia Mundial de Energía Atómica. El “otro lado”, o sea Estados Unidos y Europa, no han hecho nada malo sino que son los guardianes de la comunidad internacional ante un Estado que viola los compromisos y reglas.

P: Todo el planteamiento, de fondo, es distinto.

R: Exacto. O sea que todo debe estar dirigido a llevar a Irán a cumplir las limitaciones que impone el NPT. No se puede pensar en una situación en la que todos ganan algo. Irán no puede tener poderío nuclear militar, eso es todo. Ellos harán todo para sí poder llegar a eso, para preservar todo lo  que tenían hasta la firma del acuerdo en julio del 2015. Y por eso ese acuerdo es tan malo.

Recordemos que la única herramienta que tiene hoy la comunidad internacional , si no quiere guerra, es hacer todo diplomáticamente para llevar a Irán al lugar necesario. Y eso se hace únicamente con presión.

P: Con el régimen iraní  no hay otra forma…

R: En absoluto. Irán aceptará volver a negociar únicamente si se siente suficientemente presionado. Lo hará si entiende que de ninguna otra forma se aliviarán las sanciones en su contra. No hará nada por buena voluntad.

Es que así funciona este régimen, un régimen terrible que no tiene ningún plan positivo ni para su pueblo ni para la región. Sabemos bien cómo se manejan, qué hacen en Medio Oriente. En esta situación no hay más remedio que ver quién tiene más fuerza para imponerse sobre quién. Hay que reconocer que este es el esquema y no hablar de negociaciones con Irán como si fuera un escenario en el que cada parte da algo y recibe algo. No, aquí, este es un planteamiento equivocado.

Cabe recordar que Irán es signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear y por ende viola su compromiso. Nadie los obligó a sumarse ni a seguir siendo miembros, pero siguen allí porque se quieren presentar como un buen actor en la arena internacional, es justamente su juego. Claro que si se van del NPT, no cooperarán. Pero ellos quieren quedarse dentro de ese marco porque sienten que les conviene. No pueden ser miembros del acuerdo y también engañar.

P: Cuando hablamos del engaño iraní en cuanto a su programa nuclear, hay que tener presente que no se trata de un fenómeno nuevo.

R: Por supuesto. Estamos hablando ya de antes de su renovación del plan militar nuclear, cerca de fines de los años 80. Ya desde entonces miente sobre el NPT. Estamos hablando ya de varias décadas. Su gran mentira es esconder que habían dado diversos pasos para el desarrollo de un mecanismo detonador de armas nucleares. En el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica en el 2011 había un anexo especial sobre lo que se llamó PMD (possible military dimensión o sea posible dimensión militar), en el que aparecían 13 ó 14 puntos con las violaciones iraníes significativas para el tema del plan militar.

P: Para quienes no dominan los detalles de este tema, aclaremos: cuando se habla de “dimensión militar” del plan nuclear iraní, se hace referencia al hecho que no se habla de energía nuclear para investigación o ciencia sino para fabricar una bomba atómica.

R: Exacto.

P: Ya en el 2011, mucho antes de la firma del acuerdo nuclear, se sabía o sospechaba seriamente que Irán mentía, ¿verdad?

R: Así es. El tema es que en aquel entonces era en base a información de Inteligencia. Y según las reglas de la Agencia Internacional de Energía Atómica no pueden acusar en base a eso sino que tienen que enfrentar a Irán con lo que se sospecha y revisar. Eso les llevó mucho tiempo y en el último informe se determinó que la averiguación definitiva se haría después de la firma del acuerdo.

P: No es lógico.

R: Claro que no. El entonces jefe de la agencia, Amano, intentó estudiar el tema, dijo que Irán había tenido plan nuclear militar hasta el 2003 y que menos coordinado había seguido hasta el 2009.

P: ¿Qué aportó el archivo nuclear secreto que Israel capturó y expuso?

R: El archivo determinó todo en forma muy clara. Era material iraní original. No información de Inteligencia. Se refiere a lo que se hizo hasta el 2003 pero también muestra elementos de cosas que se hicieron después. Había que controlar mucho en base a eso, pero la Agencia no lo hizo.

En el archivo nuclear iraní había testimonios contundentes acerca de cómo actuó Irán para engañar a la Agencia Internacional. Tenían inclusive un expediente donde detallaban todas las mentiras que habían dicho , para no confundirse ellos mismos con sus mentiras.

P: ¿Y cómo es que la Agencia no hizo nada al respecto?

R: Yo creo que Amano se manejó mucho políticamente, menos en lo técnico. Desde la firma del acuerdo nuclear en el 2015, consideró que su rol era ver que Irán respete ese acuerdo. Pero debía haberse ocupado también de que respete el NPT, lo cual no hizo. Amano no corrió a estudiar el archivo capturado por Israel. Dijo que su mandato era otro. Estaba equivocado.

P: Israel, evidentemente, tiene especial interés en Irán y el tema nuclear, dado que Irán llama a la destrucción de Israel y constituye una amenaza también en lo convencional. Pero el acuerdo no es sólo cuestión de Israel. O al menos no debería ser visto como tal.

R: Exacto. El acuerdo nuclear es un tema del mundo todo. Irán amenaza a Israel pero sus acciones van mucho más allá, alcanzan a todo Oriente Medio. Irán intenta desarrollar misiles de más largo alcance y constituye una amenaza también para Europa y quizás también a Estados Unidos.

P: Y de fondo, una de las preguntas centrales quizás sea si lo mejor era terminar con el acuerdo que había firmado Obama en julio del 2015.

R: Ese acuerdo, en muchos sentidos, ayudaba a Irán y por eso era tan problemático.

P: ¿Es correcto resumir el significado de aquel acuerdo diciendo que por un lado su parte positiva era que postergaba en 15 años el avance de Irán hacia la bomba pero que por otro lado su gran riesgo era que pasado ese plazo, le dejaba con toda la infraestructura nuclear que había desarrollado a escondidas como algo legítimo y reconocido?

R: Lo has descripto tal cual. Y además de todo eso, si Trump no hubiera cambiado de dirección, Irán también tendría mucho dinero que destinaría a otros escenarios, a desestabilizar la región, a desarrollar misiles y mucho más.

P: Todo dicho. Muchas gracias Emily.

R: A ti.

 

http://www.semanariohebreojai.com/articulo/1226

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.