Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

La incitación religiosa está provocando atropelladores y acuchilladores


Se esperaba que después del asesinato del difunto Dvir Shorek, llegarían los imitadores, y los sermones festivos que conmovieran a los espíritus y que sacaran a los niños a apuñalar a un policía, y no sería posible sin todo aquello llevar a cabo el ataque terrorista del atropella miento en Gush Etzion. Los funcionarios de seguridad en Israel deberían recordar el terrorismo individual en las fiestas de Tishrei de 2015, o experimentaremos un brote violento este año.

El terrorista Allah Harimi, de 26 años, que atropelló a los dos hermanos Noam y Nahum Nevis en Gush Etzion ayer, era conocido por las fuerzas de seguridad israelíes y palestinas. Harimi era un delincuente y un drogadicto, y por esta razón también estaba en conflicto con su familia.

Harimi también tenía un pasado de acciones bélicas por temas nacionalistas. El Shin Bet dice que estaba afiliado a Fatah y a la Yihad Islámica Palestina. Un caso clásico en el que un hombre denunciado por su familia y condenado al ostracismo por la sociedad en la que vive por su estilo de vida delincuente busca volver al consenso social y purgar su nombre mientras demuestra su voluntad de luchar por el interés nacional e islámico palestino.

Harimi parece haberse “fortalecido” en temas de religión, posiblemente influenciado por un clérigo local y, por lo tanto, se convirtió en el partidario de la Yihad Islámica. También se puede suponer que llevó a cabo el ataque de atropellamiento contra los judíos para obtener el estatus de Shaheed, cuyo sacrificio religioso le da perdón después de su muerte por su pasado criminal.

Tales casos fueron en el pasado y seguirán en la sociedad palestina en el futuro, pero no debe ignorarse el contexto más amplio, que probablemente fijó el momento del ataque. La información que se ha acumulado en los últimos meses en el Shabak y el establecimiento de seguridad indica que el área de Judea y Samaria está lejos de la calma debido a la sensación de impasse que ha azotado a los jóvenes palestinos y a la decepción del funcionamiento de la Autoridad Palestina y de Abu Mazen. Además, los jóvenes árabes han estado decepcionados por los estados árabes que cooperaron con el “acuerdo” propuesto por Trump, y especialmente de la situación económica que empeora día a día.

Las causas del empeoramiento de la recesión económica en Judea y Samaria son el drástico recorte de las donaciones hechas por la administración Trump a la Autoridad Palestina y la UNRWA, y en particular la decisión de Abu Mazen de no recibir los impuestos y aranceles, cientos de millones cada mes, que recauda Israel para la Autoridad Palestina y que Abu Mazen le entrega a los terroristas y a sus familias. Abu Mazen, como medida de protesta, no acepta recibir el saldo del dinero recortado que le entrega Israel.

Qatar acordó recientemente transferir sumas globales a la Autoridad Palestina para mantener su cabeza fuera del agua, y el coordinador de operaciones de área, general Kamil Abu Rukon, está haciendo todo lo posible para mejorar los medios de vida y la calidad de vida de los palestinos, pero todo esto es en vano.

Las principales víctimas son los jóvenes, con un desempleo que aumenta a dos dígitos. Sin embargo, el factor principal que es capaz de fermentar la calle palestina y llevarla, ya sea sola o como una multitud, a los actos de violencia es la religión. La incitación religiosa en los medios de comunicación, en las redes sociales y en los sermones de las mezquitas, las falsas acusaciones repetidas por clérigos respetados, de que los judíos profanan la mezquita de al-Aqsa, y los ataques en el Monte del Templo o en Jerusalén, son las explosiones más sensibles y peligrosas que conducen a una mayor escalada, una y otra vez.

Los medios de comunicación de Hamas han hecho una contribución significativa al entusiasmo de los instintos musulmanes-palestinos. Esta semana hubo varios eventos que despertaron la motivación religiosa entre los jóvenes de Judea y Samaria, uno de ellos fue la fiesta del sacrificio que marca el final de la peregrinación, donde los musulmanes escuchan sermones religiosos en la mezquita casi a diario. Uno puede adivinar que en Judea y Samaria no todos los predicadores mantienen una línea tenue. Y a esto hay que sumarle el enfrentamiento iniciado por el Waqf en el Monte del Templo, con la intención de despertar los espíritus en todo el mundo musulmán en medio de la fiesta.

Durante las vacaciones, los musulmanes están fuera del trabajo, pasan tiempo en casa con sus familias y pasan gran parte de su tiempo mirando televisión viendo enfrentamientos entre la policía armada y los fieles sangrantes por los golpes que han recibido. Por iniciativa del Waqf, en colaboración con extraños islamistas, ha convertido la primera oración de Eid al-Adha en el Monte del Templo en un evento violento. Desde la época de Mufti Hajj Amin al-Husseini en la década de 1930 y 1940, hasta el día de hoy, el lema “Al-Aqsa está en peligro”, distribuido en la calle palestina y sobre las agujas de la mezquita, es una receta segura para los espíritus y los enfrentamientos especialmente violentos durante las fiestas religiosas musulmanas.

También no es un secreto del “éxito” del Jeque Raed Salaj, líder de la facción norteña del Movimiento Islámico en Israel. Ha hecho de “Al-Aqsa está en peligro” un mantra que tiene éxito incluso hoy, incluso sin fundamentos, para una llamada que ilumina la calle musulmana no solo en Jerusalén, Judea y Samaria y la Franja de Gaza, sino también en Jordania y en otros lugares.

Otro explosivo que ilumina la calle palestina es la inspiración que principalmente reciben los jóvenes de los ataques que ya tuvieron éxito. Se esperaba que el ataque en el que fue asesinado el difunto Dvir Shorek provocaría una imitación, y así fue. Sin embargo, los ataques de inspiración e imitación se produjeron solo después que los jóvenes musulmanes terminaron de celebrar el sacrificio con sus familias y fueron “acusados” desde los sermones y las oraciones en las mezquitas. Los dos jóvenes que apuñalaron a un policía en la Ciudad Vieja fueron asesinados a tiros, sus funerales del viernes pasado, combinados con las oraciones del viernes, conmovieron los ánimos, y luego el ataque del mediodía llegó por lo que se podría estimar que el ataque también fue uno de perfil “imitado e inspirado”.

Si ampliamos la vista, Hamás en Gaza parece tener un impacto considerable, aunque no siempre directo, en el nivel de explosiones en Judea y Samaria. Hamás quiere, y sus voceros así lo declaran, iniciar una tercera intifada en Judea y Samaria. La organización terrorista está tratando de hacer esto iniciando ataques asesinos que golpearán a las FDI y a los colonos que están dentro de Judea y Samaria, provocando una reacción que causará indignación e incitación popular.

Sin embargo, el cuartel general de Hamás opera en Gaza, como los patéticos intentos de Salah Aruri por parte del Líbano y Turquía para ejecutar los ataques de Judea y Samaria, no tienen éxito en su tarea. No porque sean perezosos, sino porque el Shabak y las FDI están utilizando métodos antiterroristas que se renuevan constantemente y provocan el éxito contraterrorista en cientos de ataques al año.

En contraste, la incitación de Hamás resuena bien en la calle y en las redes sociales palestinas, y es un factor importante para alentar a los jóvenes palestinos a llevar a cabo los llamados “ataques individuales”, “ataques inspiradores” y “ataques de imitación”. No hay jóvenes palestinos en Cisjordania que hayan sido perjudicados o dañados por las actividades de las fuerzas de seguridad israelíes, o que sus familiares hayan sido detenidos por acciones terroristas. El hecho de que las FDI y Shin Bet detengan cada noche entre 5 a 20 palestinos y los lleven a una investigación dirigida a frustrar los ataques terroristas, esto en sí mismo está despertando ira y frustración.

El sistema de defensa dirá, y con razón, que no hay otra opción. Sin este “corte de césped”, habríamos experimentado ataques con cuchillos de alta frecuencia y oleadas de terror, pero la existencia de actividad preventiva de seguridad y fricción física directa entre colonos y palestinos con fervor fanático religioso o furia personal seguramente ayuda a producir una ira violenta.

Las medidas de restricción que el Estado de Israel y las FDI están tratando de lograr calmar en el área, el esfuerzo de seguridad trata de concentrarse lo más posible en actividades antiterroristas sin dañar a los no involucrados y el tejido de la vida diaria para evitar una mayor escalada, pero las brasas continúan ardiendo, y la llama estalla ocasionalmente. En parte gracias a la “contribución” de Abu Mazen al fervor cuando convoca al gobierno palestino y anuncia el cese de la cooperación de seguridad con Israel.

La cooperación de seguridad con Israel ni siquiera se ha detenido por un momento, pero las fuerzas de seguridad palestinas que reciben solo la mitad de su salario entienden la pista. Todo esto, cuando el gobierno israelí está totalmente enfocado en las próximas elecciones, y no considera adecuadamente los disturbios en los territorios y Jerusalén que están creciendo justo debajo de sus narices. Se debe recordar a los funcionarios de seguridad la ola de terror durante las fiestas de Tishrei hace cuatro años, y comprender que, si no se toman medidas políticas y militares para detener el proceso, también podemos experimentar un brote violento similar ahora mismo. Los explosivos están en Jerusalén y en el Monte del Templo, y los operadores están en Gaza.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Hasta cuando se va a permitir la impunidad a base de subvenciones
Hay que dar a conocer a quienes apoyan e incitan Si los medios de desinformación son estómagos agradecidos afortunadamente contamos con redes sociales etc donde poder ser difundidos

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.