Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes septiembre 16, 2019
donativo

La presencia israelí en el Golán es una necesidad estratégica


Los Altos del Golán son el escudo de defensa norte de Israel, especialmente porque las fuerzas iraníes se han trasladado a Siria. Mover la frontera entre Israel y Siria hacia el oeste reduciría la disuasión, lo que a su vez invitaría a la agresión.

Israel ha gobernado los Altos del Golán desde mayo de 1967 y extendió su ley sobre la región en 1981. En marzo de 2019, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump reconoció la soberanía de Israel sobre el Golán.

Además de otorgar autoridad al derecho de Israel a exigir revisiones territoriales para establecer fronteras defendibles, la declaración estadounidense sirve para varios intereses estratégicos. Por ejemplo, la meseta estratégica ofrece ventajas defensivas invaluables y mejora la disuasión de Israel. El control de Israel sobre el Golán aumenta la capacidad del país para evitar que Irán establezca un frente adicional contra el estado judío en el sur de Siria que se uniría al frente que Irán ha establecido en el sur del Líbano a través de su apoderado, Hezbollah.

La presencia de Israel en el Golán, cerca de la frontera norte de Jordania con Siria, también reduce las posibilidades de Irán de socavar la estabilidad del régimen jordano. Finalmente, la declaración de Trump obviamente ayuda a mantener el status quo territorial en los Altos del Golán que ha brindado tranquilidad y estabilidad durante décadas. De hecho, el cambio de posición de Estados Unidos erosiona toda la fórmula de “tierra por paz”.

La retirada militar de los Altos del Golán sería un gran error. El control del Golán confiere a Israel varias ventajas importantes, algunas de las cuales fueron cruciales para repeler la sorpresa del ataque militar sirio en octubre de 1973. El control israelí también ha permitido al país mantener la estabilidad en la frontera con Siria. De hecho, a pesar de la ausencia de un tratado de paz con Siria y de las tensiones regionales que eventualmente llevaron a choques violentos entre Israel y los actores árabes, la frontera entre Israel y Siria ha permanecido en silencio desde 1974. Incluso el enfrentamiento militar entre unidades israelíes y sirias en La arena libanesa en 1982 no se extendió a los Altos del Golán.

La frontera actual, a lo largo de la línea divisoria (las colinas en la parte oriental de la meseta), es la mejor línea defensiva contra un ataque militar convencional desde el este, ya que el terreno requiere que el lado atacante canalice sus fuerzas entre las colinas. Los cuellos de botella naturales resultantes permiten que una pequeña fuerza defensora adquiera tiempo para que lleguen los refuerzos.,

En la guerra de 1973, la topografía del Golán permitió a 177 tanques israelíes detener a aproximadamente 1.500 sirios, lo que le dio al IDF el tiempo crítico necesario para recuperar y desplegar sus reservas. Ninguna otra línea en la meseta confiere tales ventajas defensivas. El terreno al oeste de la línea divisoria de las cuencas desciende hacia los acantilados orientales en el río Jordán. La retirada de los Altos del Golán colocaría a las tropas israelíes en el fondo de este acantilado, a unos 200 metros bajo el nivel del mar, con una pendiente muy pronunciada hacia la meseta a unos 400 metros sobre el nivel del mar.

El control israelí sobre el Golán mejora la seguridad del área estratégica de la Bahía de Haifa en la costa mediterránea al extender la distancia desde las posiciones sirias a unos 90 kilómetros (56 millas). El área de la Bahía de Haifa es una importante concentración de la industria y alberga uno de los dos puertos principales de Israel. El área de la bahía es parte del triángulo estratégicamente vital (Jerusalén-Haifa-Gedera) que alberga la mayor parte de la infraestructura y la población del país.

El control de Israel de uno de los picos del Monte Hermon en el norte del Golán también le brinda a Israel una capacidad de recopilación de inteligencia impresionante. Permite el uso de la vigilancia electrónica en las profundidades del territorio sirio, proporcionando a Israel una capacidad de alerta temprana. De manera similar, la superioridad topográfica de la línea defensiva actual proporciona mejores capacidades para la adquisición de objetivos. El uso de municiones guiadas, en particular, requiere buena inteligencia, ya que en el área de la guerra electrónica las líneas de visión son extremadamente importantes.

Las alternativas sugeridas a estas estaciones de inteligencia del norte, como los sistemas de control y alerta temprana en el aire o los vehículos aéreos no tripulados, simplemente no son adecuadas. A diferencia de una instalación de montaña, no pueden soportar equipos pesados ​​como antenas grandes y pueden ser derribados. Además, la cantidad de tiempo que están en el aire y capaz de proporcionar inteligencia es limitada. Las condiciones climáticas también pueden influir en la capacidad de supervivencia de los sistemas aéreos. Los satélites de vigilancia proporcionan información principalmente sobre objetivos estáticos, pero no son tan útiles para proporcionar inteligencia táctica. Incluso los satélites de comunicación tienen desventajas en comparación con las estaciones terrestres.

Finalmente, la proximidad del Golán a Damasco (unos 60 kilómetros, o 37 millas) tiene un tremendo valor de disuasión porque pone a la capital, el centro neurálgico del régimen sirio, al alcance del poder militar israelí. Mover la frontera entre Israel y Siria hacia el oeste reduce la disuasión, lo que a su vez invita a la agresión. El control israelí sobre los Altos del Golán ha proporcionado una frontera tranquila; Cualquier cambio puede tener efectos desestabilizadores.

Sin embargo, desde fines de la década de 1990, los moderados círculos israelíes han argumentado que la tecnología moderna disminuye el valor estratégico de la tierra y, por lo tanto, justifica la disposición para las concesiones territoriales. Shimon Peres expresó repetidamente el argumento en contra de aferrarse a territorios, diciendo que las barreras físicas y las ventajas topográficas ya no eran significativas en la era de los misiles. Según este pensamiento, que tiene cierto peso en Israel, la profundidad estratégica y las fronteras defendibles se han convertido en un anacronismo estratégico.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.