Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 13, 2019
donativo

Médico israelí que cura a sirios espera salvar corazones y ganar mentes

«Ahora entienden que somos más humanos que Assad»


En 2013, Salman Zarka, entonces jefe del cuerpo médico de las FDI en el norte, envió sirios heridos que llegaron a Israel al hospital de Safed.  Ahora él lo dirige.

El Dr. Salman Zarka, director del Centro Médico Ziv en Safed, Israel, habla con una niña siria a quien le dio tratamiento médico (Cortesía).

Washington – Para los soldados israelíes que custodian la frontera norte del país, la mañana de Sabbat es a menudo, aunque no siempre, bastante plácida, incluso con una guerra civil que sucede a kilómetros de distancia.

Las Fuerzas de Defensa de Israel, naturalmente, han estado vigilantes para evitar que el conflicto sirio se filtre en Israel, especialmente durante el último año, ya que Irán ha tratado de afianzarse en el asediado estado árabe. Pero la mayoría de las veces, no han sido los sirios con armas quienes se dirigen hacia las fronteras de Israel: han sido sirios con heridas.

Eso surgió en una fatídica mañana en febrero de 2013, cuando siete sirios llegaron a la frontera israelí en necesidad de atención médica seria. Los médicos allí les brindaron atención, pero pronto quedó claro que esto no sería suficiente para salvarles la vida.

En ese momento, Salman Zarka era el jefe del Cuerpo Médico del Comando Norte de las FDI rápidamente determinó que los sirios heridos necesitaban ir a un hospital civil donde pudieran recibir un mayor nivel de atención.

El más cercano era el Centro Médico Ziv en Safed, una ciudad antigua con vista al Mar de Galilea. Zarka ordenó que los llevaran a la instalación, donde fueron atendidos, y algunos sometidos a cirugía. Todos y cada uno de ellos sobrevivieron.

Diez días después, volvieron a sus hogares en Siria.

Ahora, Zarka es el director de Ziv, un puesto que ha ocupado desde 2014, donde ha seguido tratando a los sirios que llegan a la frontera israelí y que necesitan intervenciones médicas para salvar sus vidas.

Un hombre sirio carga a dos niñas cubiertas de polvo después de un ataque aéreo, según reportes, por parte de las fuerzas gubernamentales el 9 de julio de 2014 en la ciudad norteña de Alepo. (Foto: AFP / AMC / ZEIN AL-RIFAI)

Desde 2013, Ziv ha desempeñado un papel pequeño pero fundamental en el tratamiento de los sirios heridos en el transcurso de la despiadada guerra civil de ese país. Eso se debe, al menos en parte, a la ubicación estratégica del hospital: aproximadamente a siete millas de la frontera con Líbano y un poco más de 50 de la frontera siria.

Al principio, Zarka pensó que 50 millas era demasiado lejos para los pacientes en estado crítico (unos 30 minutos en automóvil con sirenas), que, temía, podrían no sobrevivir al viaje.

“Decidimos que si vamos a tener la misión de salvar vidas, lo haremos de la mejor manera que sepamos, y la mejor manera con nuestra experiencia fue tener un hospital militar justo en la frontera para que las lesiones graves puedan ser tratadas allí”, dijo Zarka recientemente a The Times of Israel.

Por lo tanto, en marzo de 2013, después de consultar con funcionarios del gobierno, Israel construyó una instalación en la frontera, cerca de una aldea drusa.

Pero un año y medio después, cerró.

«Descubrimos que no era necesario», dijo Zarka, que es druso. «La mayoría de las lesiones de los sirios eran ortopédicas. No necesitaban atención médica inmediata y podían esperar para ser atendidos en instalaciones civiles”.

Hoy, la mayor parte de la carga recae en Ziv para tratar a los sirios que vienen a Israel pidiendo ayuda. Desde febrero de 2013, el hospital ha tratado a aproximadamente 5,000 sirios, según Zarka.

La experiencia, dijo, parece tener un impacto en los rescatados, muchos de los cuales crecieron pensando que su vecino del sur era un villano.

El Dr. Salman Zarka cura a un niño sirio herido, en el Centro Médico Ziv en Safed. (Cortesía) 

«He conocido a muchos sirios. Cuando los conocí inicialmente, tenían mucho miedo de encontrarse con su enemigo y recibir nuestro apoyo médico”, dijo Zarka. «No siempre nos decían la verdad. Notamos que a veces cambiaban sus nombres. Pero las cosas han cambiado. Han comenzado a sonreír y hablar hebreo. Un número nos ha dicho que durante muchos años se les ha educado que somos el diablo y que debemos ser expulsados ​​al mar.

«Ahora», dijo, «entienden que somos más humanos que Assad».

En Ziv, los sirios reciben un trato confidencial para proteger su identidad de las autoridades sirias, que no aceptarían de buena forma el que reciban ayuda del estado judío.

Los pacientes se quedan entre unos pocos días y unos pocos meses. En algunos casos raros, algunos se han quedado más de un año. Mientras están allí, señaló Zarka, reciben el mismo nivel de atención que los israelíes.

«Ofrecemos no solo tratamiento para sus lesiones, las tratamos de acuerdo con los estándares israelíes», dijo. «Hacemos todo lo posible no solo para tratar de salvarles la vida, sino también para mejorar su calidad de vida».

En un caso, una mujer siria llegó a la frontera con su hija diabética de 10 años después  que su pueblo fuera bombardeado. La niña estaba inconsciente y su madre pensó que estaba muerta. Poco después de llegar a la frontera, las FDI las llevaron a Ziv, donde la niña fue tratada durante tres meses.

Durante ese período, el personal médico capacitó a la madre para cuidar a su hija una vez que salieran de la unidad, enseñándole cómo controlar los niveles de glucosa de su hija y cómo administrarle una inyección de insulina. Querían asegurarse de que ella pudiera mantener a su hija sana una vez que se fueran.

Cuando Ziv le dio de alta del hospital, Zarka temía por el futuro de ambas. «Estábamos muy preocupados, especialmente por lo que le pasaría a esta maravillosa niña cuando volviera a Siria», dijo.

Sin embargo, cuatro meses después, esa chica regresó a Ziv para un chequeo.

«Ver que ella está sobreviviendo y ganando peso y en una mejor situación… crees que estás cambiando algo», dijo.

Zarka dijo que cuando la niña regresó le dio un regalo: un dibujo de la bandera israelí con un gran corazón y su nombre.

Decía: «Todah Raba» – «Gracias» en hebreo.

Para Zarka, experiencias como esta revelan la capacidad de influir en la cosmovisión de los sirios que de otro modo despreciarían a los israelíes sin conocerlos realmente. Puede que sea una muestra pequeña, dijo, pero esa niña crecerá agradecida por el país que la ayudó mientras el suyo estaba atrapado en una catástrofe humanitaria.

«Ella sabrá que los israelíes están salvando vidas, que somos buenas personas», dijo Zarka. «Tal vez algún día tendremos una relación diferente».

Nota de Porisrael.org

***Después de servir en el cuerpo médico de las FDI durante 25 años y dirigir el departamento de servicios de salud de las FDI durante 18 meses, fue nombrado director general del Centro Médico Ziv hace tres años, convirtiéndose en el primer druso en dirigir un hospital israelí.

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.