Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

Nasrallah es feliz en Beirut mientras que Bibi es feliz en Jerusalén

La falta de bajas probablemente no sea una gran decepción para el líder de Hezbolá, quien entiende que si hubiera causado víctimas mortales entre las fuerzas israelíes, las FDI habrían respondido con fuerza


El primer ministro Benjamin Netanyahu y el jefe de Hezbollah Hassan Nasrallah (Foto: AFP)

Tanto Hassan Nasrallah como el primer ministro Benjamin Netanyahu están complacidos con los eventos del domingo.

No es casualidad que el ataque de Hezbolá en el norte de Israel el domingo haya terminado sin víctimas.

El término comúnmente utilizado «No hubo víctimas entre nuestras fuerzas» no es aplicable a lo que había sucedido hoy.

Fuerzas israelíes cerca de la frontera israelí con Líbano (Foto: AFP)
Fuerzas israelíes cerca de la frontera israelí con Líbano (Foto: AFP)

Las FDI no sufrieron bajas porque sus comandantes y combatientes, desde el jefe de personal hasta el comandante del Comando del Norte y los comandantes de división, evaluaron correctamente lo que harían Hassan Nasrallah y sus hombres, actuaron en consecuencia y respondieron correctamente.

Por eso merecen ser felicitados.

Pero hay otros dos factores detrás del ataque vengativo de Hezbolá al no haber logrado sus objetivos o causar lesiones a las fuerzas israelíes.

El primero es la superioridad que poseen las fuerzas de inteligencia de las FDI.

La segunda, y no menos notable, es la disciplina operativa excepcional mostrada por los soldados y comandantes, que contribuyó significativamente en los preparativos y las medidas cautelares tomadas por las FDI.

Menciono esto porque en un pasado no muy lejano, hubo varios incidentes relacionados con víctimas en varios frentes, que fueron el resultado de una mala disciplina operativa.

Esta vez, la disciplina operativa fue tan buena como la inteligencia, al evaluar el curso de acción de Hassan Nasrallah y al emplear los pequeños trucos que pueden determinar el resultado en el campo de batalla.

Las FDI deben ser elogiadas y también los responsables políticos.

Este es otro de una serie de éxitos que Israel ha disfrutado en su lucha continua con Irán y sus representantes en todo el Medio Oriente.

Las FDI bombardean el sur del Líbano (Foto: Reuters)

Las FDI bombardean el sur del Líbano (Foto: Reuters)

La razón principal del éxito es el trabajo de la comunidad de inteligencia, pero la creatividad y el pensamiento fuera de la caja que muestran los comandantes de las FDI se ha demostrado nuevamente el domingo.

Nasrallah también debe ser elogiado por cómo se condujo desde el incidente en el que los aviones no tripulados se estrellaron en Beirut, hasta los eventos en la frontera el domingo.

El grupo terrorista respaldado por Irán maniobró una complicada red de restricciones exigiéndole que tome medidas, por un lado, y se abstenga de causar una mayor escalada por el otro.

Nasrallah supervisó una operación que cumplió con los criterios que estableció para él y su gente.

En lo que a él respecta, tuvo éxito, aunque no hubo víctimas en el lado israelí.

La falta de bajas probablemente no sea una gran decepción para el líder de Hezbolá. Él entiende que si hubiera causado muertes entre las fuerzas israelíes, las FDI habrían respondido de manera muy diferente a la forma en que lo hicieron el domingo, y el Líbano habría tenido que soportar la peor parte.

El líder chiíta sin duda está satisfecho ahora, mientras se sienta en su búnker de Beirut, así como el primer ministro Benjamin Netanyahu está satisfecho con el desempeño de las FDI mientras hospedaba al presidente de Honduras en Jerusalén.

Aún deben hacerse dos advertencias.

La primera es que Nasrallah puede no conformarse con un solo incidente y enviar combatientes para intentar otro ataque con la esperanza de exigir un precio en sangre.

Después de una operación exitosa, no es raro que bajen la guardia y que las tropas de las FDI y los civiles cerca de la frontera se mantengan alertas en los próximos días.

La segunda advertencia es que Qassem Soleimani, quien ha dicho que él también quiere venganza por haber frustrado un ataque con aviones no tripulados planeado en los Altos del Golán, puede estar planeando una operación vengativa, aunque claramente esperaba que Nasrallah llevara a cabo un doloroso ataque contra Israel en su lugar. .

Israel aún enfrenta el peligro de los esfuerzos de Hezbolá para producir misiles avanzados.

Trabajar para lograr eso no se ha detenido.

Nasrallah le está mintiendo al pueblo libanés y al mundo cuando dice que ya tiene suficientes misiles avanzados y que no está tratando de producir más

Sus mentiras probablemente serán expuestas dentro de poco, pero el gobierno israelí que se formará después de las elecciones de septiembre se enfrentará a este peligro que es superado solo por un Irán nuclear.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5579706,00.html

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.