Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles septiembre 11, 2019
donativo

BDS es principalmente un ataque a los judíos estadounidenses

La verdad es que BDS en Estados Unidos está dirigido principalmente contra los judíos estadounidenses. Su objetivo es silenciarlos como fuerza política


El presidente Trump cuestionó el continuo apoyo de los judíos estadounidenses a los demócratas después de que las representantes Tlaib y Omar dieron una conferencia de prensa que calumnió a Israel para promover su agenda anti-judía, BDS. Por sus acciones, nuevamente es falsamente difamado como antisemita.

Los judíos estadounidenses que desean negar el antisemitismo de izquierda pretenden que BDS se dirige principalmente contra Israel. Después de todo, si los gustos de Omar, Tlaib, AOC y el resto es solo odiar a Israel, entonces no son antisemitas. Simplemente odian a los judíos israelíes.

Pero la verdad es que BDS en Estados Unidos está dirigido principalmente contra los judíos estadounidenses. Su objetivo es silenciarlos como fuerza política. Los judíos estadounidenses que apoyan a Israel son marginados en las universidades, e incluso en las escuelas secundarias. Están sujetos a abusos en cada trimestre.

Los ejemplos abundan. El mes pasado, un mecenas judío de las artes, Warren Kanders, se vio obligado a renunciar a su cargo como vicepresidente de la junta de fideicomisarios del Museo Whitney. Kanders fue sometido a una campaña masiva e intensa de demonización por parte de palestinos e izquierdistas, por su «crimen» de poseer una compañía de seguridad que vende gas lacrimógeno a Israel. El Whitney, que ha presentado exhibiciones abiertamente antisemitas en el pasado, ahora está oficialmente excluido para los judíos pro-israelíes.

También el mes pasado, Associated Press publicó un artículo difamatorio sobre Simon Falic por su filantropía pro-Israel. El mensaje era obvio. Los judíos estadounidenses que están considerando apoyar a Israel ahora están avisados: si se atreven a apoyar a Israel, pueden esperar que su reputación sea arrastrada por el barro.

Hagamos ahora una pregunta: ¿Cómo perjudican estas campañas difamatorias a Israel? La respuesta es que no dañan a Israel. Dañan a los judíos estadounidenses.

¿Cómo perjudican las campañas de BDS en los campus universitarios a Israel? La respuesta es que no. Dañan a los judíos estadounidenses.

Israel, sin duda, se ve perjudicado por una disminución del apoyo demócrata. Y hay muchas cosas que Israel debe hacer para protegerse de eso. Pero estos son problemas a mediano y largo plazo. El objetivo inmediato en todos estos ataques es la comunidad judía estadounidense. Y las víctimas inmediatas son judíos estadounidenses.

Ahora pasemos al tema de Tlaib y Omar. Estas mujeres han optado por dedicar su tiempo en el cargo a hacer avanzar el BDS, lo que nuevamente apunta en primer lugar a los judíos estadounidenses. Y en lugar de denunciarlas por sus acciones antisemitas que perjudican específicamente a los judíos estadounidenses, el liderazgo del Congreso demócrata se ha puesto de su lado.

En su conferencia de prensa esta semana, la hostilidad de las dos mujeres hacia Israel y sus partidarios fue palpable. El hecho de que tuvieran judíos antisemitas con ellas no hizo que sus esfuerzos fueran menos hostiles. De hecho, su uso de hojas de higuera judías hizo que sus esfuerzos resultaran más hostiles. Están buscando cooptar al judaísmo mientras demonizan a los judíos.

La declaración del presidente Trump de que los judíos son desleales si apoyan a los demócratas fue claramente una respuesta a esa exhibición y a la firme negativa del partido de llamar al orden a esas mujeres por su patente odio hacia los judíos, y por sus acciones que facilitan abiertamente la campaña antisemita BDS en Estados Unidos.

En otras palabras, mientras el partido demócrata está empoderando a esas abiertas odiadoras de judíos, Trump lo ha estado criticando por su intolerancia. Y en lugar de agradecerle su apoyo, el 75% de los judíos estadounidenses se unen a sus compañeros demócratas para apuntalar a ese partido, mientras se burlan de Trump por atreverse a ser su amigo.

Dado el contexto en el que Trump hizo sus comentarios, es decir, el abrazo del Partido Demócrata a los antisemitas y a los mensajes antisemitas, es literalmente imposible que incluso una persona semianalfabeta entienda mal lo que dijo.

Además, es revelador que las mismas personas que insisten en que la declaración de Trump fue antisemita están apoyando a los demócratas en su negativa a tomar cualquier medida para frenar a sus miembros que odian a los judíos. Muestra la falsedad de su repentina preocupación por sus prejuicios antijudíos.

Los judíos estadounidenses se niegan a ver lo que les está sucediendo. Gente como Tlaib y Omar los está convirtiendo en entidades no políticas. Al atacar a Trump, el principal político que los apoya, al tiempo que otorgan un pase gratuito a los demócratas que facilitan la discriminación contra ellos, los judíos estadounidenses se privan de sus derechos. Los demócratas ven que pueden abandonar a los judíos sin consecuencias, y los republicanos ven que no tiene sentido defender a los judíos, quienes los odiarán sin importar lo que digan o hagan.

Esta es una tragedia de proporciones épicas, en primer lugar para la comunidad judía estadounidense, pero realmente para Estados Unidos en su conjunto y para el pueblo judío en general.

 

Caroline Glick *Periodista y activista política israelí.

Traducción  Sami Rozenbaum, Nuevo Mundo Israelita.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.