Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo septiembre 15, 2019
donativo

Un columnista de Ha’aretz destroza la historia, los hechos y el derecho internacional


El enviado especial de los Estados Unidos, Jason Greenblatt, se dirige al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York. ( Crédito de la foto: Captura de pantalla / UN Web TV )

El 9 de agosto de 2019, el periódico Ha’aretz presentó un artículo de opinión titulado «La ignorancia del enviado de Trump Greenblatt es solo la punta del iceberg». 1

El autor del artículo, Shaul Arieli, descrito por Ha’aretz como coronel en las reservas de las FDI, criticó duramente y atacó al enviado especial del presidente Trump en Oriente Medio, Jason Greenblatt, quien, en un discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU en julio el 23 de 2019 había expresado la opinión de la Administración sobre cómo lograr el fin del conflicto israelo-palestino.

Greenblatt afirmó en su discurso que se ha demostrado que las bases aceptadas del orden mundial (consenso internacional, derecho internacional y resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU) no tienen éxito en la búsqueda del fin del conflicto. 2

Con respecto al consenso internacional, Greenblatt observó:

En el caso del conflicto israelo-palestino, no se ha logrado el consenso internacional. Los que continúan pidiendo un consenso internacional sobre este conflicto no están haciendo nada para alentar a las partes a sentarse a la mesa de negociaciones y hacer los duros compromisos necesarios para la paz. De hecho, están haciendo lo contrario, permitiendo que las personas se escondan detrás de palabras que no significan nada. Con demasiada frecuencia, el consenso internacional no es más que una máscara para la inacción.

Del mismo modo, con respecto al derecho internacional, agregó:

El consenso internacional no es derecho internacional. Así que dejemos de engañarnos a nosotros mismos. Si el llamado consenso internacional hubiera podido resolver el conflicto israelo-palestino, lo habría hecho hace décadas. No lo hizo. Este conflicto tampoco se resolverá con referencia al «derecho internacional» cuando dicha ley no sea concluyente.

Y con respecto a las resoluciones del Consejo de Seguridad, Greenblatt declaró:

Este conflicto no se resolverá haciendo referencia constantemente a los cientos de resoluciones de la ONU sobre el tema. La referencia constante a estas resoluciones fuertemente negociadas y redactadas de manera ambigua no es más que una capa para evitar un debate sustantivo sobre las realidades en el terreno y la complejidad del conflicto. La interpretación de una de las resoluciones más citadas, la Resolución 242, ha sido objeto de acalorados debates durante el último medio siglo. Ese debate no nos ha acercado a una paz duradera e integral.

En su artículo, Arieli presenta este punto de vista de la Administración de los Estados Unidos como una «amenaza para el orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial» al dictar «un orden basado en la fuerza en lugar de las decisiones de la comunidad internacional».

Comparó este punto de vista con un «iceberg gigante que amenaza una era de hielo en el orden internacional existente», pero finalmente se derritió, dejando «el orden internacional a las fuerzas de agresión».

La ansiedad y los temores de Arieli por la integridad y el futuro del viejo orden internacional parecieran estar fuera de lugar. Al no ser un abogado internacional, parece desconocer algunos principios básicos que subyacen en el orden internacional que busca salvaguardar.

Sin legitimación legal para el «consenso internacional»

Su reverencia por el consenso internacional y las resoluciones de la ONU como base central del orden internacional es completamente errónea. Ninguno de los dos ha sido fuente o base de obligaciones legales o políticas.

Si bien el consenso internacional puede reflejar el punto de vista político predominante de algunos estados de la comunidad internacional y puede aparecer en forma de resoluciones no vinculantes del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Asamblea General, no puede servir para imponerse a los estados soberanos, incluido Israel, que tienen la prerrogativa de actuar en sus propios intereses soberanos. Esto significa que tienen el derecho soberano de no ser presionados u obligados a inclinarse ante un consenso político internacional que entre en conflicto con sus propios intereses.

Del mismo modo, si bien el derecho internacional es indudablemente un elemento rector en las acciones de los estados y las normas del derecho internacional consuetudinario que obliga a todos los estados, el derecho internacional de los tratados solo exige a los estados que utilicen voluntariamente su prerrogativa soberana y asuman sus obligaciones.

La preocupación de Arieli por la centralidad de las resoluciones de la ONU en el orden mundial y como base para resolver el conflicto palestino israelí es errónea. Las resoluciones de la ONU no son derecho internacional. Las Resoluciones del Consejo de Seguridad 242 y otras adoptadas en el contexto de la disputa árabe-israelí no son obligatorias. Fueron adoptados según el Capítulo VI de la Carta como medios pacíficos y no obligatorios de solución de controversias.

Arieli critica las palabras de Greenblatt con respecto a Jerusalén, en las que declaró:

Solo las negociaciones directas entre Israel y los palestinos pueden resolver el problema de Jerusalén, si se puede resolver. No se resolverá en esta cámara, en esta institución ni en ninguna otra capital del mundo.

Eso no significa que los palestinos no puedan aspirar a tener una capital en Jerusalén Este, con soluciones creativas que intenten respetar las tres religiones que aprecian esta increíble ciudad. Pero si ha de haber tal solución, solo las partes mismas, a través de negociaciones directas, pueden resolver esto.

Arieli cita inexactamente a Greenblatt, acusándolo a él y a la Administración de los Estados Unidos de negar las reclamaciones palestinas de los derechos a la ciudad: «Según Greenblatt, el Islam no gobernó en Jerusalén durante 1.300 años, y los palestinos no tienen derechos en Jerusalén, solo aspiraciones». Continúa afirmando que las palabras de Greenblatt con respecto a Jerusalén indican una ignorancia de la historia de Jerusalén y una negación de las reclamaciones palestinas con respecto a la ciudad.

Pero dado que Arieli participó activamente, en su capacidad militar, en las negociaciones con los palestinos que condujeron a los Acuerdos de Oslo, él sabe muy bien que el tema de Jerusalén es de hecho un tema de negociación israelí-palestino que debe acordarse.

En este contexto, Arieli también debe ser consciente del hecho  que incluso el presidente Trump, en su declaración que reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, nunca negó la centralidad de las negociaciones directas:

No estamos tomando una posición sobre ningún problema de estatus final, incluidos los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén, o la resolución de las fronteras impugnadas. Esas preguntas dependen de las partes involucradas. 3

Además, a pesar del temor de Arieli por miedo a la presencia islámica en el área desde que el plan de paz de los EE. UU., está pasando por alto el año 700 CE, uno se pregunta si Arieli ha olvidado o duda  que los judíos hayan existido durante miles de años más que eso.

Distorsión de la historia moderna

Arieli cita la resolución del Primer Congreso Sionista de 1897 según el cual: «El sionismo busca establecer un hogar para el pueblo judío en Palestina protegido por el derecho público». 

Luego ofrece su propia interpretación curiosa de esta resolución, criticando a Greenblatt:

En su ceguera histórica, ignora que el llamado del movimiento sionista a una patria para el pueblo judío se basó en dos cosas: el concepto de aspiración nacional y condicionar su cumplimiento al derecho y las resoluciones internacionales.

Pero tal cosa no aparece en la resolución de 1897 del Primer Congreso Sionista. Por el contrario, Herzl no aceptó una propuesta para incluir el término «derecho internacional», y en la resolución no se hizo referencia a «resoluciones internacionales» 4.

* * *

Otro ejemplo de las inexactitudes de Arieli es su afirmación: «Como se dice en la Declaración de Independencia de Israel, el estado fue fundado sobre la base de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas».

De hecho, la Declaración de Independencia no dice tal cosa, y simplemente hace referencia a la Resolución de Partición de la Asamblea General de 1947 como el reconocimiento de la ONU del derecho del pueblo judío a establecer su estado5 El Estado de Israel claramente no se fundó sobre la base de esa resolución.

El punto de vista de Arieli es indicativo de una visión a menudo reclamada y no menos sorprendente y errónea que el Estado de Israel fue creado por la resolución de la ONU, en lugar de  los extensos factores históricos y legales enumerados en la Declaración en sí, de los cuales el Coronel Arieli parece ser ignorante

* * *

Al afirmar que Greenblatt confundió la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU de 1967 con la Resolución 194 de la Asamblea General de la ONU de 1948 con respecto a los refugiados palestinos, Arieli logra confundir, interpretar mal y malinterpretar ambas resoluciones.

La Resolución 194 de la Asamblea General de 1948 no otorgó ningún derecho legal u otro derecho de retorno a los refugiados árabes desplazados. En su undécimo párrafo, declaró: «Los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deben poder hacerlo lo antes posible» 6.

Las resoluciones de la Asamblea General no pueden crear derecho internacional o derechos legales. Según la terminología utilizada en esta resolución, y dado que esta fue una recomendación no vinculante de la Asamblea General, está claro que ni Arieli ni el liderazgo palestino pueden confiar en esta resolución como base para un derecho legal, que nunca se estableció.

De hecho, Arieli confunde las dos resoluciones aún más. Si bien ninguna de las resoluciones es obligatoria, la Resolución 242 del CSNU de 1967 se refiere solo a «lograr una solución justa del problema de los refugiados» .7 Dado que esto no especificaba solo a los refugiados árabes , se considera igualmente aplicable a los refugiados judíos .

Como Arthur Goldberg, embajador de los Estados Unidos en la ONU y redactor de la resolución del CSNU. 242 explicados.

Una omisión notable en 242 es cualquier referencia a palestinos, un estado palestino en Cisjordania o la OLP. La resolución aborda el objetivo de «lograr una solución justa del problema de los refugiados». Este lenguaje presumiblemente se refiere tanto a los refugiados árabes como a los judíos, ya que aproximadamente un número igual de cada uno abandonó sus hogares como resultado de varias guerras. 8

El embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Arthur Goldberg, se dirige a la sesión de emergencia de la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 19 de junio de 1967. (Foto AP)
El embajador estadounidense Arthur Goldberg se dirige a las Naciones Unidas en 1967. ( Foto AP )

Además, la Resolución 194 de 1948 condicionó cualquier consideración del regreso de los refugiados árabes a su disposición a «vivir en paz con sus vecinos».

Arieli también olvida que el tema de los refugiados es un tema de negociación de estatus permanente acordado de conformidad con los Acuerdos de Oslo, y como tal, ya que es aceptado por las partes, incorpora las llamadas anteriores para resolver el problema de los refugiados, a través de la negociación, y no imposición

* * *

Sobre el tema de la propiedad, curiosa y evidentemente de la nada, Arieli recuerda la Iniciativa de Paz Árabe adoptada en la cumbre de Beirut de 2002, y afirma: «Si Israel realmente quisiera resolver el problema de la propiedad judía, dejaría de ignorar la Iniciativa de Paz Árabe que ha estado en oferta durante 17 años «.

Sin embargo, la iniciativa de paz árabe, que se basa en el principio de «tierra para la paz» y exige la retirada total de Israel de todos los territorios y la aceptación de un estado palestino independiente, no hace referencia alguna a la resolución de problemas de propiedad judía o árabe. 9 9

¿Qué hay en una palabra?

Sobre el uso de la terminología, Arieli acusa a Greenblatt y a la administración de los Estados Unidos de tratar de difuminar la terminología legal que se aplica a los territorios ocupados utilizando el término «territorio en disputa».

La verdad es que el término «territorio ocupado» se ha convertido en una expresión claramente politizada utilizada en la comunidad internacional por los estados y las organizaciones internacionales solo en el contexto de Israel, a pesar de muchas otras situaciones en el mundo en las que los territorios están ocupados. Como tal, ya no puede verse como una descripción de una situación legal y, de hecho, es perjudicial para cualquier proceso de negociación de buena fe .

La descripción precisa de los territorios es de hecho «disputada», que es una descripción objetiva de la situación, desprovista de clichés políticos10

Una vez más, al afirmar que la Corte Suprema de Israel ha aceptado la definición de «ocupación», Arieli malinterpreta las determinaciones de la Corte, que de hecho han utilizado el término ocupación en referencia a su interpretación de las obligaciones internacionales que Israel asumió desde 1967 para regular su administración. de los territorios.

En cuanto a la cuestión sustantiva de la situación jurídica de los territorios, el tribunal ha aplazado reiteradamente la respuesta a la pregunta.

Errores de hecho agravantes

Arieli cita erróneamente e incluso intenta volver a redactar la Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de la ONU al afirmar en su artículo que la resolución: «comienza con una afirmación del Artículo 2 de la Carta de la ONU, que establece que la obtención de territorio por conquista es ilegal, incluyendo en una guerra defensiva «. 

Esto no es cierto e indica una ignorancia total de las disposiciones básicas del derecho internacional, así como la documentación básica de la disputa israelí-palestina y el proceso de paz.

La Resolución 242 no repite ni afirma el Artículo 2 de la Carta de la ONU. En su preámbulo enfatiza «la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra». Si bien este es de hecho un principio aceptado del derecho internacional, no se hace referencia a una » guerra defensiva » «Incluso el Artículo 2 de la Carta de la ONU no contiene tales referencias.

* * *

Arieli filosofa sobre las «tres cosas» que forman la base del compromiso internacional con un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina como (1) la Liga de las Naciones, (2) la negación de la ocupación y la expansión territorial, y (3) ) el principio de autodeterminación. Todo esto parece ser su propia opinión personal y posiblemente una ilusión.

Sin embargo, el escritor omite instrumentos internacionales como la Declaración Balfour de 1917, la Declaración de San Remo de 1920, la afirmación del Mandato de la Liga de Naciones de 1922 y el Artículo 80 de la Carta de las Naciones Unidas, que constituyen la base legal e histórica para el compromiso internacional con un país hogar para los judíos. Ninguno de estos hace referencia a las «tres cosas» que, según Arieli, se encuentran en la base del compromiso internacional para el hogar nacional judío.

* * *

Al glorificar el «consenso internacional» como un medio para imponer una solución al conflicto, Arieli rechaza las reservas de Greenblatt en cuanto a la viabilidad de cualquier medida unilateral en foros internacionales y multilaterales destinados a imponer una solución. Claramente, ningún paso unilateral por parte de ninguna organización o foro internacional tiene el poder de imponerse a Israel como un estado soberano y prejuzgar los asuntos que están en la mesa de negociaciones, para gran desdén de Arieli.

Del mismo modo, a pesar de las advertencias de Arieli, ni Israel ni la Autoridad Palestina pueden imponer al otro lado ni a la comunidad internacional ninguna acción unilateral de su elección.

Las opciones fallidas no son una opción

En este contexto, las voces de Arieli lamentan que la administración Trump parezca ignorar los intentos pasados ​​de los presidentes Clinton, Bush y Obama de resolver la disputa, así como las resoluciones de la ONU y los intentos previos de negociación, incluido el proceso de Annapolis, que , en su opinión, determinó parámetros para resolver problemas centrales de fronteras, seguridad, Jerusalén y refugiados.

Sin embargo, la realidad es que todos los intentos previos para resolver el conflicto han fracasado de manera lamentable, ya sea que provengan de Clinton, Bush u Obama, o de la ONU. La insistencia de Arieli en interpretaciones pasadas como Annapolis (en la que evidentemente estuvo involucrado) ignora el hecho  que los palestinos, desde entonces, no han estado dispuestos a avanzar en el proceso.

* * *

Irrumpir en contra de una declaración política de Netanyahu expresando su opinión y esperanzas con respecto a los asentamientos y el control futuro del territorio puede representar la opinión política personal de Arieli sobre las propias ilusiones y campañas electorales de Netanyahu. Pero no hay nada en tales declaraciones de Netanyahu que indique compromiso legal.

Del mismo modo, ¿Arieli es igualmente crítica con las aspiraciones declaradas de los líderes palestinos e iraníes de eliminar a Israel?

* * *

En conclusión, en lugar de incursionar en el derecho internacional, del cual evidentemente sabe muy poco, así como en la defensa política parcial y superficial, el Coronel Arieli debería apegarse a su campo profesional de ser un soldado.

Al mismo tiempo, un periódico respetado como Ha’aretz debería haberlo pensado dos veces antes de permitir la publicación del artículo de opinión incorrecto y defectuoso de Arieli.

* * *

Notas

Emb. Alan Baker
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

El conflicto árabe israeli, ha quedado «desnaturalizado» por completo, respecto a su cáusa primigénia, al estar sujeto a intereses varios, a una mediatizacion sin precedentes, y hayarse a estas alturas, fuertemente ideologizado
a ello se le añade la escasa voluntad «palestina» en buscar una solucion pactáda con Israel, en términos viables y realistas …
Asi las cosas, con las vias de comunicacion rótas o al menos dañadas entre las partes, la agitacion permanente que vive Gaza, la cual desaconseja en ese sentido, toda iniciativa por parte israeli unida a la amenaza latente de hizbuláh en el Líbano, y la jáula de grillos en la que se ha convertido la AP de Abbas, en la cual la corriente radical predomína, y con ella, las posturas maximalístas; nos hayamos en un callejon sin salida, en una via muerta, que anula toda espectativa de dialogo y de hipotéticos acuerdos …
Respecto a Ha’aretz, y su linea editorial, nada nuevo bajo el sol … interpretar la historia a favor de los árabes, y consiguientemente, escribir el reláto en contra de Israel, ha venido siendo su linea de conducta en todos estos años, llámenle deslealtad, actitud sibilina, ceguera izquierdísta o lo que que ustedes quieran, pero el hecho es éste, y de él bien que se vienen beneficiando los enemigos de Israel, un dia si y ótro tambien …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.