Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

Una mujer dio a luz a un bebé sano luego que un robot le implantara un ovario

Hace siete años, después de que enfermara de cáncer, a una mujer israelí le sacaron tejido de un ovario con objeto de que pudiera quedar embarazada en un futuro. Cuando sanó y decidió tener hijos, un equipo médico del Hospital Beilinson de Petaj Tikva, con la ayuda de un robot, le implantó el ovario en el cuerpo, y hace dos semanas dio a luz a un bebé sano.


Hospital Beilinson. Imagen
Una mujer logró dar a luz a un bebé sano en el Hospital Beilinson de Petaj Tikva, después de haber estado enferma de cáncer, lo que fue posible gracias a que los médicos del lugar consiguieron implantarle en el cuerpo el tejido que le habían sacado del ovario. El tejido fue extraído del cuerpo de la mujer cuando enfermó hace siete años, se conservó en un laboratorio y el organismo lo recuperó en el implante. El resultado: dos semanas atrás, dio a luz a su primogénito.
Hace siete años, a ‘A’ (su identidad no puede ser revelada) le dieron una mala noticia: tenía cáncer y debía someterse a una serie de tratamientos como quimioterapia y un implante de médula ósea, lo que podía volverla estéril. Los médicos le explicaron que la única forma de conservar la fertilidad era extraerle del cuerpo tejidos del ovario en los que no hubiera células malignas, e implantarlos de nuevo en su cuerpo cuando se curara.
Siete años después de que apareciera la enfermedad, y tras haberse casado, ‘A’ volvió a ver a los médicos del Hospital Beilinson, quienes le propusieron reimplantar las partes del ovario que se habían congelado. ‘A’. estuvo de acuerdo, el equipo original se amplió y éste comenzó a prepararse para el complejo procedimiento, que se llevó a cabo por primera vez en Israel con un robot.
“Hicimos la operación con un robot, que permitió un contacto suave con los delicados tejidos del ovario e impidió que éstos se dañaran”, cuenta el director del Servicio para la Preservación de la Fertilidad del Hospital Beilinson, el profesor Avi Ben Harosh. “Implantamos los tejidos en el abdomen, en la zona de la pelvis en la que se encontraba originalmente el ovario”, agrega.
“Un gran logro nuestro y de la tecnología”
“El robot permite llevar a cabo trabajos muy delicados y precisos en zonas densas y de pequeño tamaño próximas a los vasos sanguíneos, a los nervios y al sistema urinario”, explica el director de la Unidad de Ginecología Oncológica del Hospital Beilinson, el profesor Ram Eitan. “Nosotros utilizamos robots en operaciones quirúrgicas complejas de ginecología oncológica, entre otras, por lo que también esta vez optamos por usar uno”.

"Un gran logro de la tecnología"

«Un gran logro de la tecnología»
(Ynet)
Los tejidos se descongelaron, se llevaron al quirófano y se introdujeron en el abdomen de ‘A’. Al día siguiente de la operación, que duró varias horas, dimos de alta a la paciente, que se fue a su casa sana y en buenas condiciones físicas.
Después de varias semanas de seguimiento, cuando los médicos le hicieron a ‘A’ un examen de ultrasonido y varios análisis de sangre, percibieron una actividad intensa en el ovario. Al cabo de un mes, ya se vio que el ovario ovulaba, y al mismo tiempo ‘A’ empezó a quejarse de que le dolía el vientre. “Le hice otro examen de ultrasonido, y vi que estaba embarazada”, comenta el profesor Ben Harosh, que señala que “fue un momento muy emocionante. Ella y su marido me miraron incrédulos. Y recorrí el Departamento con la imagen del ultrasonido como un padre orgulloso”, dice enormemente satisfecho.
“En el mundo se comenzó a congelar tejidos de ovario hace quince años, y en los libros especializados se documentan 140 nacimientos como consecuencia de ello. Siempre quisimos ser parte de ello”, manifiesta el profesor Ben Harosh. “En nuestro caso, el embarazo de ‘A’ nos produjo una gran emoción porque sólo el 20 por ciento de los implantes de ovario que se llevaron a cabo en el mundo desembocaron en nacimientos. Desde nuestro punto de vista, se trata de un gran logro nuestro y de la tecnología», expresa.
“La tecnología está en constante evolución, y en el futuro se la podrá utilizar no sólo en pacientes con cáncer sometidas a diversos tratamientos, sino también en mujeres sanas”, dice. Y concluye que “no se descarta que mujeres que quieran alargar su vida fértil opten por que se les implante tejido del ovario y que años después puedan quedar embarazadas sin ningún problema”.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.