Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

Las Implicaciones Estratégicas Del Giro De Israel Hacia El Mar

El 4 de agosto, fuerzas de 10 países se unieron a la Marina de Israel en Mighty Waves, un ejercicio de cuatro días que simula una operación de apoyo humanitario en respuesta a un gran terremoto a lo largo de la costa oriental del Mar Mediterráneo.


El ejercicio es una indicación adicional -más allá de la expansión de las actividades marítimas que comenzó la década pasada- que Israel se encuentra en medio de un «giro hacia el mar»: una asignación sistemática de recursos nacionales, corporativos y de la sociedad civil hacia el dominio marítimo de la nación. Como muchos actores regionales, incluyendo Egipto, Turquía e Irán, son potencias navales, y como actores globales como Rusia y Estados Unidos tienen una presencia naval en la región, la evolución de Israel tiene implicaciones más amplias para la seguridad regional.

El nuevo enfoque marítimo del país incluye seis elementos principales, algunos de los cuales están interrelacionados:

-el descubrimiento, la producción y la subsiguiente dependencia del gas natural del mar;

-la expansión de la Marina;

-la ventaja de esta recién energizada Marina como una herramienta importante para la diplomacia militar y la creación de alianzas, el desarrollo y la subsiguiente dependencia de las instalaciones de desalinización de agua de mar para el suministro de agua;

-los nuevos marcos regulatorios para el mar;

-y una alianza con Chipre y Grecia

 

China, Portugal, Indonesia y otros países están haciendo lo mismo. En la mayoría de los países, el nuevo enfoque en el poder naval está impulsado por una directiva política de arriba hacia abajo.

En cambio, la reorientación de Israel ha sido menos estructurada. En su mayor parte es el resultado acumulativo de tres acontecimientos. En primer lugar, tras el descubrimiento de importantes depósitos de gas frente a las costas israelíes a partir de finales de los años noventa, Israel desarrolló rápidamente los yacimientos de gas natural, y el gas se convirtió en la principal fuente de energía de Israel, así como en una importante exportación. Esto, a su vez, contribuyó a la expansión de la Marina de Israel, a la que se confió en 2013 la tarea de proteger los nuevos activos. El exceso de gas de Israel le proporcionó una plataforma potencial para la cooperación regional y contribuyó a una alianza emergente con Chipre y Grecia, que incluye posibles proyectos conjuntos de exportación de gas. Los descubrimientos también obligaron al gobierno israelí y al público a prestar más atención al mar, que fue – durante la mayor parte de la historia de Israel – un espacio descuidado en la conciencia nacional y en la asignación de recursos. El gobierno israelí desarrolló un marco legal para permitir la planificación y zonificación en las zonas costeras y en el mar. A nivel internacional, aunque Israel no había firmado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, la había aceptado de facto. Junto con la acción del gobierno, los hallazgos sobre el gas dieron lugar a diversas respuestas en la sociedad civil. Algunas universidades ampliaron o crearon nuevas instituciones de investigación relacionadas con el mar, y activistas se organizaron para bloquear el desarrollo de la infraestructura marítima que forma parte de la actividad de transferencia de gas.

La preocupación por el potencial nuclear de Irán inspiró el renovado interés de Israel por las plataformas navales. La comunidad internacional presume ampliamente que Israel ha tenido un arsenal nuclear durante décadas. Sin embargo, la lógica israelí es probablemente que un Irán armado con un arma nuclear exige la adquisición de una capacidad de segundo ataque que pueda sobrevivir. Entra en la flotilla submarina de Israel que se ha duplicado en tamaño en los últimos años. Los nuevos submarinos están equipados con la más moderna tecnología de propulsión independiente del aire que mejora su sigilo y funcionalidad en distancias más largas.

La dramática disminución del costo de la ósmosis inversa del agua de mar ha obligado a Israel a tomarse más en serio su seguridad marítima. Esto permitió al gobierno israelí lanzar en 2008 un ambicioso programa de desalinización desde el Mediterráneo. Israel ha sufrido durante mucho tiempo la escasez de agua, que alcanzó su punto máximo en el decenio de 2000, cuando el país se enfrentó a una sequía que duró un decenio. Hoy en día, el país cuenta con cinco grandes plantas desalinizadoras de agua, que proporcionan más del 50 % del consumo total de agua de Israel, y el 80 % de sus necesidades de agua residencial y comercial. La nueva dependencia de Israel del Mediterráneo para su agua animó al gobierno israelí, así como a la sociedad civil del país, a proteger los mares y a planificar para posibles desastres ambientales. Aliviar la dependencia de Israel del agua le permite una mayor influencia en las relaciones actuales y en los futuros acuerdos con la vecina Jordania, la Autoridad Palestina y posiblemente Siria.

La revigorizada presencia marítima de Israel ya está afectando a las interacciones del país en sus inmediaciones, pero tiene el potencial de provocar cambios aún más drásticos. Abre la posibilidad de una mayor integración israelí en una región emergente del Mediterráneo Oriental. Rechazado por el mundo árabe desde su fundación en 1948, Israel está generalmente divorciado de su entorno inmediato de Oriente Medio. La evolución política y la composición étnica de Israel son muy diferentes de las de los países que lo rodean, y el conflicto de décadas de antigüedad significa que muy pocos bienes, ideas o personas se han movido desde 1948 entre Israel y sus vecinos inmediatos. Las interacciones limitadas que tuvieron lugar fueron secretas u hostiles, y muchas veces violentas: guerras, enfrentamientos étnicos y boicots económicos. Aunque Israel tiene acuerdos formales de paz con Egipto, Jordania y la Autoridad Palestina, las relaciones con los tres son frías y no incluyen, en el caso de Jordania y Egipto, ningún aspecto comercial, cultural o de sociedad civil significativo.

La actividad israelí en el Mediterráneo podría estimular la mejora de los vínculos con otros países de la región. Los vecinos del país que carecen de recursos podrían beneficiarse de una fuente de energía y un suministro de agua cercanos y asequibles. De hecho, Jordania ha estado importando pequeñas cantidades de gas natural israelí desde 2017 y disfruta de una transferencia constante de agua. Mientras tanto, Egipto y los palestinos han firmado acuerdos preliminares con Israel.  En 2014, empresas israelíes y palestinas firmaron un acuerdo para el suministro de gas por valor de 1.200 millones de dólares. En julio de 2019, las empresas israelíes y egipcias cerraron un acuerdo de exportación de 15.000 millones de dólares.

Al mismo tiempo, una creciente huella naval podría distanciar políticamente a Israel de sus vecinos de Oriente Medio. Los analistas pueden entender la alineación con Grecia y Chipre como un movimiento hacia el oeste, hacia el Mediterráneo y lejos de Oriente Medio. Es una coalición de países democráticos no musulmanes que se enfrentan a las amenazas de los actores regionales musulmanes.

Junto con Turquía, y posiblemente Egipto, Israel es el Estado más poderoso del Mediterráneo oriental en términos militares. Su integración en la nueva región del Mediterráneo oriental también podría significar una mayor función de seguridad regional. Por ejemplo, Chipre y Grecia temen a Turquía Algunas de las tensiones actuales se deben a las acciones navales turcas que impiden la perforación de gas en la zona económica exclusiva de Chipre entre sus costas e Israel. Si el conflicto se intensifica, no será una sorpresa que Chipre y Grecia recurran a Israel en busca de ayuda. El contexto de las relaciones turco-israelíes – actualmente en un punto bajo – es crítico aquí. Después de décadas de fuertes relaciones, los lazos entre los dos países comenzaron a desmoronarse a medida que el entonces Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan consolidaba el poder en Turquía. Las tensiones culminaron en una incursión israelí en 2010 contra un barco turco que rompía el bloqueo y que se dirigía a Gaza, que provocó la muerte de 10 activistas.

El creciente poder naval de Israel le da más influencia en su conflicto con Irán. Como se ha señalado, Israel percibe a Irán como un aspirante regional. Específicamente, el apoyo de Irán a Hezbollah en el Líbano, sus bases militares en Siria y la aparente escalada de su programa nuclear. De hecho, hay muchos informes que sugieren que Israel está cooperando en secreto con algunos Estados del Golfo para contener a Irán. En una declaración reciente, el ministro de Asuntos Exteriores israelí reveló que Israel está participando activamente en la coalición naval dirigida por Estados Unidos en el Golfo Pérsico. Este hecho sugiere que los aspectos navales del giro de Israel hacia el mar le permiten ahora operar cerca del territorio iraní.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://warontherocks.com/2019/09/the-strategic-implications-of-israels-turn-to-the-sea/

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.