Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 14, 2019
donativo

HAAZINU-SUCOT 5780


B’H

Una gran parte de la porción de la Torá Haazinu (Oigan) consiste en una «canción» de 70 líneas dicha por Moshé al pueblo de Israel en el último día de su vida.

Llamando al cielo y la tierra como testigos, Moshé exhorta al pueblo «Recuerda los días de antaño / Considera los años de muchas generaciones / Pregunta a tu padre, y él te relatará / A tus ancianos, y ellos te dirán» como Di-s «los encontró en una tierra desierta», los hizo un pueblo, los eligió para sí mismo y les legó una hermosa tierra. La canción también advierte sobre las dificultades de la abundancia: «Ieshurún engordó y pateó / Tu has engordado, grueso, anadeado / El olvidó al Di-s que lo hizo / Despreció la Roca de su salvación» — y las terribles calamidades que ocurrirían. Sin embargo, hacia el final, él promete, Di-s vengará la sangre de sus sirvientes y se reconciliará con su pueblo y su tierra.

La parashá concluye con la orden de Di-s a Moshé de subir a la cima del Monte Nevó, desde donde observará la Tierra Prometida antes de morir ahí. «Tu verás la tierra frente a ti; pero no entrarás allí, a la tierra que Yo doy a los hijos de Israel»

 

LOS ANCIANOS SABEN

 

“Pregunta a tu padre, y él te relatará / A tus ancianos, y ellos te dirán”

Se cuenta que un niño judío estaba a punto de hacer el Bar Mitzvá y recibió como regalo unos Tefilín. Asombrado preguntó a su padre que eran esas cosas.

“No se” respondió el padre “debe tener algo que ver con el judaísmo. Mejor pregúntale a tu abuelo, él debe saber de esas cosas”.

Lamentablemente esta historia se repite muy frecuentemente. Cada vez son más los padres que sólo conocen la parte superficial y derivan a sus hijos a los ancianos para que se mantenga la conexión con el judaísmo.

 

UNION VERDADERA

El Etrog (cítrico) tiene sabor y aroma y simboliza al judío que tiene estudios de Torá y buenos actos; el Hadas (mirto) tiene aroma pero no sabor y representa al judío que tiene estudios de Torá pero no tiene buenos actos; el Lulav (rama de palmera datilera) tiene sabor pero no tiene aroma y representa al judío que tiene buenos actos pero carece de estudios de Torá y la Aravá (sauce) que no tiene sabor ni aroma representa al judío que no tiene estudios de Torá ni buenos actos.

Sin embargo si una de estas especies falta no se puede realizar la bendición.

Y este es el mensaje de Sucot. Los judíos, si están unidos, sin importar su nivel de conocimientos o de conducta, pueden ser bendecidos.

Que este año, a través de la unión verdadera seamos bendecidos con salud, parnasá, paz y la suprema bendición de la Redención completa de la mano de nuestro Justo Mesías.

¡JAG SAMEAJ!

 

 

Morando en un mundo cambiante

Regocijaos

Por Yossi Lew

Uno de los aspectos menos conocidos del festival de Sucot es su profunda conexión con el agua. Aunque Rosh HaShaná tiene su elemento de agua (una breve plegaria frente a una fuente de agua, mar, río, etc.), y Iom Kipur tiene una conexión con agua (inmersión del Cohen Gadol en el agua cinco veces en Iom Kipur en los tiempos del Templo, y el requisito actual de la purificación a través del agua antes del inicio del día), Sucot está conectada con el agua más profundamente. El Talmud enseña que durante esta fiesta, el Todopoderoso juzga al mundo por sus aguas. En el octavo día de la fiesta, la apertura de la fase final de la fiesta, se ofrecen plegarias especiales, implorando que nos proporcione la lluvia y el agua suficiente. Rezamos por la lluvia a partir de Sucot hasta Pesaj.

Como resultado de la sentencia del agua en Sucot, el Talmud enseña (Rosh HaShaná 16a) que los judíos fueron obligados a añadir una libación de agua para el altar del Templo Santo en cada uno de los primeros siete días de Sucot. El agua se extraía del manantial de Shiloaj en Jerusalém la noche anterior, y era hecho con una increíble fanfarria. Había celebraciones, bailes y cantos durante cada noche de Sucot-toda la noche. La celebración, llamada “Beit HaShoeva”, según el Talmud, era el evento más alegre del año. “¡Quien no ha visto la alegría del Beit HaShoeva”, dice el Talmud, “no ha experimentado alegría en su vida!”

¿Por qué toda esta celebración y alboroto sobre el juicio del agua? ¿Y cuál es la conexión entre el juicio de agua y el festival de Sucot?

El agua presenta una dicotomía interesante. Por un lado, el agua es ubicua. Hacemos todo con ella, y no podemos sobrevivir sin ella. Es esencial para la vida. Y debe ser accesible siempre. Por lo tanto, el agua es el epítome de la estabilidad y la permanencia.

Sin embargo, el agua es un producto temporal e inestable. Siempre está fluyendo. La gota de agua que circula por el río en este momento, en un segundo se habrá ido para siempre… Como las olas, que retroceden a su fuente oceánica, sus aguas se mezclan con el vasto cuerpo del mar, desapareciendo de nuestra vista.

El agua nos imparte un mensaje interesante: A pesar de la aparente coherencia y omnipresencia que mostramos, también somos algo que cambia y se mueve constantemente. Y a pesar de los constantes cambios, estamos aquí.

Una dicotomía similar se encuentra en relación con Sucot. Por un lado, la Sucá está diseñada para ser un “lugar de residencia”. La Torá ordena al pueblo judío, “en cabañas deberán morar” (Levítico 23:42). El mandamiento es llevar a cabo todas las actividades de la “vivienda” en la Sucá. Está destinado a ser un lugar donde la persona reside y habita, durante los siete días de la fiesta.

El techo endeble es un recordatorio constante de lo rápido que esta cabaña puede ceder, y lo que sucederá cuando la lluvia aparezca.

Después de una estimulante temporada de las Altas Fiestas, en la que el judío viene en sintonía con el fenómeno más permanente posible – la conexión del alma con nuestro Padre en el Cielo – el mismo Padre anima a su pueblo a la transición de vivir durante una semana en una vivienda temporal, dedicados la mayor parte del tiempo a comer y relajarse.

A medida que el agua fluye en Sucot, que es la fiesta de la alegría, se nos recuerda lo afortunados y bendecidos que somos de celebrar la vida, con especial atención y entusiasmo: Nunca estamos demasiado atrapados en las subidas o bajadas de la vida.

Sucot es la vida real: El preocuparse por la situación actual no nos llevará a ninguna parte. Estamos en nuestro mejor momento cuando recordamos el agua y la cabaña, y el recuento de las bendiciones. Centrémonos en las maravillosas bendiciones de salud, familia, hogar, amigos, comunidad y todas las cosas maravillosas que poseemos.

Además, por suerte la rueda está a punto de dar vuelta hacia arriba, y nos sumergirá en el próximo ciclo de cambio constante, lo que seguramente nos traerá más cosas para estar felices. (www.es.chabad.org)

 

https://www.facebook.com/groups/446798878780085/?ref=bookmarks

https://www.youtube.com/channel/UC7EZyBi-bfwLQHgzXUHLKOw?view_as=subscriber

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.