Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 26, 2020
donativo

Drones iraníes: nuevo terrorismo

Los cohetes son armas peligrosas y agresivas en materia de daños, pero el uso de drones es una herramienta novedosa, y las consecuencias de esta nueva arma táctica ha sido aterradora para los sauditas


Foto: Tasnim Agency News Wikimedia CC BY 4.0

Durante la inauguración del cuarto año del Consejo Saudí de la Shura, el Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas, el rey Salman bin Abdulaziz, confirmó que gracias a las fuerzas militares, los ataques balísticos y de aviones no tripulados contra Arabia Saudita no afectaron el desarrollo y la vida de los personas.

Los cohetes son armas peligrosas y agresivas en materia de daños, pero el uso de drones es una herramienta novedosa y las consecuencias de esta nueva arma táctica ha sido aterradora para los saudíes. Los drones, debido a que son relativamente fáciles de construir a un costo muy menor a los misiles y cohetes, están creando una especie de desequilibrio estratégico en los campos de batalla de todo el mundo. Entonces el foco de la defensa del reino esta centrado en cómo se puede neutralizar esa angustiosa amenaza en desarrollo.

El peligro de una nueva arma devastadora: los drones

Varios estudios rastrean el origen de los drones hasta la Primera Guerra Mundial, cuando los ingleses intentaron volarlos en un esfuerzo por reducir sus propias bajas humanas. Los estadounidenses desarrollaron y afianzaron el uso del avión militar durante la Segunda Guerra Mundial, los usaron para proteger sus fuerzas navales y para atacar tanto las flotas de los enemigos como sus bases de logística y la infantería. Sin embargo, la tecnología de drones no se desarrolló a pleno hasta la Guerra de Vietnam, donde fueron utilizados secretamente para lanzar ataques sorpresa sobre blancos prefijados y asi ocasionar mínimas bajas inocentes.

Al mismo tiempo, fue natural que Israel también obtuviera estas armas tácticas en el momento en que estaba librando guerras con el mundo árabe y cuando necesitaba monitorear los territorios en disputa.

Un drone moderno (Foto: Reuters/ Arnd Wiegmann)

Un drone moderno (Foto: Reuters/ Arnd Wiegmann)

Desde la década de 1970 y hasta el día de hoy, los drones se han convertido en un arma que genera preocupación mundial, especialmente después de que los grupos terroristas lograran obtener estos aviones que pueden atacar de forma letal y provocar la muerte desde el aire.

En agosto, la Unión Europea (UE) expresó su preocupación por el uso ilegítimo de drones luego de que este dispositivo fácil de construir cayera en manos terroristas. Por esa misma razón la UE espera establecer una red global para controlar y compartir información sobre esta amenaza y ha manifestado su voluntad de neutralizar a los grupos terroristas que los han obtenido, casi siempre abastecidos por estados conflictivos que favorecen el terror como Corea del Norte e Irán.

Drones iraníes: el camino del terror

Desde que estalló la Revolución iraní hace cuatro décadas, el régimen de Teherán ha estado tratando de desestabilizar la región al punto de convertirse -para la comunidad internacional- en el principal patrocinador del terror en el mundo.

Irán, con la ayuda de Corea del Norte, comenzó a trabajar con drones poco después de que se estableciera el nuevo régimen en la década de 1980. Después de décadas de desarrollo, los drones ahora están disponibles para ellos y sus milicias adictas: Hezbollah en el Líbano, Hamas en Gaza y los hutíes en Yemen. Así, muchos consideran que los drones iraníes son el nuevo peligro del terrorismo islamista.

Irán ha llevado a cabo una serie de incursiones en la infraestructura petrolera de Arabia Saudita, incluidas tuberías importantes e instalaciones vitales en las profundidades de su extenso territorio, y más notablemente en las instalaciones de Aramco donde los daños ocasionados al reino no tienen precedentes. Teherán no ha dudado en desarrollar sus drones y distribuirlos a gran escala a los grupos terroristas en Yemen. Su peligroso alcance ha ido más allá de Yemen y Siria, abriendo una ruta de entrega de esos drones desde Irán, haciendo que Siria sea sumamente relevante para el movimiento y la distribución de sus drones tanto en el Líbano como en Gaza. En el caso de Yemen, las entregas iraníes se efectúan de manera directa a la guerrilla hutí.

Partidarios de las milicias hutíes en Yemen (Foto: Reuters/ Khaled Abdullah)

Partidarios de las milicias hutíes en Yemen (Foto: Reuters/ Khaled Abdullah)

Sin embargo, el peligro se extiende más allá de los países mencionados: de allí que el presidente ruso Vladimir Putin haya mencionado el pasado mes que hay un conflicto profundo entre Irán y Rusia por algunas operaciones iraníes. Putin, sin decirlo, se ha referido a Libia, que también ha servido de forma relevante para una cooperación controvertida entre la tríada conformada por Irán, Turquía y Qatar. Sin control, la arena libia se ha convertido en un campo experimental para las armas más letales y nuevas, incluidos los drones, muchos de los cuales fueron construidos por Turquía o Irán y financiados por Qatar.

¿Colaboración turco-iraní?

El Centro de Estudios para la Paz de Estocolmo menciona tal colaboración y confirma que el interés de Turquía en los drones militares comenzó en 1996, cuando compró drones a la compañía estadounidense General Atomics. Más recientemente, Turquía ha estado colaborando con los iraníes en un proyecto financiado por Qatar, en un esfuerzo por transformarse en una potencia regional. Los aviones no tripulados enviados por Turquía fueron neutralizados en Libia por el Ejército Nacional de Libia, pero al menos dos organizaciones terroristas, Hezbollah y Hamas, se han beneficiado del proyecto. Hezbollah se benefició de la ayuda directa iraní, mientras que Hamas aprovechó la información y tecnología aportada por Irán y Turquía.

Rusia sigue estos acontecimientos con recelo y disgusto. Putin ha señalado que nada que comprometa las políticas de Moscú en Oriente Medio será aceptado. Al tiempo que el repliegue estadounidense de Siria ha impactado en una merma del interés por la seguridad de parte de Washington y su consiguiente seguimiento de las actividades de Irán, Turquía y Qatar en materia de abastecimiento de estas armas tácticas a los grupos terroristas en la región. Mientras varios países europeos fijan sus ojos en la nueva industria armamentista, cuya producción va directamente a manos de organizaciones terroristas paraestatales, Israel se mantiene expectante y presto militarmente para neutralizar cualquier acción que comprometa su seguridad y la vida de sus ciudadanos.

Sin embargo, todo hace presagiar que nuevas acciones aéreas pueden tener lugar a gran escala en los países receptores de drones, lo cual, en una zona altamente volátil como Oriente Medio, puede disparar nuevas confrontaciones militares en el corto plazo.

Es claro el accionar del terrorismo yihadista que no ha sido neutralizado a tiempo y se ha movido libremente por décadas. Lo lamentable será que el precio de sus acciones, como siempre, lo acabarán pagando las poblaciones que no buscan la guerra y los civiles inocentes.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.