Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 25, 2020
donativo

«La ocupación» – Cómo discrimina la UE contra Israel


Edificio de la UE

¿Por qué la UE distingue la «ocupación» israelí sobre otras «ocupaciones»? Porque las posiciones anti-israelíes y pro-palestinas son uno de los pocos gritos de guerra que unen a Europa.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo y burocrático de la UE, tiene una excelente función de búsqueda con la que encontrar y clasificar decisiones e informes de entre los cientos de miles de documentos que produce.

Tal búsqueda puede ser incriminatoria.

Ostensiblemente, la Comisión Europea está comprometida con el trato justo e indiscriminado de los actores políticos, tanto dentro como fuera de la Unión. Supuestamente interactúa con todos por igual, sobre la base del respeto de los derechos humanos, la justicia social y la igualdad.

Se ve a sí misma y a la Unión a la que sirve como defensora de la ocupación por parte de poderes externos sobre un territorio no propio y conquistado por la fuerza. Al mismo tiempo, es un defensor de la igualdad de trato de los estados fuera de la Unión.

Israel es considerado por la UE como una potencia ocupante a pesar  que algunas de las mejores mentes jurídicas en derecho internacional, como Elihu (Hirsh) Lauterpacht (un centro de derecho internacional en la Universidad de Cambridge lleva su nombre) y Eugene Rostow (ex decano de la Facultad de Derecho de Yale y el subsecretario del Departamento de Estado) se preguntan si el gobierno israelí en Cisjordania, gobierno que resultó de la agresión jordana, fue en realidad una ocupación, ya que la mayoría de los estados nunca reconocieron la soberanía sobre las áreas.

Solo Gran Bretaña y Pakistán reconocieron la anexión de Jordania de Cisjordania en 1950, que constitucionalmente hasta el día de hoy nunca ha sido abrogada por el Reino Hachemita de Jordania. «Cisjordania» fue el nombre dado por Jordania para reemplazar la designación del Mandato Británico de la zona como «Judea y Samaria», versiones anglicanas de la Biblia » Yehuda ve-Shomron»«

Pero supongamos, a los efectos de este ejercicio, que Israel ocupa Cisjordania. Turquía ocupó militarmente el norte de Chipre en 1974. China ocupó el Tíbet en la década de 1950. Marruecos ocupó partes del Sahara Occidental en 1977. Además, la «ocupación» continúa en los tres lugares.

Al igual que Israel (nuevamente asumiendo que las tierras bíblicas hebreas de Judea y Samaria son territorio ocupado por Israel), los otros tres estados han colonizado las tierras en disputa: China y Marruecos masivamente; Israel y Turquía en una escala mucho menor en relación con las poblaciones existentes.

Por supuesto, hay una diferencia crucial. Solo Israel tiene un profundo reclamo histórico sobre el área que «ocupa». Los 24 libros que componen las Escrituras judías (la Biblia, los Profetas y las Escrituras) se refieren a «Judea y Samaria», las tribus judías que los habitaban, y los lugares que habitaban en el área cientos de veces. Con tanta frecuencia se mencionan, de hecho, que está muy claro que Judea y Samaria fueron los centros de la vida y la política judía durante miles de años.

Veamos ahora la función de búsqueda en el sitio web de la Comisión Europea. (La frase «ocupación militar» fue utilizada por este autor en lugar de simplemente «ocupación» ya que este último produce miles de documentos sobre vocaciones laborales).

Estos son los resultados, ingresando los nombres de países relevantes:

  • Ocupación militar israelí – 85 resultados
  • Ocupación militar turca – 3 resultados
  • Ocupación militar marroquí – 2 resultados
  • Ocupación militar china: no se encontraron resultados.

Considerando lo orgullosa que está la Comisión Europea de tratar a todos los estados de manera justa, es difícil entender por qué la ocupación militar israelí recibe casi 30 veces más consideración (y oprobio) que la ocupación y colonización turcas y más de cuarenta veces más que la ocupación marroquí. También plantea la pregunta  por qué la colonización china del Tíbet no se considera como una ocupación en absoluto.

Solo para confirmar que mis hallazgos no fueron arbitrarios, busqué los términos «Tíbet» y «Palestina». Para el primero, aparecieron 224 documentos; para «Palestina», más de 20,000.

¿Qué explica esta desviación de la imparcialidad, equidad e igualdad profesadas por la UE? ¿Cómo podría una UE que reúne a ciudadanos de países cuyos roles en el Holocausto abarcaron en su mayor parte desde los bárbaros (Alemania) hasta los infames (Polonia, los Estados bálticos, los antiguos aliados de las potencias del Eje) discriminan tan claramente contra el Estado Judio?

La geopolítica, la política del poder (que gran parte de la retórica de la UE trata de negar), ciertamente está detrás del tratamiento de China y la parcialidad hacia Turquía. Pero apenas explica el caso marroquí, especialmente dada la debilidad de los estados árabes durante las últimas tres décadas al menos.

La respuesta es que la Comunidad Europea, profundamente dividida, tiene un problema sobre el cual puede manifestarse claramente: criticar a Israel, el estado judío. Inquietantemente, justo cuando «Juden Raus» reunió a los pueblos de Europa en la década de 1930, a Palestina, ordenaron, como solía decir el fallecido novelista, Amos Oz, ahora se reúnen alrededor de «Juden Raus»: judíos, salgan de Judea y Samaria

La Comunidad Europea afirma estar comprometida con la paz en Tierra Santa. La paz solo se logrará sobre la base del reconocimiento  que Israel tiene derechos históricos profundamente arraigados en Cisjordania, que aseguró en una guerra que Jordania inició en su bombardeo del oeste de Jerusalén el primer día de la Guerra de los Seis Días.

La importancia de reconocer estos derechos recae principalmente en los palestinos. Sin embargo, la UE puede desempeñar un papel importante para facilitar ese reconocimiento, sin el cual no habrá paz en Tierra Santa.

Esta es una versión editada de un artículo que apareció en el Jerusalem Post .

La profesora Hillel Frisch es profesora de estudios políticos y de Medio Oriente en la Universidad de Bar-Ilan y asociada de investigación sénior en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/eu-discrimination-israel/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.