Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 4, 2020
donativo

El verdadero rostro de La Corte Internacional: Así es como se ve el antisemitismo internacional más puro


La Corte Internacional investigará los “crímenes de guerra” de Israel, mientras pasa de largo otros conflictos muy violentos • Los agentes de propaganda palestinos encuentran socios entusiastas para su súper propósito: crear una percepción que Israel es como los nazis.

La Primera Corte Internacional se convocó después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Aliados procesaron a algunos de los líderes del régimen nazi por los crímenes atroces que cometieron en toda Europa, incluido el Holocausto.

Han transcurrido más de 50 años entre los juicios de Nuremberg y el establecimiento de la Corte Penal Internacional en La Haya, y no por ese motivo. Las buenas intenciones de esta empresa se vieron ensombrecidas por la grave preocupación  que se convertiría en otro organismo internacional que, en lugar de promover un concepto humanista, sirviera como un medio para controlar los intereses distorsionados de ciertos grupos de presión.

Esta preocupación se presenta hoy ante nuestros ojos: Si los jueces de este tribunal deciden, en el cuerpo de autoridad que presiden, enjuiciar a los israelíes por presuntos “crímenes de guerra” en Judea, Samaria, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, será una bancarrota histórica, moral y legal.

Entre los “crímenes de guerra” investigados por el Fiscal General Fatou Bensouda y una solicitud estatal inexistente, “Palestina”, se encuentra el asentamiento judío más allá de la Línea Verde y la operación militar de defensa de Israel “Fuerte Acantilado”, operación creada ante los intentos de invadir el territorio soberano de Gaza bajo los auspicios de las “manifestaciones de retorno”. En otras palabras, el asentamiento judío en los territorios de la Tierra de Israel, que no incluye los territorios ocupados bajo el verdadero derecho internacional, deben ser investigador, dicen como un “crimen de guerra”. Además de prevenir la invasión de “refugiados palestinos” en el territorio soberano de Israel desde un territorio que transfirió voluntariamente al gobierno palestino.

Sin embargo, este no es un caso real de un proceso legal y no hay aquí ningún “criminal de guerra” israelí, sino más bien tratamos con el uso del sistema legal internacional para un movimiento diplomático que tiene como intención la eliminación del Estado de Israel. Según la definición de antisemitismo internacional, esto significa puro antisemitismo, ya que es una negación del derecho del pueblo judío a la autodeterminación y la aplicación de dobles raseros contra Israel.

En esencia, las telarañas que los “palestinos” bordaron alrededor del sistema legal internacional se embarcaron voluntariamente para crear su propio derecho internacional que criminalizaría a Israel y lo alinearía con los nazis. Por lo tanto, en lo que a ellos respecta, podrán cerrar el círculo: los judíos ya no serán vistos como víctimas de la historia, y se establecerá otro precedente en su guerra para negar la legitimidad de la existencia de un estado judío. Ahora queda por ver si los jueces del tribunal caerán en esta trampa, contribuyendo así con sus propias manos a otra apelación de la legitimidad de un organismo internacional, que está a punto de convertirse en otro circo absurdo como la UNESCO, UNRWA y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Esta organización; que está teniendo dificultades para investigar crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en los casos más obvios (como Venezuela o Ucrania); ve como  los jueces del tribunal reciben un pedido que ver si tienen autoridad para investigar presuntos “crímenes de guerra” en Judea, Samaria, Oriente Jerusalén y la Franja de Gaza. Israel, al igual que Estados Unidos y Rusia, ha declarado durante mucho tiempo que no tiene la intención de ratificar la Carta del Tribunal de La Haya y, por lo tanto, no tiene autoridad para escuchar su caso a menos que haya cometido crímenes contra un estado miembro del tribunal (de todos sus vecinos, esta sección solo se aplica a Jordania), y si se demuestra que el sistema legal israelí no puede enjuiciar adecuadamente a las personas acusadas de cometer delitos…. solamente en ese caso el Tribunal de La Haya está autorizado a investigar.

Por lo tanto, se les pide a los jueces de La Haya que decidan si “Palestina” es un estado, cuál es el estado de los “territorios” y si el sistema judicial israelí funciona correctamente o no. Tomar una decisión sobre estos asuntos es ingresar a un campo minado, lo que amenaza la existencia continua de la Corte Internacional de Justicia

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.