Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo febrero 9, 2020
donativo

Imperialismo teocrático

l tenebroso panorama suscitado por el régimen islamista, que acrecienta sus ventajas, debe ser tomado en serio por las potencias y organismos internacionales...


Tras la baja de Soleimani, una reacción de EEUU luego de varias provocaciones del régimen de los ayatolas, las tensiones escalaron y observamos la posibilidad de una guerra de proporciones y consecuencias incalculables. Sin embargo, al parecer los dos países no están dispuestos a un enfrentamiento bélico directo.

Resulta ilusorio pronosticar lo que ocurrirá, no obstante, para ambos mundos, el occidental y el islamista, los motivos están presentes desde el mismo establecimiento de la República Islámica en 1979, la cual ha ido concretando sus doctrinas y, precisamente, por esa permanente marcha, no cabe duda que, en algún momento estallará una confrontación. Todo indica que ello no sucederá en esta circunstancia, pero cualquier incidente podrá ser el detonante, incluso acompañando a una revuelta de la población harta de las carencias, opresión y aislamiento mundial.
Los avances imperialistas de la teocracia iraní en la ejecución de sus planes se perciben en el incumplimiento del tratado nuclear, ya de por sí inútil. Así como en la inestabilidad de la región a través de la alineación de grupos paramilitares apoderados de la Guardia Revolucionaria: Hezbollah en el Líbano, los huties en Yemen y las Hashd al-Shaabi en Irak. Además, las milicias chiíes en Siria, que mantienen a Bashar Al Assad en el poder, constituida entre otros por terroristas afganos y paquistaníes. El propósito de la teocracia iraní es controlar el Medio Oriente, comenzando por establecer un corredor que le permita rodear a Israel, a fin de lograr su tan vociferada destrucción. Por ello, adicionalmente y pese a ser sunitas, la Guardia Revolucionaria apoya, suministrando pertrechos y entrenamiento a los grupos terroristas afincados en Gaza: Hamas y Yihad Islámica Palestina.
Paralelamente, este Irán imperialista ha logrado infiltrarse en distintas zonas, ya sea para perpetrar ataques terroristas, preparar embates esperando el caso oportuno y su financiamiento mediante la delincuencia internacional.
El tenebroso panorama suscitado por el régimen islamista, que acrecienta sus ventajas, debe ser tomado en serio por las potencias y organismos internacionales, y considerar estrategias para erradicar el peligro que significa, pues el primer objetivo es Israel, pero no se detiene allí.
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.