Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

“La memoria es un ejercicio permanente”


El respetado periodista, Nelson Castro,  cubrió para el Canal de noticias por cable de Argentina TN, el acto que se realizó en Auschwitz-Birkenau para conmemorar los 75 años de la liberación del campo de concentración a manos del ejército soviético. Durante la ceremonia hizo un alto para dialogar con Radio Jai y transmitir sus sensaciones.

“Estamos todos conmovidos pero no solo por el acto en si que es muy fuerte por el testimonio de los sobrevivientes. Para el equipo que está trabajando aquí de TN, es conmovedor absolutamente todo. Los lugares y haber hablado con algunos sobrevivientes que transmiten la dimensión del horror y han venido por primera vez en 75 años”, expresó el periodista.

Tanto para el periodista como para los mismos sobrevivientes que concurrieron, lo que allí se vivió en la jornada de recordación fue “un shock emocional”, comentó Castro. La sensación de la transmisión de sus testimonios y de caminar por el campo, ver alambres de púas alrededor, la cámara de gas, entre otros detalles que enmarcan la transmisión de “un pasado horroroso que sin duda tiene todavía presencia en cuanto a la necesidad de memoria”.

El profesional de una dilatada trayectoria viene desarrollando en el último tiempo, una sección del noticiero de TN “El Corresponsal”,  donde ha realizado decenas de viajes por lugares de vivencias extremas y bien podría ser difícil que se sorprendiera ante cada experiencia, sin embargo, visitar por primera vez el campo de concentración de Auschwitz llamó su atención en tres aspectos:

“En primer lugar es la primera vez que estoy acá. Estuve en otros campos pero sin duda Auschwitz es el emblema”, comenzó detallando Castro y agregó que a diferencia de otros campos, aquí lo impactó tocar los trajes de los presidiarios, “esas telas agujereadas para soportar, lo que estamos soportando ahora, 2 grados”.

“El segundo elemento es la sensación de muerte que está presente cuando caminas un campo de concentración. Permanentemente, se huele”.

Finalmente, el tercer punto que sorprendió al periodista es “el testimonio de los sobrevivientes que habían llegado por primera vez después de 75 años. Ver a la gente llorar… con su familia… escuchar como en el caso de dos de ellos, su familia le decía a su abuela `gracias por haber contado esto y por haber vivido´. Esas cosas me han impactado muchísimo”.

Cada historia que se escucha de un sobreviviente, es impactante de por sí. Nelson remarca el diálogo que tuvo con una sobreviviente, quien le contaba que cuando veía el humo de la chimenea, “sabía que en ese humo estaba mi mamá y mi papá que estaban muertos”. Historias que conmovieron al periodista.

Al pisar Auschwitz, Nelson Castro, sacó su primera y contundente conclusión: “La perversidad y la maldad humana no tiene límites”. “La crueldad junto con la muerte, me resulta repudiable, repugnante y me estremece”, aseveró con un sentido rechazo hacia los perpetradores de semejante atrocidad.

Respecto al acto que cada año se realiza en Polonia y en su primera experiencia, notó que la ceremonia no es religiosa, mas allá de un componente judío (ya que en Auschwitz murieron 1.100.000 judíos) sino de recordación: “Esto es un acto de memoria con proyección hacia el futuro y no solo de recordación, sino de prevención para toda la humanidad”.

La importancia del legado, del aprendizaje y la recordación permite no repetirlo y le otorga el objetivo principal de cada acto que se realiza. “Uno tiene que recordar todos estos detalles, todo lo que se vivió, toda esta perversidad, para ejercer la memoria y no repetirlo nunca más. Este es el valor extraordinario que tiene esta conmemoración”.

“El pasado no vuelve” dice un popular dicho, pero Nelson Castro es tajante al aclarar que eso es falso: “El pasado nunca sabés si vuelve y hay que estar alerta”. La creciente ola de antisemitismo que se ha vivido en el último tiempo en todo el mundo es una muestra de ello y el periodista siente necesaria la preocupación: “Ante esos males debemos estar alerta porque forman parte de concepciones culturales increíbles a esta altura del mundo pero que siguen teniendo esa presencia y ese fenómeno de intolerancia. Y es riesgoso porque comienza allí y no sabés donde termina”, advirtió y continuó su análisis:

“Hay prejuicio sobre lo que significa la cultura judía, que es tan rica e importante y ha sido fundamental para el desarrollo de la humanidad. Para la dirigencia judía hay un verdadero desafío para trabajar en lo local, en el lugar de la comunidad, acerca de lo que significa el judaísmo que está mal juzgado y lleno de prejuicios producto, en muchos casos, de la ignorancia de mucha gente que no sabe su riqueza, sus valores y su importancia”.

Para evitar la ignorancia que Castro repudia, la tarea de los jóvenes transmisores de la historia es fundamental y el periodista destaca el encuentro con ellos: “Me encantó conocer a jóvenes porque los vi con una vocación de trabajar este concepto del judaísmo, no solo como algo religioso sino cultural. Hoy el mundo tiene necesidad de la transmisión de valores y me encanta ver a gente joven involucrada en esto”.

La tarea es de todos. Para que estas aberrantes matanzas no vuelvan a ocurrir debemos aprovechar la tecnología que hoy tenemos y nos brinda la posibilidad de que los testimonios queden registrados. El siguiente paso, como bien destaca Castro será el de “darle visibilidad” y esa es una responsabilidad de todos nosotros, de cara al futuro llevando adelante el liderazgo y la necesidad de la sociedad de conocer, porque como dice Nelson Castro, “la memoria es un ejercicio permanente”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.