Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

Rimon (granada): La fruta judía del Año Nuevo puede contener semillas de esperanza para quienes padecen enfermedades cerebrales

Neurólogo israelí, experto en nanotecnología, hace cápsulas de aceite de granada que envían antioxidantes donde pueden tener el mayor efecto.


A medida que las familias judías de todo el mundo buscan la granada que habitualmente comen en Rosh Hashaná, es posible que no se den cuentade que la fruta, con sus jugosas semillas rojas y su cresta en forma de corona, podría ser la clave para un envejecimiento elegante.

Se dice que el rey Salomón diseñó su corona basándose en la de la granada, y la imagen de la fruta a menudo aparece en las monedas antiguas de Judea. Se dice que la granada tiene 613 semillas, que corresponden con los 613 preceptos o mandamientos judíos establecidos por la Torá que regula el estilo de vida judío. Por esta razón, y porque representa la fecundidad, el conocimiento, el aprendizaje y la sabiduría, y es estacional en Israel, aparece habitualmente en las mesas de cena judías del Año Nuevo.

La asociación de la granada con el conocimiento, el aprendizaje y la sabiduría puede no estar lejos de la verdad. El aceite de semilla de granada (PSO) contiene altas concentraciones de ácido púnico u omega 5 como también se le llama, que se cree que es uno de los antioxidantes más poderosos de la naturaleza.

«La oxidación de proteínas y lípidos juega un papel importante en el envejecimiento y la neurodegeneración en el cerebro en general», dijo la profesora Ruth Gabizon, investigadora de enfermedades cerebrales degenerativas en el Departamento de Neurología del Hospital Universitario Hadassah en Jerusalén. «Las células cerebrales mueren con el tiempo, de cuando somos adolescentes, y no son reemplazadas».

Prof. Ruth Gabizon, investigadora de enfermedades cerebrales degenerativas en el Departamento de Neurología del Hospital Universitario Hadassah en Jerusalén (Cortesía)

Las actividades diarias comunes, como la digestión de los alimentos y la respiración, crean radicales libres que provocan oxidación y daño a las células humanas, en particular a las células cerebrales. A diferencia de las células sanguíneas o de la piel, las células cerebrales no son reemplazadas por otras nuevas. Por lo tanto, los radicales libres son perjudiciales para nuestra salud y terminan perjudicando nuestro pensamiento, memoria, orientación y estado de alerta, entre otros.

Las enfermedades cerebrales degenerativas y la atrofia cerebral son típicas de enfermedades debilitantes como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en las que se destruyen las células cerebrales, seguidas de un rápido deterioro funcional y conductual y eventual muerte.

Se espera que la cantidad de personas en todo el mundo que viven con demencia, por ejemplo, casi se duplique cada 20 años, llegando a 75 millones en 2010 y 131.5 millones en 2050, según Alzheimer’s Disease International .

Combatiendo fuego con comida

El envejecimiento y la degeneración cerebral son un proceso natural e inevitable, explicó Gabizon, pero pueden acelerarse o ralentizarse dependiendo de nuestros estilos de vida.

Los antioxidantes son conocidos por su capacidad de proteger contra la destrucción de las células cerebrales y corporales. Se pueden encontrar en alimentos como los arándanos, frijoles, alcachofas, nueces y alimentos que contienen vitamina E.

GranaGard es un complemento alimenticio que contiene aceite de semilla de granada (Cortesía de Efrat Eshel)

«Si somos capaces de controlar los niveles de radicales libres, quizás nuestras células funcionen mejor y vivan más», dijo Gabizon. «Nuestro enfoque es que, incluso si no podemos curar a los pacientes gravemente afectados con enfermedades como el Alzheimer, ya que se diagnostican en una etapa en la que un gran número de células cerebrales ya están muertas, quizás podamos retrasar el avance de la enfermedad en las primeras etapas o incluso prevenir brote de enfermedad en personas sanas en riesgo de desarrollar neurodegeneración, que en realidad somos la mayoría de nosotros.

«Esto, al extender la vida útil de las células cerebrales y mejorar su funcionamiento incluso en condiciones extremas en las que el cuerpo está lleno de ‘basura biológica’ como los destructivos radicales libres oxidantes».

Los antioxidantes, como están presentes en muchas verduras y frutas, en principio pueden proteger contra la destrucción de las células cerebrales y corporales. Y este es el caso del aceite de semilla de granada.

Desafortunadamente, los antioxidantes que consumimos a través de alimentos y suplementos no siempre tienen el impacto deseado porque  se consumen en una concentración demasiado baja o se  descomponen en el sistema digestivo y, por lo tanto, nunca llegan al cerebro u otras células.

El desafío, dijo Gabizon, es asegurarse de que el aceite de granada que comemos, que generalmente es filtrado por el hígado, llegue a las partes de nuestro cuerpo que pueden beneficiarse de él.

Entonces Gabizon se asoció con el profesor Shlomo Magdassi, un experto en el campo de la nanotecnología del Instituto Casali de Química Aplicada de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y juntos idearon una forma de descomponer el aceite en pequeñas partículas que pueden deslizarse a través del hígado. sin ser detectados y llegar al cerebro.

El producto que han desarrollado, llamado GranaGard, tiene una alta concentración de antioxidantes que tienen buenas posibilidades de llegar al cerebro.

Prof. Shlomo Magdassi del Instituto de Química de la Facultad de Ciencias, 02 de febrero de 2012. (Nati Shohat / Flash90)

Un estudio de GranaGard realizado por Gabizon y Magdassi encontró que el consumo de ratones de laboratorio con esclerosis múltiple retrasó la propagación de la enfermedad y redujo considerablemente su intensidad. Un experimento adicional con ratones de laboratorio que sufrían de Creutzfeldt-Jakob mostró que el uso de GranaGard «retrasó considerablemente la propagación de la enfermedad y redujo la intensidad de los procesos degenerativos demenciales», dijo Gabizon.

Los dos estudios fueron publicados en el International  Journal of Nanomedicine  en noviembre de 2015 y en el International Journal of Nanomedicine en 2014 .

Gabizon y Magdassi patentaron el producto y formaron la firma Granalix Biotechnologies Ltd. Ahora esperan realizar ensayos clínicos para probar el efecto de su formulación en humanos con Creutzfeldt-Jakob, Alzheimer y esclerosis múltiple, dijo Gabizon.

GranaGard ya está a la venta como suplemento dietético en  www.granalix.com   y está siendo utilizado por pacientes con enfermedades cerebrales degenerativas, sus familiares y otros, dijo Gabizon. La dosis recomendada es de dos cápsulas con desayuno.

Semillas de esperanza

M es un profesional médico de 50 años con sede en Jerusalén que fue diagnosticado hace un año y medio con atrofia cerebral. Él ha estado usando GranaGard durante un año y tres meses, después  que un amigo le recomendó el suplemento y después de reunirse con Gabizon para obtener más información al respecto.

«Una de las formas de lidiar con la atrofia es a través de la lucha contra los radicales libres», dijo M, prefiriendo no dar a conocer su identidad. Desde su diagnóstico, ha comenzado una dieta antioxidante, que incluye tomar GranaGard y sus medicamentos habituales junto con ejercicio. Desde su diagnóstico, dijo, no ha habido deterioro en su condición.

Él recomendaría «absolutamente» tomar el suplemento, dijo M. “No puedo decir sustancialmente que esto (GranaGard) me haya beneficiado absolutamente, pero lo he incorporado como una parte importante de mi régimen. El resultado final es que todavía estoy funcionando «.

El profesor Tamir Ben-Hur, presidente del Departamento de Neurología del Centro Médico Hadassah, conoce el suplemento y también conoce a Gabizon, pero no tiene participación en la empresa ni en la tecnología, dijo.

«La oxidación es uno de los mecanismos importantes de lesión tisular en muchas enfermedades, incluidas las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer», dijo en una entrevista telefónica. «El uso de antioxidantes para detener el proceso ha existido por un tiempo, pero los esfuerzos generalmente han fallado, porque los antioxidantes eran demasiado débiles o el ingrediente activo no llegaba al cerebro».

El concepto detrás de GranaGard no es nuevo, dijo, pero la forma en que se usa lo hace más poderoso que otros antioxidantes disponibles, como la vitamina E.

Los productos que los consumidores encuentran en las tiendas de salud, ya sea cremas o productos para tomar por vía oral, a veces son inconsistentes en sus dosis y no se absorben de manera efectiva. «Estas cápsulas ayudan a que la formulación supere al hígado, y esta es la verdadera ventaja de este producto en comparación con otros productos en las tiendas».

«No hay pruebas clínicas de que GranaGard pueda frenar el Alzheimer, y espero que un ensayo clínico lo demuestre». Pero hay buenos datos de investigación biológica que son bien absorbidos por el intestino, llegan al cerebro y tienen un efecto antioxidante en el cerebro. Creemos que puede funcionar con humanos, pero tenemos que demostrarlo ”, dijo.

 

«Sin duda lo recomendaría a las personas que envejecen y son propensas a las enfermedades degenerativas», agregó. “Cuando tienes una enfermedad previa a la enfermedad de Alzheimer, no hay nada que evite que la enfermedad se desarrolle y nada que la detenga. No hay pruebas clínicas de eficacia, pero sugiero que las personas lo tomen, porque hay una buena justificación biológica y buenos datos en animales, entonces, ¿Por qué no?

Gabizon es cauteloso acerca de aumentar las esperanzas de los pacientes que sufren de estas aflicciones debilitantes. Por el momento, el único producto que su compañía tiene en el mercado es un suplemento alimenticio de venta libre. Lo más probable es que, para vencer estas enfermedades, se tenga que desarrollar un cóctel de varios compuestos, dijo.

Pero cada paso adelante es una victoria, agregó. Su componente ha mostrado una forma en que los antioxidantes pueden descomponerse para que el hígado no los detecte y ha mostrado un «efecto definitivo» en la patología de los ratones.

«Todavía no hemos probado el efecto de la formulación en el cerebro humano», dijo, «pero el efecto en ratones ha sido probado y esperamos mostrar el mismo efecto con los humanos durante los ensayos clínicos». Incluso si no encontramos una cura para estas enfermedades, si somos capaces de retrasar el proceso de degeneración por unos años, hemos hecho nuestro trabajo ”.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.timesofisrael.com/jewish-new-year-fruit-may-hold-key-to-graceful-ageing

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.