Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes febrero 14, 2020
donativo

Tumba judía del profeta Ezequiel

La tumba abierta a los visitantes en el corazón chiíta iraquí. El santuario está modestamente oculto en el complejo de una mezquita chiíta de nueva construcción que reemplazó a la sinagoga original, y está atrayendo principalmente a peregrinos musulmanes.


Judit Neurink

KIFL, IRAK – Una oración en árabe resuena alrededor del antiguo santuario y parece rebotar en las paredes con sus textos hebreos desvaídos. Recitando en voz alta, un corpulento soldado iraquí está de pie junto a la tumba, que está cubierta con una tela verde con un texto coránico bordado en oro. Se dirige al Profeta Ezequiel junto a lo que solía ser la sinagoga de Kifl, un pequeño pueblo en el corazón chiíta de Irak.

Durante siglos, la sinagoga y la supuesta tumba fueron un lugar de peregrinación para judíos de todo Iraq, pero la mayoría huyeron a Israel a principios de la década de 1950, y la mayoría del resto se fue en la década de 1970. Ahora la sinagoga construida alrededor de la supuesta tumba de Ezequiel, junto con parte de los antiguos barrios judíos unidos a ella, es parte de la mezquita chiíta de Al-Nukhailah.

Pero la tumba de Ezequiel se está convirtiendo lentamente en un lugar de peregrinación nuevamente, esta vez por los musulmanes e incluso las tensiones entre Estados Unidos e Irán que se están desarrollando en Irak no la afectan. Con el ataque con aviones no tripulados estadounidenses contra un importante general iraní en Bagdad, los cohetes de represalia disparados por Irán y las milicias pro iraníes contra las tropas estadounidenses en Irak, y los miles de manifestantes que han estado en las calles desde octubre exigiendo el fin de la corrupción.  El antiguo santuario sigue siendo un lugar tranquilo y mágico que está abierto para todos los visitantes.

Después de un descenso en los números en octubre, cuando las personas de fuera del área tenían miedo de viajar debido a las manifestaciones en todo el sur de Irak, ahora volvieron a la normalidad.

Ezequiel no solo es conocido por el judaísmo y el cristianismo: también es uno de los 24 profetas cristianos y judíos que figuran en el Corán, dice Ahmed Abdelrahman, de 31 años. Fue contratado como guía para informar a los visitantes sobre el santuario y atraer así a más peregrinos. Según él, el edificio del santuario tiene más de 1.800 años.

Tumba de Ezequiel, un santuario en Kifl, Iraq
Judit Neurink

Al-Kifl, IraqGoogle Maps

En el Corán, el nombre de Ezequiel es Thel Kifl (aunque los iraquíes lo llaman Hidkel), y la ciudad recibió su nombre. Sin embargo, hasta la reciente extensión de la mezquita, la mayoría de los musulmanes consideraban que el santuario era puramente judío. «Dudaban venir aquí», dice Abdelrahman, de ahí su cita.

También tiene una conexión personal con el sitio: su abuelo Haji Thrab, a quien Abdelrahman señala en fotografías de 1932 con un vestido árabe entre un grupo de personas en la antigua sinagoga. «Todos son judíos», dice sobre el grupo, algunos de los cuales visten ropas europeas, otros usan batas y un fez. Debido a sus buenas relaciones con los judíos, Haji Thrab fue nombrado cuidador de la sinagoga cuando dejaron Kifl.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.